“Vivo enamorada de mi hijo, de mi pareja y de esta nueva profesión” – GENTE Online
 

“Vivo enamorada de mi hijo, de mi pareja y de esta nueva profesión”

Actualidad
Actualidad

Si de algo sabe –y mucho– Leticia Brédice, es de rendir a tiempo (incluso, antes también) las materias que le van quedando pendientes. A propósito o de casualidad. Con sacrificio o sin él. Siempre, indefectiblemente, se sale con la suya.

–¿Ahora qué?

–Directora de cortos. A comprometerme con las causas justas, con la sociedad, a sentir que hice algo más que maquillarme, vestirme y peinarme en esta vida.

–Tuviste un hijo…
–Y eso me conectó mucho con las mujeres, con el dolor. Cuando tuve a Indio sentí que parir era como nacer de nuevo. Me convertí en una nueva Leticia, mucho más sensible, humana, solidaria. Y éste es el ejemplo que quiero darle como madre.

–Pero la chica del cine y la televisión está. ¿Cómo hacés para convivir hoy con tu parte más frívola?
–Nunca fui tan frívola ni tan loca. Ahora aparece esta etapa nueva, que me fascina, pero cuando tenga que interpretar un personaje, cuando vuelva a actuar, ahí me calzo la peluca, me produzco y todo bien. Es el juego que quiero jugar.

–El de tener muchas facetas…
–Soy polifacética. La mujer es así: nos reinventamos constantemente a nosotras mismas. Algunos creen que sólo busco provocar, pero ése jamás fue el fin: todo comienza cuando me provoco a mí misma. No me conformo nunca, siempre voy por más.

–Pero hiciste una campaña de ropa sin ropa. ¿Cómo llamás a esa actitud?
–A tener actitud (risas). Hace tres años ya que mi amiga y diseñadora María Cher me convoca para sus gráficas. Este año le dije que quería contar algo más y le propuse crear una imagen fuerte, más conceptual que de producto, que muestre la realidad femenina fuera del consumo. Porque adoramos vestirnos y vernos geniales, pero también somos golpeadas, abusadas, parimos, abortamos… Ahí quise llegar. Entonces, cada foto va acompañada de una frase que dice verdades como éstas: “Hay mujeres con cáncer de mama” o “Hay mujeres anoréxicas”. Y ofrecemos un número telefónico, que es el 0800-66-MUJER (68537), de la Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad, donde se ofrece ayuda en esos casos.

–Sensibilidad, la palabra que mejor te define hoy. ¿Estás más llorona y susceptible?
–Estoy más luchadora que nunca, me siento una guerrera de la paz.

De la nada a actriz de cine. De la pantalla gigante a la chica éxito de televisión. De las tiras a la osadía de lanzarse como cantante y grabar su propio CD. También cumplió la fantasía de ser madre y se animó a formar una familia con el padre de su hijo. Se quitó la ropa para Playboy y ahora se desnuda otra vez para la nueva campaña de la diseñadora María Cher, donde juega a la modelo. Su última gran aventura: dirigir cortos sobre historias cruentas y verídicas, como el abuso infantil. En eso anda por estos días. Mientras su compañero de ruta, Juampi Sanguinetti, cuida de su hijo allá por Luján, en una quinta que suelen disfrutar todos juntos y en familia.

Está en La Boca, en el barrio xeneize, a unos trescientos metros de la famosa y colorida calle Caminito. Ahí anda grabando el último corto de su trilogía, que pretende pasar en la Defensoría del Pueblo, en fábricas y hospitales, en puestos sanitarios y casas de refugio, en los festivales de cine como el de Mar del Plata. “Soy una sacada –confiesa–. Me copo tanto que grabo entre cuatro y cinco casetes por cada corto, y después tengo que editar todo en no más de tres minutos. Por suerte soy rápida, sé muy bien qué quiero mostrar y qué no”.

–¿Por qué el abuso infantil?
–Porque alguien lo tiene que contar, porque siempre me golpeó, porque desde que tuve a Indio el tema me impacta mucho más.

–¿Vos lo padeciste?

–Yo tuve un padre bien tano, bien gritón. No padecí el maltrato en carne propia, pero me conmovía, y me conmueve. No me entra en la cabeza que un padre abuse sexualmente de su hijo, que una madre obligue a su hija a golpes a terminarse el plato de comida. Sin embargo, todo esto está instalado en la vida cotidiana de mucha gente. Y ojo, que uno comete el error de creer que sólo sucede en las clases sociales bajas, y estos dramas los sufren las mejores familias de Barrio Norte y San Isidro también.

–¿A dónde pretendés llegar con todo esto?
–¡Qué pregunta! Reeducar, tal vez. Más allá del impacto visual y emocional de mis cortos, busco ponerle acción, que esto provoque algo bueno en la gente. Que el que necesita ayuda se anime a pedirla. Que el que abusa deje de hacerlo. Lo que más me impresiona son las cifras. ¿Vos sabías que el 90 por ciento de los chicos abusados se convierten en adultos abusadores? No quiero que eso pase más. Busco revolucionar este sistema.

–¿Qué nueva locura tenés en mente para después de esto?
–Un segundo disco. Filmar alguna de las varias películas que me están ofreciendo. Hacer teatro en el verano. Seguir criando a mi hijo con el ejemplo y estar junto a su padre.

–Definíme a Indio.

–Un ser iluminado, precioso, el gran motor de mi vida. Hoy todo lo hago pensando en él.

–A su padre.
–Ahora está ocupándose de Indio mientras su mamá trabaja. Juampi: mi pareja, mi compañero.

–La dirección…

–Una materia que me quedaba pendiente como artista. Pero para que te des una idea, hoy vivo enamorada de mi hijo, de mi pareja y de mi nueva profesión. Me siento plena, ¿sabés? Y muy orgullosa de esta nueva Leticia que soy.

 Leticia metida en la piel de su último personaje: el de directora de cortos. Ya filmó tres y está en el proceso de edición. Sueña con proyectar sus historias en los festivales de cine.

Leticia metida en la piel de su último personaje: el de directora de cortos. Ya filmó tres y está en el proceso de edición. Sueña con proyectar sus historias en los festivales de cine.

 En el barrio de La Boca, su último escenario, junto a todo su equipo.  <i>“Me rodeé de amigos: lo tengo a Pablo Bossi en la producción y a Iván Wisogrod en la música. Somos un dream team dispuesto a hacer lo que nos gusta y ayudar a los demás</i>”, cuenta Leticia, feliz con su nueva hazaña. Y agrega: “<i>La solidaridad llama a la solidaridad: hasta Jorge Telerman me acercó a la Fundación Intervida, un espacio de ayuda y protección para los que sufren el abuso infantil, para colaborar en este proyecto</i>”.

En el barrio de La Boca, su último escenario, junto a todo su equipo. “Me rodeé de amigos: lo tengo a Pablo Bossi en la producción y a Iván Wisogrod en la música. Somos un dream team dispuesto a hacer lo que nos gusta y ayudar a los demás”, cuenta Leticia, feliz con su nueva hazaña. Y agrega: “La solidaridad llama a la solidaridad: hasta Jorge Telerman me acercó a la Fundación Intervida, un espacio de ayuda y protección para los que sufren el abuso infantil, para colaborar en este proyecto”.

 Para su tercera campaña de ropa junto a la diseñadora María Cher , Brédice quiso despegarse un poco del fashion y mostrarse una mujer más libre y real: “<i>Hay mujeres que abortan</i>”, será una de las frases del verano 07 de esta marca que decidió comprometerse con la problemática femenina. El 0800-66-MUJER ((68537), de la Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad, donde se ofrece ayuda en esos casos, acompañará las gráficas.

Para su tercera campaña de ropa junto a la diseñadora María Cher , Brédice quiso despegarse un poco del fashion y mostrarse una mujer más libre y real: “Hay mujeres que abortan”, será una de las frases del verano 07 de esta marca que decidió comprometerse con la problemática femenina. El 0800-66-MUJER ((68537), de la Dirección General de la Mujer del Gobierno de la Ciudad, donde se ofrece ayuda en esos casos, acompañará las gráficas.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig