" /> "> «Y pensar que si no fuera por mi viejo habría largado todo» – GENTE Online
 

"Y pensar que si no fuera por mi viejo habría largado todo"

Actualidad
Actualidad

Desde que nació, el 12 de setiembre de hace 24 años, Sebastián
anda sobre ruedas. Como fue el primer hijo de la familia, nunca le faltó
nada: “Cuando era bebé tenía un cochecito gigante. Para doblar
o subir el cordón de la vereda había que hacer ochenta maniobras.
Parecía un camión…”, cuenta Vilma, su mamá, al
tiempo que observa la sagrada vitrina con decenas de trofeos “del Nene”.
Después, a los pocos meses de aprender a caminar, se subió a una
bicicleta y ahí nació su pasión por las dos ruedas:
“Siento que cumplí el sueño de Oscar, mi viejo. El siempre
fue fanático de las motos, y no poder competir fue algo que lo marcó.
Por todo esto, a pesar de que este deporte es muy difícil y todo se hace
a pulmón, siempre tuve su apoyo. De él y de toda la familia”
,
agrega Porto en su casa de Rafaela, mientras descansa y sigue festejando su primer
triunfo en el Campeonato Mundial.

Antes de conseguir esta hazaña,
tuvo que superar varios escollos. El primero –“uno de los más
difíciles”
–, lo vivió cuando apenas tenía cinco
años: “Un domingo, en la plaza del pueblo, alcé el primer
trofeo de mi vida cuando salí campeón argentino de ciclismo infantil”
.
Pero esto no quedó como una simple anécdota, porque el pibe creció
y les agregó varios caballos de fuerzas a sus ansias de velocidad. Así
siguió caminando en dos ruedas, pero esta vez con una moto como compañera
de aventuras: “A los diez años, corriendo en óvalos de tierra,
conseguí el Campeonato Nacional de Minimotos. Eso me dio la pauta de que
iba por buen camino…”
.

Y los resultados que siguieron le
dieron la razón: en 1991 y 1992 obtuvo dos nuevos títulos en pistas
de tierra: “En ese momento todos empezaron a fijarse en mí. Me
acuerdo de que llegaban invitaciones de todos los equipos y mucha gente me quería
conocer. Pero finalmente decidí aceptar la propuesta que me hizo Arturo
Scaline y la gente de
Juki-Kawasaki, quienes me llevaron a su equipo de
velocidad”
. Era un gran desafío, pero Sebastián no se amilanó.
Fue subcampeón argentino a los 15 años y campeón a
los 16 en 1994: “De esas carreras en tierra tengo un sinfín de
recuerdos. Aprendí muchas cosas que hoy las aplico en la pista”
.
En esta clase, la 250 cc, estuvo cuatro temporadas y en 1996 consiguió
su título más importante: el de campeón europeo. Fue en el
2000 cuando se alzó con la Copa Irta –que la disputan sólo
los pilotos privados–, y la empresaria malaya Janey Looi, dueña
del equipo Petronas Sprinta TVK, lo contrató para que durante un
año manejara su Yamaha. Como en las oportunidades anteriores, Porto
no defraudó: esta vez consiguió la tercera ubicación en Alemania,
un segundo puesto en la República Checa, volvió a ocupar la tercera
posición en el Gran Premio de Portugal y el sábado 21 de
setiembre de 2002, con 104 carreras sobre sus espaldas, su esfuerzo tuvo
su mayor galardón: ganó el Gran Premio de Brasil, en Jacarepaguá,
y se convirtió en el segundo argentino –hace 40 años, Benedicto
Hugo Caldarella, fue el primero– en triunfar en el Mundial de Motos: “Fue
una emoción increíble. Se me cumplió el sueño de toda
la vida. Además fue como una película, porque estaban todos: mis
viejos, mi hermana Natalia, mi novia Cynthia, mis amigos… Algo increíble.
Ganar en el Brasil, pasear con la bandera y cantar el Himno Nacional es
algo que no tiene precio. Y pensar que el año pasado les había dicho
a un par de amigos de Rafaela que me armaran un auto para correr en Turismo Carretera…

(se ríe)”.

–¿Cómo fue eso?
–Es
que a la Yamaha del equipo Kurz no le encontrábamos la vuelta,
no aceleraba como pretendíamos y en cada carrera se nos rompía la
pieza menos pensada. En un momento dije: “Largo todo. Me voy a Rafaela
y me dedico a los autos”
. Pero mi viejo me convenció para que
me quedara. Y la verdad es que le estoy muy agradecido.

–¿Esperabas
ese recibimiento en tu pueblo?

–Sabía que la gente iba a estar
muy contenta, pero nunca se me cruzó por la cabeza algo así. Fue
una cosa de locos. Me subieron a una autobomba y me pasearon por todos lados.
Ahí te das cuenta de que a la gente le hace falta alguna alegría,
y cuando se la das, por más mínima que sea, lo agradece con mucho
cariño.

–¿Sos consiente a la hora de entrar a la
pista que un resultado positivo puede generar estas actitudes?

–Antes
de la carrera tenés tantas cosas en la cabeza que te mentiría si
te dijera que sí. Pero seguro que se piensan durante la semana. Sé
que este fue un triunfo para todos los argentinos. Porque lo mío fue un
premio al esfuerzo y esa es la única herramienta con la que contamos para
salir adelante y terminar con esta crisis.

–¿Cuáles
son las preguntas que te hacen tus colegas extranjeros sobre el país?

–Muchísimas.
Yo, por ejemplo, vivo a 30 kilómetros de Barcelona –el equipo tiene
su sede en España–, y son muchos los que se me acercan para preguntarme
si seguimos en guerra o si necesito algo para mi familia. Cosas impensadas hace
unos años. Ahí es cuando tomás conciencia de cuánto
retrocedió la Argentina. De ser uno de los países admirados, pasamos
a ser noticia por los grandes quil…. Por ejemplo, los mecánicos del
equipo son españoles e italianos, y aunque hace un año que estoy
con ellos, todavía les cuesta entender lo que nos pasa.

–Sin
embargo, cuando tenés un tiempo libre, decidís volver…

–¡No
tengas dudas! Yo extraño mucho a la Argentina. El asado, las pastas en
familia, las reuniones con amigos y los partidos de Boquita son cosas que no tienen
precio. A mi país no lo cambio por nada del mundo. Acá nací,
me crié y aprendí a manejar una moto. ¿Qué más
le puedo pedir?

por Sergio Oviedo
fotos: Serie 1 Carburando, AP y gentileza
Diario La Opinión de RafaelaEl campeón en casa, con todos los trofeos y los cascos que usó en sus catorce años en el motociclismo.

El campeón en casa, con todos los trofeos y los cascos que usó en sus catorce años en el motociclismo.

El domingo 22, la ciudad santafesina de Rafaela se vistió de fiesta para saludar a su ídolo. Lo pasearon alrededor de la plaza principal sobre una autobomba.

El domingo 22, la ciudad santafesina de Rafaela se vistió de fiesta para saludar a su ídolo. Lo pasearon alrededor de la plaza principal sobre una autobomba.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig