“Viví el año más excitante de mi carrera y necesitaba un relax en familia” – GENTE Online
 

“Viví el año más excitante de mi carrera y necesitaba un relax en familia”

Actualidad
Actualidad

En Italia la llaman nuestra embajadora del Pop, pero en Punta del Este, adonde viajó con su familia por cuatro días, decidieron rebautizarla como la Diosa Rosarina del Pop, luego de verla transitar la arena, barrenar las olas y manejar el cuatriciclo como ninguna. “Volví a la Argentina para pasar las Fiestas con mi gente y para cumplir con ciertos compromisos comerciales de los que pronto se van a enterar. Luego de unos días entre los afectos, me terminaron de convencer para que viniera con ellos a Punta, y acá me ves. Lo mejor del verano es que puedo disfrutar de mi familia a full, porque mis sobrinos andan de vacaciones, sin ir a la escuela”, disfruta Lola, radicada en Milán desde el 2000.

“Tuve que hacer muchos sacrificios para crecer y avanzar. Recién cuando estás lejos de tus seres queridos te das cuenta de lo que los necesitás. Por eso ahora los aprovecho al cien por ciento”, agrega la muchachita de 1,71 m y 90-58-90, la misma que luego de algunas participaciones en la televisión nacional partió hacia Italia, país en el que pronto la adoptaron como hija propia gracias a su participación en Nôtre Dame de Paris, el musical basado en la clásica novela de Víctor Hugo, donde personificó a la protagonista, la gitana Esmeralda.

A continuación, discos, videos, participaciones especiales y el gran remate al estrellato, el año pasado: convertirse en la primera extranjera en ganar el prestigioso Festival de la Canción en San Remo. “Triunfo en Europa, pero sueño con cantar en el Obelisco”, cuenta con los pies en el mar quien la temporada pasada fue invitada del Festival de Cannes a la súper exclusiva fiesta de estreno de Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, donde se codeó con Harrison Ford, George Lucas, Steven Spielberg y Cate Blanchett; grabó la banda sonora que acompaña la nueva versión de La bella durmiente, de Disney; hizo de presentadora para Latinoamérica de los World Music Awards 2008, en Montecarlo; y cantó, durante el Festival de Venecia, en una cena a beneficio de la organización Not On Our Watch (de asistencia humanitaria a los desplazados del mundo), a pedido del mismísimo George Clooney.

Hoy, mientras prepara el lanzamiento en la Argentina de su próximo disco El diario de Lola, que incluye una canción de los años 20’ que se llama justamente Lola y relata la historia de una chica muy parecida a ella, la Diosa Rosarina del Pop (tal como, repetimos, la bautizaron en el Este) sigue caminando, barrenando, manejando el cuatriciclo, charlando con su hermana y su cuñado, mimando a sus sobrinos hasta el atardecer. “El jueves viajaré a México en busca de mi chico (el abogado italiano Manuel Malenotti, su novio desde hace cuatro años). Ojalá nos veamos pronto”, lanza levantando campamento. “Viví el año más excitante de mi carrera y necesitaba un relax así, en familia”, remata. Sexy sobre el barrenador, la rosarina goza del mar puntaesteño. “Ahora me voy a buscar a Manuel, mi novio, a México”, anticipó, quizá intentando ahuyentar tiburones.

Sexy sobre el barrenador, la rosarina goza del mar puntaesteño. “Ahora me voy a buscar a Manuel, mi novio, a México”, anticipó, quizá intentando ahuyentar tiburones.

Al tiempo que disfruta del mar y del sol, Lola no descuida sus afectos. “Volví a la Argentina para pasar las Fiestas con mi gente. Después de estar unos días, me terminaron de convencer para que viniera con ellos a Punta, y acá me ves”, le explicó a GENTE.

Al tiempo que disfruta del mar y del sol, Lola no descuida sus afectos. “Volví a la Argentina para pasar las Fiestas con mi gente. Después de estar unos días, me terminaron de convencer para que viniera con ellos a Punta, y acá me ves”, le explicó a GENTE.

Su debilidad, los sobrinos. Sus encantos, todos. Luego de mimar a los chicos, andar en cuatriciclo y meterse en el mar, Ponce dejó el parador de Movistar, despidiéndose del Uruguay.

Su debilidad, los sobrinos. Sus encantos, todos. Luego de mimar a los chicos, andar en cuatriciclo y meterse en el mar, Ponce dejó el parador de Movistar, despidiéndose del Uruguay.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig