Y el temblor pasó por toda América – GENTE Online
 

Y el temblor pasó por toda América

Actualidad
Actualidad

Una epidemia se extiende por América y ya atacó a casi medio millón de personas: Soda Stereo desplegó sus juegos de seducción por nueve países del continente, enloqueció a trece estadios, batió récords, puso a toda la prensa a sus pies, hizo temblar ciudades, brindó horas y horas de música y dejó a todos extasiados con sus shows. Me verás volver, la historia que empezó el 19 de octubre en Buenos Aires, recorrió miles de kilómetros y terminará el 21 de diciembre, en River Plate… ¿Esta vez será para siempre?

Soda Stereo provocó el temblor”, dijo el diario Milenio del DF mexicano. “¡Extasis!”, consignó Crítica, de Panamá. “La furia de Miami. Soda y un show inolvidable”, se leyó en América del Norte. Y los títulos siguen. Es que la locura que se desató para ver a la banda de Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti superó cualquier tipo de expectativa y especulación. El regreso, tras diez años de separación, hizo que los fanáticos acumularan demasiadas ganas de volver a verlos sobre el escenario. El trío regresó y el público respondió, como en los años 80’, cuando eran la banda que explotaba desde la Argentina y regaba sus influencias por todo el continente.

La primera parada fuera de Buenos Aires fue el miércoles 24 de octubre, en el Estadio Nacional de Santiago. Hubo 67 mil fanáticos, y el show quedó en la memoria trasandina como “uno de los conciertos más exitosos de la historia”. Como si fuera poco, la segunda presentación en Chile, el domingo 28, logró superar el récord de 126 mil entradas vendidas en dos fechas.

La locura siguió más al norte, en Guayaquil, Ecuador. Soda no tocaba en ese país desde hacía veinte años. “¡Guayaquil, carajo!”, gritó Cerati para abrir la noche, ante el grito de 40 mil fans, que habían llegado principalmente desde Quito y Cuenca, en micros, aviones y autos propios. La convocatoria fue tan fuerte que se saturaron los vuelos, las empresas de micros tuvieron que agregar servicios, se colmó la capacidad hotelera y varios tuvieron que dormir en las inmediaciones del estadio modelo Alberto Spencer, donde se presentó el show. Hubo algunos ciertos técnicos, pero según el diario El Comercio “no opacaron la calidad musical del espectáculo”. “Soda Stereo se defiende solo con su música. El espectáculo brilló pese al inconveniente”, consignó el medio. La prensa ecuatoriana calificó el show como “el más importante de la historia del espectáculo en Ecuador, tanto por su producción como por la cantidad de espectadores”.

Zeta, Cerati y Alberti siguieron de avión en avión y volvieron a pasar fugazmente por Buenos Aires y Santiago de Chile antes de desembarcar ante un México que los esperaba ansioso, diez años después.

AMERICA, A TUS PIES. Soda Stereo fascina y conquista”, definió el diario Milenio, de Monterrey. En el Estadio Universitario de esa ciudad se reprodujo la misma escenografía original que se había visto en Buenos Aires, Santiago de Chile y Guayaquil: pantallas leds, motores, luces especiales (diseñadas por el inglés Martin Phillips), consolas y círculos conforman los doce mil kilos de carga que transporta la banda para mantener el mismo nivel de producción en todas las ciudades. El camino siguió en Guadalajara, en el estadio 3 de Marzo, con 40 mil fans que corearon los temas desde el principio hasta el final.

El gran DF mexicano los recibió el 15 y 16 de noviembre. En el estadio Foro Sol, Soda volvió luego de diez años, juntando a los fanáticos de entonces y los de ahora. El intenso frío de la noche no logró congelar al público: Cerati y compañía se encargaron de calentar el ambiente con los clásicos Juegos de seducción, Te hacen falta vitaminas, Pic-nic y Telekinesis. Fueron tres horas ininterrumpidas de “rock y nostalgia”, según dijo la agencia EFE. Los Soda agradecieron el afecto recibido y el cantante se encargó de transmitir la alegría de la banda por tocar nuevamente en territorio azteca. Más de 180 mil gargantas mexicanas –las de hace diez años y las que se sumaron ahora– corearon los temas de sus ídolos.

El 21 de noviembre fue la primera escala en los Estados Unidos. En el estadio Home Depot Center de Los Angeles hubo 22 mil personas, en su mayoría latinos, que gritaron durante las casi dos horas y media que duró el show. Entre los espectadores estuvo Gustavo Santaolalla, quien dijo que el show estuvo “perfecto, increíble”. El segundo paso por el país del Norte fue el 4 y 5 de diciembre, cuando la banda tocó en el gigantesco American Airlines Arena. “Con dos recitales potentes y masivos, el legendario trío de rock argentino Soda Stereo cerró la noche del miércoles su paso por Miami, convertida en otra ciudad de la furia para honrar su reunificación”, elogió la agencia AFP. En tierra norteamericana también se escuchó el clásico “Olé, olé, Sodaaaa, Sodaaaaa”. “Uno de los mejores espectáculos del año trajo Soda Stereo a Miami: la banda que quedará inscrita en los libros de música como una de las grandes pioneras del rock en español”, escribiría después el Nuevo Herald.

ME VERAS VOLVER. Ya con vistas a su regreso a la Argentina, después de largos días y noches compartidas nuevamente, los Soda volaron hacia Bogotá. “En la noche de luna llena, el grupo argentino Soda Stereo embrujó con su regreso a Bogotá”, dijo el periódico El Tiempo. En el Parque Simón Bolívar hubo 52 mil personas, que convirtieron el show en el concierto pago más concurrido de la historia de Colombia.

La magia siguió en el Estadio Nacional de Panamá. “El estadio se quería caer cuando más de 17 mil almas coreaban una a una las canciones de esta agrupación, que hacía eco de su gran talento”, dijo el diario El Comercio. A ese país llegaron salvadoreños, guatemaltecos y costarricenses para ver a la banda por la que habían esperado una década.

El paso por Venezuela fue en las vísperas del referendo propuesto por Hugo Chávez. En el Hipódromo La Rinconada, de Caracas, hubo 52 mil personas. “Soda Stereo recordó su lección de rock”, tituló El Universal. “Soda tuvo su jueves de resurrección”, dijo El Nacional.

No íbamos a olvidarnos de Perú”, dijo Cerati sobre el escenario del Estadio Nacional de la ciudad de Lima. Hubo 40 mil personas en cada una de las dos noches de show. El momento emotivo fue sin dudas, Cuando pase el temblor. “¡Fuerza, Perú!”, gritó el cantante, para recordar a los afectados por el terremoto de agosto.

Diez años después, en América, la magia de Soda continúa, porque como la describió el Nuevo Herald: “Es la banda sonora de varias generaciones, la banda que nunca se fue”. Ahora Buenos Aires los espera el 21 de diciembre, otra vez, con los brazos abiertos. Para que entonces, sí, Gustavo Cerati –flanqueado por Zeta Bosio y Charly Alberti– regale el último, definitivo, “¡gracias totales”!

Uno de los momentos cumbre, en el primer país extranjero donde triunfaron. En el Estadio Nacional de Santiago de Chile hubo 67 mil personas el 24 de octubre, y la banda batió el récord de venta para dos fechas, con 126 mil fanáticos en total.

Uno de los momentos cumbre, en el primer país extranjero donde triunfaron. En el Estadio Nacional de Santiago de Chile hubo 67 mil personas el 24 de octubre, y la banda batió el récord de venta para dos fechas, con 126 mil fanáticos en total.

Gustavo Cerati brilla en el Estadio Parque Simón Bolívar, Colombia, el 24 de noviembre.

Gustavo Cerati brilla en el Estadio Parque Simón Bolívar, Colombia, el 24 de noviembre.

Más de 180 mil almas los vieron en el Foro Sol del DF mexicano.

Más de 180 mil almas los vieron en el Foro Sol del DF mexicano.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig