«Ya me probé en Europa, ahora quiero conquistar Nueva York» – GENTE Online
 

"Ya me probé en Europa, ahora quiero conquistar Nueva York"

Actualidad
Actualidad

Cada tanto, muy de vez en cuando, el extraño comportamiento de la materia en gestación produce rostros como este rostro. Los ojos transparentes, el dibujo de la cara dándole marco a los ojos transparentes. Y una boca de labios finos apenas entreabierta.

Tiene 19 años, Florencia. Es de Coghlan, estudió en el colegio San Román de Belgrano, mide 1,73 y sus medidas, 89-59-90, le sirvieron para dar la vuelta al mundo. Desde Buenos Aires hasta Japón, trabajó para las mejores marcas y los mejores diseñadores. Hace cuatro años, cuando todo esto era apenas un juego de niña bonita, debutó para Oshkosh. Un año más tarde, la crema No Age -de Dior- le abrió las puertas del mercado internacional. Entonces el jueguito dejó de ser jueguito y un día, en París -la ciudad que adoptó como propia-, Florencia Fabiano se dio cuenta de que la vida la había alcanzado. "Una mañana me levanté y estaba triste, extrañaba a mi novio y lo llamaba y quería que llegara ya. De pronto, me dije: 'Flor, ¡qué estás haciendo! Tenés el mundo y la vida por delante'. Salí a la calle, vi París y pensé: 'Esto es parte de mi vida, ¿por qué estoy sufriendo?'", cuenta.

Okay, ya lo saben: la chica tiene novio. Diego Chino Mauviel, de 33 años, sale con ella desde hace un año y medio. Se conocieron en la disco (Pacha) donde él trabaja, y aunque Diego no es celoso, Florencia no siempre la pasa tan bien. "Yo sí soy celosa por el tema de la distancia, y además, como él trabaja de noche, eso complica las cosas. Pero ahora estoy más relajada con el tema porque últimamente la relación creció mucho", dice.

Desde 1998, cuando los fotógrafos Gabriel Machado y José Cicala la descubrieron en un curso de modelaje, no paró, no se detuvo: su figura apareció en las revistas francesas Marie Claire y Elle, en Harper's Bazaar, en la Vogue de Italia, en Cosmopolitan también de Italia, en la Elle norteamericana y fue la cara (y el cuerpo) de Dior para sus bikinis 2004. Lo que viene, bueno, lo que viene es Nueva York, donde va a aterrizar cuando esta nota se publique. Parece que hay grandes firmas de lencería que ya piensan en ella.

La estrategia es sencilla: apostar afuera. Florencia integra South American Models, la agencia que regentea Hernán Chammah, y entre otras tops, maneja a Daniela Urzi.

Dice que no se sube a la vorágine de los celos, de los codazos a medio disimular. Florencia juega a otra cosa y sabe que tiene con qué, sabe que nada es para siempre y sabe que afuera está el juego grande. "En el mercado internacional todo es más profesional. Te cuidan, te protegen, la forma de trabajar es superdiferente, afuera te dejan ser, no debés copiar a nadie, tenés todas las posibilidades para crear. Estás haciendo una foto y te salen muchas más cosas. Acá está todo más estructurado. Ya me probé en Europa, ahora quiero conquistar Nueva York", dice Florencia.

Come alimentos naturistas que no sólo le sirven para cuidar su figura. "Me ayudan también a tener un orden, me enseñan a combinar las cosas". Cuando el trabajo se lo permite, va al gimnasio y pone especial cuidado en su cara y su piel. "Mi rostro es mi fuerte y por eso trabajo especialmente el cutis con una dermatóloga".

-¿Qué es lo mejor de trabajar de modelo?
-La posibilidad de experimentar, viajar y conocer otras culturas. Eso me parece increíble y además crecés en todo sentido, te abrís interiormente a la vida y el mundo. Estar con japoneses, no entender nada, tratar de arreglártelas sola como sea… Todo eso te sirve también para conocerte a vos misma.

-¿Y lo peor?

-La distancia. El mayor tiempo que pasé lejos de mi casa fueron cuatro meses, en los que hice una recorrida extensa: París, Nueva York, Londres. Casi me muero.

por Alejandro Seselovsky
informe: Cynthia De Simone
fotos: Santiago Turienzo
producción: Fini Bencardini
peinó: Ale Lamensa con productos KMS
agradecimientos: Hotel Hilton, Caro Cuore, Mai Cassal y Ricky Sarkany

Apostó fuerte a trabajar en el exterior, y ganó. Posó para las mejores revistas de moda del planeta, aunque todo tiene su precio: La distancia es lo peor de este trabajo", dice.">

Apostó fuerte a trabajar en el exterior, y ganó. Posó para las mejores revistas de moda del planeta, aunque todo tiene su precio: "La distancia es lo peor de este trabajo", dice.

En el mercado internacional todo es más profesional que en la argentina. Te cuidan, te protegen, te dejan ser y no tenés que copiar a nadie"">

"En el mercado internacional todo es más profesional que en la argentina. Te cuidan, te protegen, te dejan ser y no tenés que copiar a nadie"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig