“Ya no quiero sostener mi carrera sólo con el lomo” – GENTE Online
 

“Ya no quiero sostener mi carrera sólo con el lomo”

Actualidad
Actualidad

Ya lo decidió. Silvina Luna no va a hacer más topless. “¿Para qué?”, pregunta. ¿Cómo explicarle? Ella dice que está en pleno proceso de cambio, que quiere darle un nuevo rumbo a su carrera. No reniega del pasado: que quede claro. Pero jura que colgó definitivamente las plumas para retomar su carrera como actriz. Ahí encaja su decisión de ocultar su escote… ¡Justo hoy! Pero, bueno, a continuación, la otra cara de la Luna.

–¿Por qué decidió no volver al topless?
–Porque ya es cosa del pasado. Quizá esté arrepentida, pero en su momento me sirvió. Hoy no necesito exponerme tanto. Prefiero mostrarme de otra forma.

–¿Acaso reniega de semejante carga sexual?
–Para nada. Tampoco voy a dejar de mostrarme sexy, pero sin descubrir mis lolas. No reniego de mi cuerpo. Es más: lo voy a utilizar para actuar, pero tengo más cosas para explotar.

–Quizá en algún momento haya exagerado con su exposición…
–¡Me fui de mambo! ¿Por qué? No lo sé muy bien. Las cosas se dieron casi sin darme cuenta. Cuando tomé un poco de distancia, me dije: “Tengo que bajar un cambio”. Siento que me expuse demasiado físicamente. Hace mucho tiempo que no hacía una producción como la de hoy.

–Ya no le quedaba mucho por mostrar…
–¡Pará, que nunca hice un desnudo completo, eh! El cambio parte de una convicción: no quiero sostener mi carrera con el lomo. Soy más que eso.

–Ya le dijo que no a Playboy, imagino.
–Exacto. No tengo ganas. Allí posaron las mujeres más lindas del mundo, pero estoy encarando mi carrera de otra forma. Es un proceso de cambio que nace desde el interior.

–Y se hace evidente en el exterior. Por su reducción de lolas, digo.
–Me saqué hace dos años… ¡y todos me preguntan recién ahora!

–¿Se sacó mucho?
–Bastante…

–Había exagerado…
–Puede ser… Me había puesto lo que me aconsejó mi médico, pero luego sentí que era demasiado.

–Explotaba: era un escote de teatro de revistas.
–Y me llevó justamente al teatro de revistas… Pero después quise algo más armonioso, y hoy me siento cómoda con lo que tengo.

–¿Qué tiene? ¿Cuáles son sus medidas actuales?
–¿Estás loco? ¿Cómo te voy a decir mis medidas? No me interesa. Yo trabajo como modelo publicitaria, no de pasarela, así que no necesito tener 90-60-90.

–¿Se despidió definitivamente del teatro de revistas?
–Me gustó hacer de vedette, con brillos y plumas, pero hoy siento que tengo más para dar. Quiero actuar. Durante un año y medio hice El champagne las pone mimosas y me sentí muy bien. Estaba una hora y media sobre el escenario, ¡y siempre vestida!

–¿Cómo digirió Gerardo Sofovich su partida?
–Al principio no le cayó muy bien y lo hablamos, pero ahora tenemos muy buena relación. Estuvimos cuatro años juntos y me gustaría volver a trabajar con él en el futuro. Nunca peleamos. Le estoy muy agradecida.

–Entonces vuelve a la televisión.
–Estoy feliz, porque voy a hacer una tira con Miguel Angel Rodríguez, que va a salir en horario central. Telefe me dio la posibilidad de mostrarme como comediante. Aún no tiene título, pero es de los mismos autores de Montecristo. También va a estar Roberto Carnaghi… Mi personaje es muy interesante, aunque no puedo decir mucho.

–Descarto que su misión va a ser seducir a Miguel Angel Rodríguez…
–Y… algo de eso hay, por supuesto.

–¿Cuál es su estado civil actual?
–Soltera, sin novio.

–¿Por qué?
–Porque no tengo ganas. No conocí a nadie que valga la pena.

–¿Hace cuánto tiempo que está sola?
–Un poco menos de un año. Es la primera vez que estoy bien sin novio, lo disfruto. Conozco gente, pero no me engancho.

–No la enganchan los fotógrafos…
–Tampoco (ríe). La verdad es que sería imposible, porque hace tiempo que sólo salgo con amigas.

–Su último candidato conocido fue Fernando Gago, el nuevo crack del fútbol argentino…
–Es verdad. Salimos tres meses: fue algo corto, pero intenso. Pero no voy a hablar de él, porque nunca hablé de mis parejas.

–¿Por qué nunca blanquearon?
–Por el tipo de personalidad de cada uno. No nos gusta exponernos. En el mundo del fútbol no da mucho blanquear las relaciones… Pero, sobre todo, porque no prosperó.

–Dijeron que Gago aún estaba de novio cuando empezó a salir con usted.
–No es cierto. Si no, no le hubiese dedicado ni un minuto.

–Después de esa experiencia, ¿volvería a salir con futbolistas?
–Nunca más. Ya pasó de moda. Ahora no me fijo tanto en lo físico. Quiero un chico inteligente y sensible.

–¿Quedan candidatos con semejantes condiciones?
–Sí, pero son difíciles de encontrar. Aunque no pierdo esperanzas. Ya va a aparecer… Pero hoy la paso tan bien sola que no quiero perder el tiempo con nadie. Si me engancho, que sea para planear algo en serio.

–Sin dudas, de todos los habitantes que pasaron por la casa de Gran Hermano, usted es la que alcanzó mayor fama. ¿Está siguiendo esta nueva versión 2007?
–Me enganché bastante. ¿A quién no le gusta espiar un poco al vecino? Aunque siento que los chicos no son espontáneos: saben qué es lo que vende, lo que la gente compra.

–Parece que por estos días hay un desborde sexual en la casa…
–Me sorprendió. Están a full… Creo que los productores sabían lo que iba a pasar cuando los metieron en la casa. En ese sentido, el casting es perfecto.

…………………………...................................

Es cierto: Silvina Luna ya no luce aquellos perfectos 90-60-90. Sin embargo, conserva una legión de admiradores, porque definitivamente encarna el gusto de la mayoría de los argentinos, quienes las prefieren pulposas. Y no sólo los argentinos. En Brasil, aún anónima, protagoniza la campaña de la cerveza Brahma. También es chica de calendario en Costa Rica. Y hace días hizo una sensual producción para una prestigiosa revista española. “El cambio recién comienza”, amenaza.

Silvina, de vacaciones en Mar del Plata. En febrero arranca en una tira de Telefe junto a Miguel Angel Rodríguez. “<i>Necesitaba volver a la televisión… ¡y vestida!</i>”, bromea.

Silvina, de vacaciones en Mar del Plata. En febrero arranca en una tira de Telefe junto a Miguel Angel Rodríguez. “Necesitaba volver a la televisión… ¡y vestida!”, bromea.

“<i>Con Gago salimos  tres meses. Fue algo corto, pero intenso. Pero hoy no volvería a salir con un futbolista. Ya pasó de moda</i>”

Con Gago salimos tres meses. Fue algo corto, pero intenso. Pero hoy no volvería a salir con un futbolista. Ya pasó de moda

“<i>Me saqué lolas hace dos años… ¡y todos me preguntan recién ahora! Me había puesto lo que me aconsejó mi médico, pero era demasiado</i>”

Me saqué lolas hace dos años… ¡y todos me preguntan recién ahora! Me había puesto lo que me aconsejó mi médico, pero era demasiado

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig