“Ya nos comprometimos. Ahora soñamos con casarnos y tener cuatro hijos” – GENTE Online
 

“Ya nos comprometimos. Ahora soñamos con casarnos y tener cuatro hijos”

Actualidad
Actualidad

Che, viejo, ¿ésa no es la Lopilato? Y está con Mariano Martínez, ¿no? ¡Mirá cómo se quieren! Total, acá nadie los ve”. Acostumbrada a la tranquilidad más absoluta y a la ausencia de famosos, la señora le pegó unos codazos a su marido en el balneario Mediterráneo de Lucila del Mar. Y no era para menos: tenía frente a sus ojos a Mariano Martínez (26) y Luisana Lopilato (18), dos stars de la tevé, jovenes, lindos, y encima novios desde hace un año.

Sí, sí, leyó bien, Martínez y Lopilato en Lucila. ¿Por qué no? Por fin dos celebrities que veranean en costas alejadas del ruido y de las ondas fashion. Playas tranquilas, familiares, a puro mate, paleta y picado de fútbol al atardecer. Nada de andar mostrándose para ostentar vaya a saber qué…

Pero vayamos por partes. Cuidado, porque la parejita no alquiló un departamento ni una casa para gozar de unas merecidas vacaciones juntos. No, no. Para recibir el verano, cada uno viajó con su familia. Luisana, como es costumbre, se instaló en Las Toninas junto a sus padres, Eduardo y Beatriz, y sus hermanos Darío y Daniela. El, también famoso, compartió las delicias de la tele con Luisana en Casados con hijos, y ella es personal trainer, nutricionista y reciente mamá de Tiara. Allí fue una más en la tradicional playa repleta de familias de clase media que, año tras año, vienen gozando de las tumultuosas aguas y las amplísimas arenas del lugar, lejos de las playas top, las nuevas tendencias y los códigos que marcan los must del verano. Así, a pura sombrilla multicolor, mate espumoso, facturas y churros, vivió su descanso esta diosa de la tele.

Por su lado, la presencia de Mariano en Lucila del Mar no es nueva. Por segunda temporada consecutiva, el actor veranea junto a sus padres en una de las más coquetas playas del Partido de la Costa.

Hace exactamente un año, en enero de 2005, iniciaban su historia de amor. El trabajo los puso en el mismo camino y ya no se separaron. Después vino el “operativo desmentida”, pero fue imposible negar lo que estaba a la vista. Hoy Luisana y Mariano prefieren no dar muchos detalles de su vida privada. Pero se supo que se comprometieron hace un mes, y que él fue el encargado de comprar los anillos y sorprender a su novia.

En 2006 protagonizarán juntos Alma pirata, la comedia de amor y enredos producida por Cris Morena que se verá por Telefe. De eso y de su relación, la actriz habló con GENTE en su paso –solita, claro– por el parador Coca-Cola en Mar del Plata.

–Luisana: empezás a trabajar en Amor pirata con tu novio, Mariano Martínez. ¿No le tienen miedo a la rutina?
–No, porque nuestra relación queda afuera. Aprendimos a separar las cosas. En algún momento se iba a dar, porque los dos somos actores. No nos pusimos a analizar demasiado qué podía pasar. Nos mandamos y chau.

–Pareciera que de a poco empiezan a blanquear la relación. ¿Tiene que ver con una maduración de la pareja?
–Es que llega un momento en que si no blanqueás no podés vivir. Queríamos hacer la vida de una pareja normal: salir a cenar, ir al cine como cualquier pareja, pero siempre teníamos que escondernos. Entonces dijimos: “Bueno, ya está”.

–Pero antes de salir con Mariano vos sabías a lo que te exponías. ¿Lo habías analizado?
–¡No! ¡Pará un poco! No puedo condicionar mi vida a mi relación con el periodismo y cosas ajenas a mí. Cuando me enamoro voy a fondo. No pensé si se trataba de Mariano o de un chico del barrio. Me enamoré y listo.

–¿Empiezan a entender que la relación con el periodismo es un juego?
–Un juego medio heavy. Nadie tiene derecho a vivir inmerso en mi vida. Nosotros, sabemos separar las cosas, cuándo sacarnos fotos y cuándo no. En la fiesta de GENTE fuimos a divertirnos y la pasamos bien. No nos molestó estar expuestos.

–¿Lo del compromiso sigue firme?
–Sí, a pleno.

–Imagino que en una familia tan tradicional, Mariano le habrá pedido la mano a tu padre…
–(Eduardo Lopilato, presente en la entrevista, hace un gesto como negando tal situación y Luisana lo mira y ríe vergonzosa). ¡Nooo! ¡Paráaa! No somos tan chapados a la antigua. Compramos unos anillos… Bah, los compró Mariano, y hace un mes decidimos comprometernos. ¿Ves, mirá? (muestra la alianza).

–¿El compromiso incluye fecha de casamiento?
–No, por ahora tenemos los anillos, pero la fecha de casamiento no está establecida. Pero algún día será…

–¿Hablaron de hijos con Mariano?
–Sí, quiero tener cuatro. Antes pensaba en tres, pero ahora me convencí de que quiero cuatro.

–¿Y él qué dice?
–Los dos soñamos con casarnos y tener cuatro hijos. Lo hablamos y es un plan a futuro.

–¿El compromiso incluye una etapa previa de convivencia?
–Tal vez sea tradicional, pero sueño con tener una familia como la que formaron mis padres. El día que me vaya de casa, primero voy a entrar a la iglesia y después me iré a vivir con mi marido.

–¿Sos consciente de que con esta declaración les cerraste la puerta a miles de jóvenes ilusionados?
–Es que soy muy idealista. Creo en el amor para toda la vida y sueño que el hombre que me acompañe sea Mariano.

Terminada la charla, Luisana regresó a Las Toninas en remise. El fin de semana lo repartió entre los suyos y el amor. El sábado lo pasó en familia, con sus padres, sus hermanos y Tiara –su sobrinita de seis meses– y los amigos de siempre. Y el domingo fue bastante más intenso. Mariano la pasó a buscar y disfrutaron del día en La Lucila del Mar, junto a los padres del actor. A media tarde dejaron el balneario y partieron en el Audi de Mariano. Poco después se perdían en la ruta…

Lejos del fashion y de las arenas top, Mariano y Luisana disfrutan entre arrumacos de un domingo soleado junto a los padres del actor en el balneario Mediterráneo de Lucila del Mar.

Lejos del fashion y de las arenas top, Mariano y Luisana disfrutan entre arrumacos de un domingo soleado junto a los padres del actor en el balneario Mediterráneo de Lucila del Mar.

Lopilato y Martínez pasaron la tarde del domingo en Lucila, entre secretos y mimos. El actor, que cuida su físico en el gimnasio haciendo fierros, dijo “no” a las facturas y los churros y prefirió una banana para alimentarse en la playa.

Lopilato y Martínez pasaron la tarde del domingo en Lucila, entre secretos y mimos. El actor, que cuida su físico en el gimnasio haciendo fierros, dijo “no” a las facturas y los churros y prefirió una banana para alimentarse en la playa.

El sábado, Luisana lo pasó en Las Toninas, donde veranea desde hace años junto a sus padres, sus hermanos Darío –en la foto vestido de blanco– y Daniela, y amigos de toda la vida.

El sábado, Luisana lo pasó en Las Toninas, donde veranea desde hace años junto a sus padres, sus hermanos Darío –en la foto vestido de blanco– y Daniela, y amigos de toda la vida.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig