“Ya no me divierte jugar a la diva inalcanzable” – GENTE Online
 

“Ya no me divierte jugar a la diva inalcanzable”

Actualidad
Actualidad

Juega a ser diva. Pero sólo es un juego… Porque en su vida hay, claramente, un antes y un después. Antes, la vanidad de las estrellas; después (hoy), su hija, la familia que construyó y la intimidad de ese mundo, que defiende a capa y espada.

Ha vuelto a su viejo amor: el teatro. Los desnudos quedaron atrás. Y dice: “Hacía cinco años que no pisaba un escenario teatral, y dos desde que decidí dejar todo para cuidar a Eva, mi hija, salvo el break que fue mi participación en Bailando por un sueño. Rechacé ofertas para hacer teatro de revistas, porque no quería proyectos que me sacaran de mi casa. Ser madre me cambió la vida…”, explica al principio de esta charla, que seguirá al desnudo, pero por dentro.

–¿Un cambio en qué sentido?
–Olvidarme un poco de mis curvas, afirmar mi vocación de actriz, y después de tener a Eva, ser menos autoexigente…

–Sin embargo, reemplazar a Araceli en una obra de tanto prestigio como Closer debe ser muy exigente…
–Es cierto. La obra ya estaba en cartel, y apenas tuve tres días para estudiar la letra, ensayar y debutar.

–Como se dice en la jerga teatral, “salir al toro”…
–Tal cual. El primer día estaba muy, muy nerviosa, pero Marcelo Cosentino, el director de Closer, mi marido y mis compañeros, me apoyaron y me tranquilizaron. Fueron clave para que todo funcionara.

–Ana, tu personaje, es el que hizo Julia Roberts en la versión cinematográfica: una fotógrafa muy exitosa, pero muy débil en su vida íntima. ¿Qué tenés en común con él?
–Mucho, porque aunque todo el mundo cree que soy muy fuerte, que me llevo el mundo por delante, no soy así…

–¿En serio? No aparentás ser una mujer débil…
–Soy una canceriana muy frágil, insegura, y siempre busco la aprobación del otro. Por eso me hice actriz, para existir a través de la mirada del público.

–Definí el teatro.
–Es magia. Pura magia.

–Definí tu personaje de Closer.
–El más importante que hice en mi vida.

–Pero Ana, frágil, acepta los desafíos. ¿Y vos?
–Soy muy inquieta y me encanta imponerme nuevas metas. En esta carrera, los “no” pesan a veces mucho más que los “sí”.

–¿Y a qué cosas te negaste?
–A las que no me gustaban, pero sobre todo a las que no me dejaban crecer.

–¿Aunque te dejaran muy buena plata?
–Sí. La plata es importante, pero viene después de las ganas. Por eso, cuando me ofrecen algo que me seduce… ¡me tiro de cabeza! Como pasó ahora con Closer. Muy pocas actrices aceptan reemplazar a una primera figura como Araceli en apenas tres días.

–¿Tenés otras ofertas?
–Sí, y muy buenas, porque se trata de personajes, no de chicas sexy.

–Pero por lo que se ve, no dejaste de ser sexy, Victoria…
–No, claro, pero me aburrí de ser sólo eso. El cuerpo es un arma, pero no la única…

–Definí qué es lo sexy.
–Un juego. Pura cáscara.

–Pero no te disgustaba…
–No, lo admito. Lo hice, y durante mucho tiempo me encantó.

–¿Cuál fue el factor de semejante cambio?
–La maternidad, ser madre. Ahora, Eva, mi hija, es el eje de mi vida. Antes de subir al escenario, en secreto, pienso en ella, le dedico la función, y además rezo para que todo salga bien. ¡La maternidad me pegó muy fuerte!

–¿Hasta qué punto?
–Me siento una leona cuidando a su cachorro… Hasta no sentirlo en carne propia, jamás me imaginé lo maravilloso y transformador que es ser madre.

–¿Te quitó erotismo?
–No… Pero el primer año de Eva fue muy difícil para la pareja, porque lo más importante era mi beba, y Juan (Blas Caballero, 37 años, productor y músico) quedaba un poco descolocado. Pero con amor y paciencia superamos ese momento.

–¿Del todo?
–Sí. Hoy Eva es más independiente. Entonces con Juan nos estamos coqueteando, redescubriéndonos, poniéndonos de novios otra vez.

–¿Qué época de la pareja volverías a vivir?
–El presente, porque ya nos conocemos, tenemos una hija, somos optimistas y queremos construir un futuro juntos. Con Juan nos encontramos hace cinco años, cuando grabé voces para el disco debut de Leticia Brédice. El era su productor musical. Nos pusimos de novios enseguida, y al tercer año quedé embarazada.

–Donde hubo fuego, brasa queda. ¿Qué tenés de diva todavía?
–Cada vez menos, porque el divismo es más celestial que terrenal: es una fantasía. Fijáte que en Closer no pedí nada especial: hasta uso el mismo vestuario que Araceli… Jugué a ser diva inalcanzable porque me sentía insegura, pero ese personaje ya no me divierte.

–¿Fue un juego o una pose?
–No, sólo un juego. Las estrellas están en el Cielo, no en la Tierra. Ahora prefiero gastar las suelas en el escenario o en el set, y hasta soy madrina del ciclo El teatro te agradece, que auspicia la Provincia de Buenos Aires. Llevamos espectáculos con figuras de primer nivel a todo el Conurbano.

–¿Sos fiel?
–Creo en la fidelidad carnal y la emocional, no en la pareja abierta. Siempre le digo a Juan que si llega a estar con otra mujer, prefiero no enterarme…

–¿Por qué?
–Porque si me entero… ¡¡¡lo mato!!!

Victoria admite que en estos cinco años su vida se transformó. Conoció a Juan Blas Caballero (su pareja) y fue mamá de Eva. <i>“Mis prioridades cambiaron. La chica sexy quedó atrás”</i>.

Victoria admite que en estos cinco años su vida se transformó. Conoció a Juan Blas Caballero (su pareja) y fue mamá de Eva. “Mis prioridades cambiaron. La chica sexy quedó atrás”.

<i>“Soy una canceriana muy frágil, insegura, y siempre busco la aprobación del otro para sentirme bien. Por eso me convertí en actriz”</i>.

“Soy una canceriana muy frágil, insegura, y siempre busco la aprobación del otro para sentirme bien. Por eso me convertí en actriz”.

<i>“Antes, mi cuerpo y las clases de teatro eran mi mejor arma, pero hoy tengo otro orden de prioridades: me exijo menos y sólo me preocupo por las cosas que valen la pena”</i>.

“Antes, mi cuerpo y las clases de teatro eran mi mejor arma, pero hoy tengo otro orden de prioridades: me exijo menos y sólo me preocupo por las cosas que valen la pena”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig