«Yo no soy la más mala de todas las modelos» – GENTE Online
 

"Yo no soy la más mala de todas las modelos"

Actualidad
Actualidad

Casi pierde el avión que la llevaría de vuelta a Buenos Aires. Julieta hizo la producción de fotos y la consigna era llevarla directo al aeropuerto. Pero como una nenita, la modelo no quiso dejar Punta del Este sin comer las medialunas más famosas del lugar. Eso retrasó el periplo hasta el límite. Por suerte, no sucedió lo peor. Prandi, iluminada con la sonrisa de siempre, todo lo puede, y aliviada, subió la escalera hasta su asiento en la nave.
–¿Descanso o trabajo en Punta del Este?
–Más que nada, vine a cumplir compromisos laborales. Estuve cinco días y no paré. Apenas llegué, me fui directo a la presentación de la agenda 2005 de Ricardo Piñeiro, con fotos mías y de otras chicas, después me fui a la prueba de ropa de Giordano, el desfile, bueno, no paré... Igual, me vino bien el cambio de aire.
–¿Qué va a hacer este año?
–Estoy terminando de cerrar un contrato. Voy a protagonizar una telenovela en Telefe, con Soledad Silveyra, que hace de mi mamá, Osvaldo Laport como la pareja de Solita, y mi galán, que es Sebastián Estevanez. Va a ser la novela central del canal.
–¿Horario?
–A las 13... ¡Estoy feliz! Me estoy entrenando con un coach todos los días.
–¿Y está preparada para abordar el drama?
–Yo había hecho alguna aparición en la novela "Franco Buenaventura", pero siempre volvía a la comedia. Estaba más acostumbrada. Pero esto me da más ganas. Empiezo a grabar a fin de mes. Yo soy la chica rica, la nena malcriada, y Sebastián es mi guardaespaldas. Interpreto a una nadadora profesional, pero no te puedo decir más que eso. Estoy feliz porque vuelvo a mi canal.
–Va a tener que besar al galán. ¿Cómo viene con eso?
–Ay, sí, voy a tener que besar en la novela, pero escenas de sexo y desnudos no voy a hacer. Ni ahora ni nunca, porque no me gusta. Mi coach, más que entrenarme artísticamente, es casi mi terapeuta.
–Pero cuánto problema por un simple beso. Parece Lolita Torres, que por contrato no podía besar.
–Mi contrato del año pasado, con No hay 2 sin 3, tenía una cláusula por la que no besaba. Me parecía que no hacía falta exponerme a los besos. Pero ahora es distinto. Quique Estevanez (el productor) me dijo: “Nena, ¿qué es eso de los besos?” (risas). Así que la cosa ahora es distinta y estoy re contenta.
–Cambiemos de tema. Tiene novio nuevo.
–Yo estuve mucho tiempo de novia. Me separé y ahora estoy sola. El chico de las fotos de Paparazzi es mi ex novio, y eso fue sólo un reencuentro. Qué va a pasar, yo no lo sé. Cuando uno está tanto tiempo con alguien, es normal volverse a ver. Soy humana también, ¿no?
–¿Se sintió muy perseguida por ese tema?
–Fue un año terrible para mí. Pero no sólo por eso. Me volvieron loca con los supuestos romances que me armaron. Dijeron que salía con Freddy Villarreal, con éste, con el otro, pero ya estoy acostumbrada. Es más, vos explicás cómo son las cosas, y siguen mintiendo igual.
–¿Y cómo se protege de todo eso?
–Estar tan expuesta en el medio hizo que me metiera mucho para adentro. Tengo un caparazón muy duro y me transformé en más desconfiada de lo que ya era. Y traté de mantener la calma.
–A diferencia de Pampita, que tuvo algunos exabruptos…
–Sí, yo traté de no pelearme con nadie. Igual fue un año difícil el que pasó. Por lo menos, ahora saben que soy un ser humano.
–¿Y en qué quedó toda esa cuestión de la pelea con Pampita?
–Nunca hubo tal pelea. Desde que empezamos, y lo hicimos juntas, nos quisieron poner como rivales. El tema de la rubia y la morocha y todo eso, pero no es así para nada. Siempre fue una relación correcta, si bien no somos amigas. Pero tampoco enemigas. Lo que sí dije de ella fue que me pareció pésima su actitud en aquel desfile en Lanús, adonde llegó tres horas y media tarde. Fue una falta de respeto y profesionalismo hacia nosotras y hacia el público. Eso no se hace. Pero yo hubiera dicho lo mismo de ella o de cualquiera que se hubiera comportado así.
–¿Entonces usted no es la más mala de todas?
–No soy la más mala de todas las modelos. Hay grados de maldad en todos. Si alguien me busca, yo respondo. Mejor, no te metas conmigo. Yo me ocupo de mí, no miro a las demás.
–¿Tiene otra vida aparte de la laboral?
–Tengo pocos momentos libres, pero los disfruto mucho. Lo que más me gusta es mi clase semanal de literatura, de dos horas, con mi profesora Valeria. Esa es mi terapia, me saca cosas de adentro.
–¿En qué consiste esa clase?
–Hace poco tuve un bloqueo y estuve veinte días sin poder escribir una palabra. Yo siempre escribo cosas, siempre tengo algo que escribir, y durante ese tiempo se me cortó la inspiración. Y ella me ayudó a que pudiera volver a hacerlo. Me daba diferentes cosas para leer, comparábamos el tipo de escritura. Estoy preparando mi libro.
–¿Va a publicarlo?
–Lo voy a publicar sí o sí. No sé todavía con qué editorial, pero lo tengo decidido. Voy a editar mi libro de poemas. Este año va a ser genial. El 2005 se viene con confites y todo.
–¡¿Está hablando de casamiento?!
–No, digo confites por lo productivo, por el flor de regalo que tuve con esta novela que voy a hacer. Pero si encuentro mi príncipe azul, por qué no.
Julieta sólo estuvo cinco días en el Uruguay. Trabajó mucho pero el cambio de aire le hizo bien. Una diosa en la arena, cuyo corazón, hoy, no tiene dueño.

Julieta sólo estuvo cinco días en el Uruguay. Trabajó mucho pero el cambio de aire le hizo bien. Una diosa en la arena, cuyo corazón, hoy, no tiene dueño.

Estar tan expuesta en el medio me hizo que metiera mucho para adentro. Tengo un caparazón muy duro y me transformé más en más desconfiada de lo que ya era".">

"Estar tan expuesta en el medio me hizo que metiera mucho para adentro. Tengo un caparazón muy duro y me transformé más en más desconfiada de lo que ya era".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig