“Ya no somos ni Carlín ni Pablito, pero entre nosotros la magia sigue intacta” – GENTE Online
 

“Ya no somos ni Carlín ni Pablito, pero entre nosotros la magia sigue intacta”

Actualidad
Actualidad

Vuelven. Pasaron trece años desde la última vez, pero están de regreso. Ya no son los mismos: en todo este tiempo, las vidas de los dos cambiaron de rumbo casi 180 grados. Carlín (53) dejó de ser un pirata compulsivo y se convirtió en un hombre de familia. Hoy está casado con Karina Galucci y tiene dos hijos: Facundo, de siete años, y Abril, de siete meses. “El nacimiento del varón me salvó la vida, y el de la nena me la iluminó”, confiesa. Y Pablito (34), bueno, simplemente creció. Estuvo casado con María Carámbula y juntos tuvieron a Vito, que hoy tiene 3 años.

Entonces, trece años después, la dupla de Amigos son los amigos, la serie que cada martes paralizaba al país, llegando a picos de 56,4 puntos de rating, se reencuentra para interpretar Extraña pareja, una obra que habla de la amistad. Y que, además, tendrá al propio Rago en el papel de director, junto a Luis Cicero. Corramos el telón.

Es un día cualquiera de la semana en la avenida Corrientes, y en una sala del segundo piso del Multiteatro. El elenco de la obra se encuentra por primera vez para ensayar con vistas al estreno del 15 de diciembre en el teatro Corrientes de Mar del Plata. “Estoy muy entusiasmado”, confiesa Carlos Calvo. “Lo veo a Pablo muy embalado, y cuando ves a un tipo tan enganchado, que tira una tras otra, eso te pone más las pilas. Esta obra ya la hice en el 83 con Darín –Ricardo–. Y nos salió bien porque éramos dos inconscientes. Ahora tengo la edad justa para el personaje: soy un viejito más piola” –sonríe–.

–¿Ya están listos para dar batalla?

Carlín: A mí me encuentra en un momento pleno. En la época de Amigos son los amigos estaba un metro arriba del piso, y soltero. Hoy tengo una visión de la vida absolutamente diferente. Y me encanta compartir esto con Pablo, porque me parece abismal lo que ha crecido. Siempre lo respeté y lo admiré mucho. Es más: en mi época de locura, él me bancaba de igual a igual. Y era Pablito, el péndex. Y ya tenía velocidad para seguirme… Solamente un tipo muy talentoso podía correr detrás de mi locura.
Pablo: Eramos otros tipos. Ahora tenemos hijos. De hecho, en esa época era más probable que yo fuera a tener hijos y él no. Yo tenía 19 y Carlín, que tenía 39, salía todos los días en las tapas de alguna revista con una novia nueva… (risas).

–Me imagino que ya habían proyectado volver a actuar juntos.
Calvo:
Sí. Cada vez que nos encontrábamos lo charlábamos. Era una fantasía que siempre estaba rondando. Y cuando apareció lo de Extraña pareja nos decidimos. Es una gran obra de teatro, que cumple con las características del humor que a mí me gusta. Lo importante es que no piensen que venimos a robar. No volvemos por volver. En nuestro mejor momento hicimos una obra y no era la que teníamos que hacer. Y no nos fue tan bien como esperábamos porque especulamos con esto de Carlín y Pablito. Pero hoy es distinto: sabemos que generamos la expectativa de volver a estar juntos. Y la excusa es una obra de teatro genial.
Rago: Tengo la sensación de que cuanto más tiempo pasa, el recuerdo se va transformando en una fantasía. Yo estoy seguro de que si hoy ponen de nuevo Amigos son los amigos, no nos mira nadie. Y si volviéramos, nos dirían que estamos robando.

–¿Qué es lo que más recuerdan de esa época?
Calvo:
Lo que me divertía. Nunca me c… tanto de risa en mi vida artística como con Amigos son los amigos. Con mi locura y todo, fue la etapa más divertida. Era una tras otra. Aparecían cosas muy graciosas. Y no es casual que eso haya traspasado la pantalla. Espero que se pueda dar ahora, arriba del escenario.
Rago: Cuando nos volvimos a reunir, hace poco, Carlín me dijo: “Yo no te conozco. Vos no eras así”.Y no, macho –le contesté–. Yo en esa época tenía 19 años y ahora 34. No es lo mismo. Ahora tengo mis propias ideas artísticas”. Antes sólo me preocupaba por saber dónde había que firmar y cuándo había que grabar. Y dale que va…

–Pablo, ¿cómo va a ser dirigirlo a Carlín?
Rago:
Lo tengo adelgazando, trabajando con su voz. Mientras me como siete empanadas, él come dos hojitas de lechuga y una nuez… (risas). Más allá de su carisma, él tiene mucho más para dar arriba del escenario de lo que siempre dio. Y como lo sé, tengo la sensación de que lo voy a conseguir. Además, está entregado a que yo sea su director, así que supongo que no va a ser tan difícil.
Calvo: Esto me genera mucho entusiasmo, porque además lo veo a Pablo a mil. Mostrando la escenografía, todas las ideas que tiene… Creo que formamos un elenco maravilloso, desde todo lugar. Ah, ahora de las jovencitas se ocupa él, a mí me quedan las veteranas. Es una lucha.

–Carlos, durante este mes vas a tener que combinar las grabaciones de Amo de casa con los ensayos del teatro. Va a ser duro…
Calvo:
¿Pero, sabés lo que pasa? Estoy entusiasmado. Y cuando me entusiasmo me banco lo que venga. El año pasado me sucedió cuando empecé a grabar el programa y mientras hacía teatro en la Costa. Eso fue duro. Ahora empiezo a gozar. Y este año pienso disfrutar mucho más del tiempo. Antes tenía un hijo, y ahora dos. Y no quiero perderme ni un segundo de su crecimiento. La llegada de la beba hasta fortaleció mi relación con el varón. Su nacimiento fue muy potente. Los dos aparecieron en momentos clave. Facundo me salvó la vida y Abril me la iluminó. Estoy en un momento de plenitud. Tengo la familia que soñé más de una vez.

–Podemos decir que la dupla sigue tan afilada como siempre…
Rago:
Hay algo inalterable. Nos vemos y es como si no hubieran pasado ni cinco minutos de la última vez que nos encontramos. El sabe que yo entiendo sus códigos. La magia sigue intacta. Creo que voy a dejar la obra en las manos de Luis Cicero, el otro director, y yo me voy a encargar sólo de Carlín. Lo voy a tener como a Rocky, entrenando, hablándole al oído, haciéndole la cabeza, porque cuando suba al escenario quiero que la rompa, como el comediante extraordinario que sé que es.

Carlín Calvo (53) y Pablo Rago (34) –que también dirigirá la obra– en las butacas del Multiteatro, el día del primer ensayo. La obra, producida por Javier Faroni, debutará en La Feliz.

Carlín Calvo (53) y Pablo Rago (34) –que también dirigirá la obra– en las butacas del Multiteatro, el día del primer ensayo. La obra, producida por Javier Faroni, debutará en La Feliz.

Hace trece años, en los tiempos dorados de la dupla, con Mi familia en el teatro y <i>Amigos son los amigos</i> en la televisión.

Hace trece años, en los tiempos dorados de la dupla, con Mi familia en el teatro y Amigos son los amigos en la televisión.

“<i>En la época de Amigos son los amigos era más probable que yo fuera a tener hijos y él no. Yo tenía 19 y Carlín, que tenía 39, salía todos los días en las tapas de alguna revista con una novia nueva…</i>” (Rago)

En la época de Amigos son los amigos era más probable que yo fuera a tener hijos y él no. Yo tenía 19 y Carlín, que tenía 39, salía todos los días en las tapas de alguna revista con una novia nueva…” (Rago)

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig