“Yo lo escucho sólo al Presidente” – GENTE Online
 

“Yo lo escucho sólo al Presidente”

Actualidad
Actualidad

Ofrece mate, pero no toma de entrada “por la gastritis”, lamenta. Vive
en Castelar, en una casa baja, típica de clase media. Se destacan algún cuadro
del Che Guevara, libros de Hugo Chávez y unos patines para no rayar el piso de
madera. Jorge Huevo Cevallos, el hombre fuerte del movimiento Barrios de Pie,
kirchnerista a ultranza, tiene 44 años, es abogado, cordobés de Villa María, y
llegó al conurbano en 1988. Primero se instaló en Fuerte Apache; luego, en La
Matanza. En diciembre de 2001, su agrupación tomó nombre definitivo. Y de cortar
calles como opositor, pasó a un acérrimo oficialismo (junto con otros referentes
como Luis D’Elía, Emilio Pérsico y Edgardo Depetri –ver recuadro–) y a cortar el
ingreso a 32 estaciones de servicio de Shell justo cuando el Presidente pidió un
boicot contra esa firma.

–Piquetero y funcionario del Ministerio de Desarrollo de Alicia Kirchner.
Llama la atención, Cevallos…
–Y podría llamar más la atención, porque nosotros en el año 2003 no llamamos
a votar a nadie, ni siquiera a Kirchner. Pero ya en su discurso de asunción
tenía puntos interesantes. Pero en este país, la tradición es que los políticos
dicen una cosa y hacen otra.

–¿Y Kirchner es distinto?
–Totalmente.

–Sin embargo, para muchos Kirchner tiene un discurso para adentro, y otro
para afuera: critica al Fondo y paga puntualmente, por ejemplo…
–Es una posición equivocada. El planteo del Presidente es el
desendeudamiento. La principal diferencia con los anteriores es que no acepta
las recetas del Fondo. Paga, sí, pero no se endeuda. Para mí, no hay un doble
discurso.

–¿Será candidato en las elecciones legislativas de 2005?
–Hay compañeros que piensan que debo serlo, pero tengo un puesto de Director
Nacional de Asistencia Comunitaria, y mi tarea es cumplir con la confianza del
Presidente y de Alicia Kirchner. Con el Movimiento vamos a participar en las
elecciones, porque se va a plebiscitar al Presidente, y es un desafío.

–Cuando piensa en una candidatura, ¿tiene en cuenta que D’Elía no sacó ni
siquiera el uno por ciento de votos?
–Pero nosotros vamos a ir dentro de la propuesta que presente el presidente
Kirchner, que va a triunfar ampliamente.

–O sea, van a ir dentro del justicialismo.
–No, no, no… Con la propuesta del kirchnerismo, donde hay sectores del
justicialismo, y otros que están fuera, en el espacio transversal.

–Recuerde que el ministro del Interior, Aníbal Fernández, dijo que a los
piqueteros había que “darles palas para ir a trabajar”…
–Mire, yo lo escucho sólo al Presidente. Si una crítica se le hace, es que
decide muchas cosas por sí solo. Así que yo me guío por quien gobierna al país
nada más…

–Pero ustedes, los piqueteros, deben reconocer que con los permanentes
cortes de calles, también se divorciaron de la clase media, que en algún momento
los apoyó.
–Hubo una política equivocada de algunos sectores piqueteros. Porque le
cortaban un puente o una calle a trabajadores. Esos cortes, que llevaron
adelante otras agrupaciones, le hicieron mucho daño al movimiento piquetero; fue
una política equivocada, un abuso. No es nuestro caso, porque Barrios de Pie no
hace esos cortes permanentes que usted señala. Pero los medios no diferencian
posiciones, y engloban a todos.

–Ustedes, a diferencia de esos otros grupos, ¿son el Ejército Pingüino, o
Ejército K?
–No, no… No somos ni un ejército ni un grupo de choque. Los que están
chocando son los empresarios que quieren disparar una espiral inflacionaria.

–Sin embargo, bloquearon las estaciones de servicio de Shell justo cuando
el Presidente llamó a un boicot contra esa compañía. Pareció que obedecían a
alguna orden…
–Para nada. El día anterior, ya el Presidente había hecho alguna referencia,
y nos parecía que debíamos tomar una posición. Cuando dio el discurso del
jueves, ya estaba decidido. Además, las estaciones de servicio Shell no fueron
tomadas, sólo hubo una protesta con banderas y volantes. Los consumidores que
querían, podían comprar.

–Pero usted es funcionario de este gobierno, gana bien –4 mil pesos–, ¿le
parece bien ir a protestar?
–¿Por qué?

–Porque el gobierno dice que no tiene nada que ver con esta protesta, y
usted es parte de este gobierno…
–Yo soy dirigente social, y mi función es luchar contra lo que me parece
mal. Tengo 44 años y es mi primer cargo público. Si decidí ser funcionario no es
para vivir más tranquilo; a mí me designó mi movimiento, y voy a seguir luchando
contra las injusticias. Manifestar es un derecho democrático.

–Aumentos de precios hubo generalizados, y en muchísimos rubros. Y las
manifestaciones fueron sólo contra Shell. Pareció, más que una protesta por el
aumento, una cuenta pendiente porque no le vendieron la petrolera al presidente
venezolano Hugo Chávez, cuando él mismo lo había anunciado…
–No, esa conjetura es descabellada. En realidad, el interrogante hay que
planteárselo a Shell. ¿Por qué se retractó de esa venta? ¿Y por qué fue la
primera en aumentar los precios, que no acompañaron otras empresas del sector?

–Hay otros grupos piqueteros, en cambio, que se quejan porque los
discriminan por no pensar como el gobierno. Dicen que no los reciben, que no les
dan planes sociales…
–Primero, déjeme aclarar que los planes Trabajar los maneja el Ministerio de
Trabajo, no Desarrollo Social. Y en cuanto a los planes, hay grupos muy
opositores al gobierno que reciben más que nosotros.

–¿Ustedes reciben 36 millones de pesos por año?
–Ja, ja… Que me digan dónde están. No recibimos ni un peso…

–En planes, digo…
–Ah, yo no tengo la cuenta de los beneficiarios, pero cobra 150 pesos cada
uno, no el movimiento. Decirlo de otro modo es tendencioso. De todos modos,
tenemos menos que otras organizaciones, y eso que estamos en el gobierno.
Entonces, ¿discriminación, de qué…?

–¿Menos planes y recursos que Raúl Castells, por ejemplo?
–Obvio, y también que el Polo Obrero de (Néstor) Pitrola…

–Usted fue abogado de Castells. ¿Cómo lo ve hoy?
–Muy equivocado políticamente.

–¿Quién cambió: él o ustedes?
–Cambió Castells. O mejor dicho: no interpretó los cambios que hubo en el
país.

–Castells tomó un casino en el Chaco y fue preso. D’Elía la comisaría 24ª
de la Boca, y no pasó nada. Hay una diferencia entre quienes están a favor del
gobierno…
–No, porque la administración que detuvo a Castells en el Chaco es radical,
no fue el presidente Kirchner, y yo me expresé contra su detención. Y por la
Comisaría 24a se perdió una vida humana. Mire: hubo amenazas, un aviso a la
justicia, protección de la comisaría para el asesino… y después se reaccionó,
casi como un derecho de defensa. Fue un hecho, si quiere, violatorio de las
normas legales, pero estuvo en el marco de evitar un mal mayor.

–Cuando D’Elía dijo que defendería al Presidente “en la calle y a los
tiros”, la interpretación fue que las organizaciones piqueteras afines al
gobierno estaban armadas.
–Nosotros estamos armados de paciencia nomás. Indudablemente, D’Elía ahí
tuvo un lapsus. Estamos muy pero muy lejos de cualquier planteo armado.

–¿Ustedes quieren que no haya inversión extranjera, que las empresas se
vayan?
–No es así. Entendemos que debe haber inversiones, pero genuinas, y no
financiarse a través de la suba de tarifas. Este era el país de los “vivos”,
pero eso se acabó. Queremos que los empresarios nacionales y extranjeros sean
serios, que tengan su lógica ganancia, pero no en desmedro de los demás sectores
de la sociedad. ¡El diez por ciento más rico gana 32 veces más que el diez por
ciento más pobre!

–Usted gana cuatro mil pesos. ¿Cómo se lleva con sus pares de Barrios de
Pie, que cobran 150 pesos de un plan?
–Primero, que yo esté en el Ministerio fue una decisión del movimiento, no
mía. Y después, el 75 por ciento de mi retribución va a Barrios de Pie. No tengo
propiedades, no tengo auto. Pero no le doy publicidad, porque no quiero hacer
cultura de caudillismo, como que yo soy bueno… Y desde el punto de vista
económico, como abogado podría ganar más que en el Ministerio. Pero elegí otro
camino. Igual, a mi familia nunca le faltó nada, porque siempre trabajé.

Alineado con el presidente Kirchner

Alineado con el presidente Kirchner

“<i>Las estaciones de servicio Shell no fueron tomadas, sólo hubo una protesta<br />
con banderas y volantes. Los consumidores que querían, podían comprar</i>”, se<br />
defiende Cevallos.<br />
 

Las estaciones de servicio Shell no fueron tomadas, sólo hubo una protesta
con banderas y volantes. Los consumidores que querían, podían comprar
”, se
defiende Cevallos.
 

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig