“Ya estoy preparando una nueva sorpresa para Brasil 2014” – GENTE Online
 

“Ya estoy preparando una nueva sorpresa para Brasil 2014”

Actualidad
Actualidad

Todos quieren –ser– su celular. Ese pequeño rectangulito plateado Nokia E 71 que juega a perderse y asomarse sobre la cintura de su metro setenta. “Sólo yo puedo atenderlo cuando vibra –aclara ella, de entrada, los oscuros pensamientos–. Ninguna otra persona se encuentra autorizada y puede meter la mano. Al menos por el momento, je je”, baja su guardia la paraguaya más famosa del Mundial Sudáfrica 2010.

La más famosa, lógico, después de los 23 leones liderados por el Tata Martino que accedieron a cuartos y estuvieron a punto de eliminar (un penal errado en el minuto 14 del segundo tiempo) a la campeonísima España. “Ni me lo recuerdes”, interrumpe la presentación Larissa Mabel Riquelme Frutos (25 de edad desde el 22 de enero), quien, aunque su team no llegó a semifinales, derribando en principio la posibilidad de que cumpliera el juramento de desnudarse en público, decidió levantar el ánimo multitudinario posando sin ropa en Diario Popular local y en la revista Interviú de la nación europea que conquistara la Copa.

“Ni me lo recuerdes”, continúa lamentándose por aquel partido que se perdió. Y cómo negarse al pedido de esta fanática de las carteras y los zapatos, de esta admiradora de Augusto Roa Bastos, si además huele a Chic by Carolina Herrera...

¿La han llamado marcas de celulares ofreciéndole exclusividad?
–Varias. También gente representando a diversos productos europeos. He cerrado contratos con Brasil, Perú, México y España. El movimiento que se generó a partir del Mundial me superó.

¿De la Argentina, nada?
–Llegaron ofertas. Una linda opción podría significar sumarme a Bailando por un sueño, a ShowMatch. Aunque si me preguntas, mi fuerte camina el sendero de la actuación.

No obstante, uno anota su nombre y apellido en buscadores de Internet y lo primero que surge es, bendita sea, su figura desnuda.
–(Risas) Forma parte de la fama. El que me lo reprocha es papá, pero le doy un besito y don Román se olvida.

Perdón, ¡¿Román?!
–Román Riquelme, igual que el 9 de Boca Juniors. Completito, Román Florencio Riquelme Ramírez, 55, comerciante, marido de Limpia Frutos, 54, ama de casa. Resido junto a ambos en Villa Elisa, un barrio del Gran Asunción, rodeados de siete cachorros: los salchichas Hannah, Zorro y Britney, el caniche negro Betún, la caniche blanco Pelusa, el husky Meme y el pastor alemán Sofía.

Pintoresco dato que continúe afincada bajo el techo paterno, pero no mayor que la casualidad del nombre Román Riquelme. ¿Casualidad, cierto?
–Eh, no sé. Mi papá vivió en sus pagos bastante tiempo atrás. Quién sabe somos parientes... Coincidencias hay, je je.

¿Conoce a Juan Román? ¿Se acercó a hablarle alguna vez?
–Me lo crucé hace un par de años, durante un desfile por el aniversario del Palacio Leloir, en Parque Leloir, partido de Ituzaingó. Sucede que no pudimos intercambiar ni una palabra. Demasiada gente.

¿Ha tenido novios futbolistas?
–Una vez, y no me considero botinera. Siempre me mantuve solita.

¿Y novios argentinos...?
–Nunca.

Además de en su sello distintivo, léase ojotas, musculosa y bermudas, ¿en qué son incomparables los paraguayos?
–A la hora del amor, te lo afirmo.

¿Se anima a un triple ping pong entre exponentes del género masculino?
–Adelante, acepto.

¿Roque Santa Cruz o Pipita Higuaín?
–Santa Cruz.

¿Tacuara Cardozo o Carlitos Tevez?
–Cada uno tiene su atractivo.

¿Mate o tereré?
–Tereré.

¿Qué hay de Fernando Lugo, su presidente, que tan pícaro y enamoradizo ha resultado?
–Disculpa, no me cautiva como hombre.

Nosotros siempre nos llenamos la boca pontificando que las argentinas son las damas de mayor belleza en la Tierra. ¿Qué torna incomparables a las guaraníes?
–Mira: en la Argentina existen mujeres hermosas. Sin embargo, las paraguayas no nos quedamos en el camino. Poseemos una cola única, je je. Aparte, a los latinos les gustan las morochas curvilíneas, no las modelos rubias que no pueden desnudarse porque no tienen qué pelar.

Lanzó un ataque fuerte... Lance ahora el detalle de sus contornos.
–Calzo 37, mido 1,70 metro y redondeo 90-59-94. No hay parte de mi cuerpo que me desagrade.

¿Mérito de alguna cirugía?
–Apenas me operé un poquito los pechos y la nariz. ¿Cuidados físicos? Un poco de gym y punto. El resto se llama genética.

Genética que hemos festejado en las últimas horas, no bien comenzaron a circular las imágenes de su reciente desnudo. ¿Le comentamos, verdad?
–Imágenes del pasado.

¿Pasado?
–Yo ya estoy preparando una nueva sorpresa para Brasil 2014.

Epa.
–Salgamos o no campeones.

Epa, reiteramos.
–En vivo y directo, je je.

O, en buen romance, hermosa representante del país hermano. Sus siete tatuajes (imaginen por qué zonas andan los que no pueden verse), fieles testigos de la sentencia.

O, en buen romance, hermosa representante del país hermano. Sus siete tatuajes (imaginen por qué zonas andan los que no pueden verse), fieles testigos de la sentencia.

“Sólo yo puedo atender mi telefonito cuando vibra. Ninguna otra persona se encuentra autorizada y puede meter la mano. Al menos por el momento, je je”.

“Sólo yo puedo atender mi telefonito cuando vibra. Ninguna otra persona se encuentra autorizada y puede meter la mano. Al menos por el momento, je je”.

“Redondeo 90-59-94. No hay parte de mi cuerpo que me desagrade. Apenas me operé un poquito los pechos y la nariz. ¿Cuidados físicos? Un poco de gym y punto. El resto se llama genética”.

“Redondeo 90-59-94. No hay parte de mi cuerpo que me desagrade. Apenas me operé un poquito los pechos y la nariz. ¿Cuidados físicos? Un poco de gym y punto. El resto se llama genética”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig