«Yo soy lindo… de lejos. De cerca tengo cara larga, ojos muy claros y cejas de gallego» – GENTE Online
 

"Yo soy lindo... de lejos. De cerca tengo cara larga, ojos muy claros y cejas de gallego"

Actualidad
Actualidad

No es fácil hacer la ficha (técnica o no) de Alejandro Fantino (31, de San
Vicente, Santa Fe). Porque es relator de fútbol -o mejor, de Boca Juniors-,
periodista (Mar de fondo en TyCSports, Fantino con todo, América), hombre de
micrófono (Una de piratas, Radio Show), actor de teatro, buen lector, casi
sociólogo (está en cuarto año, Universidad de Palermo), hacedor de neologismos
(inventó "maradoniano", ya aceptado por la Real Academia Española), etcétera. El
etcétera significa "en pareja, desde hace tres años, con la bailarina Ana Ezcurra,
hermana de Laura, actriz de
Soy gitano". Más etcétera: estudió
Petroquímica y Genética. Y más todavía: fue modelo, y hasta dio clases de paddle.

-¿Se le dieron todas o le falta algo?
-Siempre soñé con ser periodista, pero jamás me imaginé que trabajaría en la
tele, y menos que llegaría a ser dueño de Dali, mi propia productora de tele y
de teatro.

-Si tuviera que decir "gracias", ¿a quién se lo diría?
-A Boca. Le debo todo lo que soy…

-¿Y si mañana lo llaman para transmitir la campaña de otro equipo?
-Nooo. Nunca relataría la campaña de otro equipo. Es una cuestión de fidelidad…

-Por si fuera poco, en el 85 fue cadete del Liceo Militar Belgrano, de Santa Fe.
¿Cómo le fue?
-¡Un desastre! El error más grande de mi vida. Entré tentado por mis amigos, y
porque era una posibilidad de salir de San Vicente, donde nací: un pueblo de
cinco mil habitantes. Pero ese liceo era una catacumba. Tanto, que antes hubo
allí un hospital de tuberculosos, imaginate… Fue una tortura. Apenas duré un año
y medio, y huí despavorido.

-Después, Buenos Aires…
-Sí. A vivir y a estudiar Periodismo Deportivo. Me instalé en Santa Fe y
Azcuénaga, en la casa de un amigo. Por entonces tenía el pelo largo y más rubio,
y usaba arito. Salía a caminar, y me gastaban…

-¿Conserva algo del pueblerino que fue?
-No. Perdí la ingenuidad, cambié el modo de hablar (ahora marco más las eses),
ya no duermo la siesta, prefiero el jazz al heavy metal, y salgo poco, porque
estoy en pareja.

-¿Pareja como para casamiento, o…?
-Anita me hizo ver que la pareja no es el Liceo Militar. Cualquier día de estos
aparecemos casados…

-¿Pareja sin celos ni prohibiciones?
-Tal cual. Cada uno tiene su lugar y su libertad. No creo en los celos: son
orgullo malo. Si llega un pibe y a ella le parece fachero…, está todo bien.

-¿Sin límites?
-No. Con ciertos límites, por supuesto.

-Fachero es una palabra clásica en su diccionario. ¿Tanta importancia le da a la
facha?
-La que debe tener. Me idealizaron como coqueto, y en la tele laburo con mi
imagen.

-Sin embargo, está más gordo.
-Sí: cuatro kilos. Pero no me preocupa, porque en el verano los hago esfumar.

-¿Quiénes le parecen los más facheros del ambiente?

-Horacio Cabak y Nico Repetto.

-¿Y usted?
-Yo soy lindo… de lejos. Porque de cerca tengo cara larga, ojos demasiado claros
y cejas de gallego.

-Sin embargo, las mujeres no opinan lo mismo.
-Las locales, y porque laburo en la tele. Afuera del país, ¡no me miran ni los
perros!

-Algunos de sus fans dicen que es antipático. ¿Es cierto?
-Hay días en que no tengo ganas de hablar con nadie, pero muchos creen que es
una obligación hablarles y sonreír. Y si no les doy bola, me tildan de
asqueroso. Pero por lo menos no finjo…

-Dolina dice (textual) que todo lo que hacen los hombres es para levantar minas.
¿Está de acuerdo?
-¡Totalmente! Voy a reformar una frase del gran filósofo racionalista conocido
como El turco García, el ex jugador de fútbol de Racing: "Si no fuera por la
televisión, muchos moriríamos vírgenes".

-¿Es cierto que cuando entra a un boliche las mujeres se vuelven locas?
-Sí. Se arma un revuelo total. Pero ojo, que no me la creo. Se vuelven locas
porque estoy en la tele. Punto.

-Sin embargo, su fama -dicen- es anterior a las cámaras…
-Macanas… Mi gran época fue el primer año y medio en la tele. Hice desastres…

-¿Cómo eran esos desastres?
-Vivía a full. Salía todas las noches. Estaba muy sacado…

-¿Cuán sacado?
-Tanto, que como vivía en unas torres del Tigre, me compré una lancha y me venía
al centro a todo vapor… ¡Entonces sí que me miraban! Te digo más: algunas (y
algunos…) me confundían con un taxi boy.

-¿Cuánto pagaría por volver a esa vida?
-Nada. Ni un mango. Ahora estoy mucho más sereno.

-Una serenidad algo precoz: apenas pasó los treinta, Fantino…
-Es cierto. Pero hice tantas cosas, que es como si tuviera el doble. Además, no
te olvides de algo…

-¿De qué?

-No te olvides de que el tiempo pasa para todos. No estoy en retirada (¡ni mucho
menos!), pero tampoco soy el pibe que un día llegó de San Vicente.

Fue modelo, profesor de paddle, estudiante de tres carreras, etcétera. Pero la pelota le escribió el destino y le abrió todas las canchas: radio, tele, show, producción. Y lo que venga…

Fue modelo, profesor de paddle, estudiante de tres carreras, etcétera. Pero la pelota le escribió el destino y le abrió todas las canchas: radio, tele, show, producción. Y lo que venga…

Alejandro junto a su perro, Baluk, en el jardín de su casa en el Tigre. Jura que en materia de mujeres

Alejandro junto a su perro, Baluk, en el jardín de su casa en el Tigre. Jura que en materia de mujeres "hice desastres, pero ahora estoy mucho más sereno". Y de sí mismo dice que es "lindo, pero de lejos".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig