“Vuelvo a la tele, vuelvo a mis sábados, vuelvo a vivir” – GENTE Online
 

“Vuelvo a la tele, vuelvo a mis sábados, vuelvo a vivir”

Actualidad
Actualidad

Pipo Mancera (76) vuelve a la televisión. Nombre del programa: Sábados circulares. Fecha: sábado 19 de agosto de 2007. Canal: Crónica TV. Horario: 15 a 18 (sujeto a modificación). Más que una noticia, un notición. Se despidió, después de trece años en el aire, en noviembre de 1974. Pero los muy jóvenes no lo saben. No estaban, o eran muy chicos. Para ellos, vaya esta síntesis del libro Tevemanía (Sudamericana, 1999).

Sábados circulares: Canal 9. Show periodístico-musical conducido por Nicolás Mancera. Nace como un ciclo de verano. En sus trece años en el aire fue un programa-símbolo. Por innovador y precursor, Mancera puede ser considerado uno de los inventores de la televisión argentina a partir de la primera emisión de Sábados circulares: 6 de enero de 1962. Fue pionero en el formato ómnibus, en la cámara-sorpresa, en transmitir un programa por satélite (1969, desde Roma), en mostrar a un chico de 10 años haciendo jueguito con la pelota: Diego Maradona. En protagonizar pruebas de riesgo: escape de un baúl en el fondo del río, a lo Houdini, desmayarse en cámara (mayo de 1970, mientras hablaba con Tita Merello), meterse en las cloacas de la ciudad, tirarse en paracaídas, domar leones, y hasta limpiar los vidrios de un rascacielos. El 11 de noviembre de 1974 salió al aire la última emisión, por Canal 11.

Viernes 10, dos de la tarde, Riobamba 280, estudios de Crónica TV. Pipo allí, casi sepultado por latas de películas 16 milímetros: dos mil horas de filmación. Toda su historia televisiva.

–¿Cómo empezó este retorno?
–A pura sorpresa. Hace dos semanas me llamó Héctor Ricardo García, al que yo no veía desde hace tres años, y fue muy directo: “Quiero que hagas Sábados circulares en Crónica TV”. Ni una palabra más.

–¿Respuesta?
–“Bueno”, le dije. “Te mando el contrato”, me dijo. ¡Ya lo tenía hecho! Me lo mandó, se lo di a mi abogado, lo aceptó, y al otro día lo firmé. Desde el llamado de García hasta mi firma pasaron apenas setenta y dos horas…

–¿No vacilaste, no tuviste miedo, no mediste riesgos?
–Para nada. Pero me sorprendió muchísimo. Pensá que desde el 97, cuando me fui de Radio Mitre, no tuve ninguna oferta. Mucha gente me preguntaba por qué no hacía televisión. “Porque no me llaman”. Es decir, la pura verdad. Pero ya ves: vuelvo a la tele, vuelvo a mis sábados, vuelvo a vivir…

–¿Estás seguro del éxito?
–Estoy seguro de mi oficio y de la calidad y cantidad del material que tengo. Pero García está absolutamente convencido de que será un gran éxito. Y es un hombre de gran olfato…

–¿Esquema del programa?
–Voy a ir presentando notas que hice a lo largo de mi vida. Tengo de todo, y a todos…

No exagera. El productor Fabio Gabriel Alvigini, que trabaja a destajo sobre el enorme material filmado, arrima un papel con los nombres famosos encerrados en las latas. Sandro muy joven, Lola Flores, Raphael, María Félix, El Cordobés (célebre torero), Pelé cuando todavía jugaba, Serrat a sus 25 años, Geraldine Chaplin, Marcello Mastroianni, Simone Signoret, Sophia Loren, Atahualpa Yupanqui, Sean Connery, Irineo Leguisamo, Lolita Torres, Leonardo Favio, Cacho Fontana, Verdaguer, Ringo Bonavena, Alberto Closas, Luis Sandrini, parejas (Palito-Evangelina, Graciela Borges-Maneco Bordeu, Néstor Fabián-Violeta Rivas). Y advierte: “Es una pequeña parte. Hay mucho más. Notas hechas en medio mundo”.

–Pipo, ese material tiene treinta, cuarenta años. ¿Está bien conservado?
–Está perfecto. Mirá.

Desde un proyector, y sobre la pared de la pequeña oficina, desfilan algunas imágenes. Después, Héctor Ricardo García me lleva hasta las consolas. Por los monitores, a toda velocidad, pasa buena parte de la vida argentina de las décadas del 60 y 70. Al rato me invita a ver el estudio, todavía en construcción (“Pipo todavía no lo vio: quiero que lo vea terminado, que se sorprenda”, dice). Dos escenógrafas, Natalia Mastrángelo y Mariana Nelson –26 años ambas– dibujan y pintan la imagen de Pipo en aquellos años: de smoking, capa y galera, sonriente, y dentro de un círculo. Las paredes son rojas. Las cámaras esperan el sábado del retorno.

–¿Dónde tenías este tesoro?
–¡En la cocina de mi casa!

–¿Va todo grabado o en vivo?
–Por ahora, grabado. Pero si después del tercer programa las cosas andan bien, voy a hacer un mix. Por ejemplo, presento el casamiento de Néstor Fabián y Violeta Rivas en Santa Fe, corto y los tengo a ellos hoy, en el estudio, treinta y pico de años más tarde.

–¿Confiás en un rating parecido al de los primeros tiempos? (Sábados circulares nunca tuvo menos de 30 puntos, y picos de hasta 50).
–No conozco al público de Crónica TV de los sábados a la tarde, y en cable no hay medición. Pero insisto: García jura que el programa va a ser un golazo. Está enloquecido… (En un breve aparte García, que desde hace años mantiene un perfil bajísimo, me dijo: “Está todo vendido”. Una señal más que sugestiva).

El productor Alvigini sigue buscando, frenético, las joyas que guarda esa impresionante pila de latas, y explica: “Todo esto se manda al laboratorio. Los negativos se lavan con alcohol isopropílico y otros líquidos especiales, se secan, se vuelve a armar la torta, se compaginan, y finalmente se hace el transfer al sistema Betacam”. Enseguida, con la oficina en penumbras y el proyector a toda marcha, se ve a un Pipo muy joven piloteando una avioneta Cessna y narrando la técnica de vuelo. Pipo hoy, sentado, se mira a sí mismo en el comando. Sin lágrimas, pero con nostalgia.

–¿También sos piloto?
–Sí. Y hasta tuve avión propio: un Cessna 192. Pero sólo por seis meses. No pude mantenerlo.

–¿Descubriste alguna sorpresa especial?
–Mirá, anoche debutó Patinando por un sueño, y hace un rato encontré una nota en la que explico cómo se hace la pista de hielo del Luna Park. Se unieron el pasado y el presente…

–¿Qué es todo esto? (decenas de rollos más chicos en una gran lata).
–Las notas de los corresponsales que tenía en Europa y los Estados Unidos. Algunos de ellos ya fallecieron, pero siguen viviendo en estos rollitos…
No faltaron en aquellos años de oro encerrados en “estos rollitos” fuertes encontronazos ante preguntas picantes. Pipo le preguntó a Serrat: “¿Sos comunista?”, y el catalán, incómodo, le contestó: “No soy anticomunista”. Pero la perla de la corona fue el choque con Piero, por aquellos días cantante de protesta. Recuerda Pipo: “Durante el ensayo le dije que no cantara un tema contra la televisión, y me prometió cumplir. Pero el sábado, en cámara, me quiso joder y lo metió de contrabando. Grité ‘¡¡¡Pare la música!!!’, y le dije: ‘Donde se come no se caga’. Fue un gran escándalo…”.

–¿Todo el material sirve, Pipo, o hay cosas que…?
–No, claro. Algunas notas hoy no tienen sentido. El actor francés Louis Jourdan fue famosísimo, pero mostrarlo ahora no sirve, salvo para una minoría. En cambio, sí tiene sentido histórico mostrar la isla Huemul, en el Sur argentino, donde un presunto científico alemán, Hans Richter, le vendió a Perón la idea de producir energía atómica, y se hizo construir un bunker impresionante que costó millones, y donde nunca se hizo nada. Quedó abandonado, como el fósil de un delirio…

El sábado 19, a las tres de la tarde, por Crónica TV, volverá a escucharse el grito de guerra de Pipo:
–¡¡¡Fuerte ese aplauso!!!
Y para muchos, más de tres décadas después, será una manera de volver a vivir.
Pipo hoy, en el estudio especial que Héctor Ricardo García hizo armar en Crónica TV para el retorno de Sábados circulares, junto a la clásica caricatura que lo acompañó desde 1962 a 1974.

Pipo hoy, en el estudio especial que Héctor Ricardo García hizo armar en Crónica TV para el retorno de Sábados circulares, junto a la clásica caricatura que lo acompañó desde 1962 a 1974.

Pipo con un chico de 10 años que quería “jugar en la Selección”: Diego Maradona.

Pipo con un chico de 10 años que quería “jugar en la Selección”: Diego Maradona.

“<i>Nunca pensé que volvería a la televisión, porque hacía más de treinta años que no me llamaban. Estoy muy sorprendido, pero confío en García, en mi oficio y en mi material</i>”.

Nunca pensé que volvería a la televisión, porque hacía más de treinta años que no me llamaban. Estoy muy sorprendido, pero confío en García, en mi oficio y en mi material”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig