Viggo Mortensen – GENTE Online
 

Viggo Mortensen

Actualidad
Actualidad

Dijo que subía a descansar. Saludó, tocó el botón del ascensor, pisó la
habitación, dejó dos valijas sobre el alfombrado escocés, tomó su cámara Leica
M6, salió raudo del cuarto, pasó sigiloso por detrás de los macizos
guardaespaldas y se escapó. Sí: apenas ancló en Buenos Aires, el actor
internacional del momento (su próximo film El retorno del Rey es el más esperado
del año y el más serio candidato al Oscar) salió a transitar la ciudad solo y
sin que nadie -nadie, eh- lograra individualizarlo. Quizá porque le faltaba la
barba del guerrero Aragorn de El Señor de los Anillos. Quizá porque le faltaba
el cabello al hombro del pintor David de Crimen perfecto. Quizá porque le
faltaba la soberbia interminable del mediático Roy de Daylight. Quizá porque le
faltaba el traje blanco y la silla de ruedas del Lalin de Carlito´s way. Quizá
porque le faltaba el bigote del jefe John de Hasta el límite. O quizá
simplemente pasó inadvertido porque Viggo Peter Mortensen (45) no sale a la
calle vestido de estrella.

"Admito que cuando el avión comenzó su descenso entre las nubes, dando vueltas,
creo, arriba de La Plata, mi corazón empezó a acelerarse
-reconoce sentado en un
sillón del Hotel Alvear-. Me emocionó descubrir el color verde primaveral de
todo. Mientras entraba en el centro, vi que llovía un poco y pensé:
'No voy a
acostarme, voy a dar una vuelta por La Recoleta, por los parques'. Así me acordé
de los distintos olores, de las increíbles araucarias. De repente, paré en un
puestito y me compré la revista Patoruzú".

"CREO QUE NO VOLVI CON LA FRENTE TAN MARCHITA". Misterios del mundo y su gente,
¿verdad?, que el hombre que eligieran el director Peter Jackson y New Line
Cinema para encarnar el personaje central de la última parte de la saga
residiera entre los dos y once años en el Chaco y la Capital Federal, después de
haber nacido en los Estados Unidos (origen de su madre) y antes de vivir en
Dinamarca (origen de su padre). "Tengo dos hermanos menores que se dedican a la
Geología. Mis padres todavía no sé a qué se dedicaban y se dedican -bromea
esquivando el tema-. Lo que sé es que firmaron el divorcio, que nos escribimos
de tanto en tanto y que mamá es de Boca y papá de River. Conclusión: Me hice
fanático de su gran rival, el Ciclón".
Por ello, durante la visita viajó hacia
Santa Fe para ver Colón-San Lorenzo. "Tomamos una camioneta y recorrimos 503
kilómetros de ida y 503 de vuelta. En mitad del camino compramos sándwichs,
pusimos un compacto de Gardel, sonó Volver y pensé: 'Creo que no volví con la
frente tan marchita'. Igual, hay cosas que siempre me esforcé para no extrañar",
confía.

-¿Ejemplos?
-Tomo mate amargo. En los suburbios de Venice, Los Angeles, donde me afinqué,
compro Rosamonte o Taragüí. También empanadas, membrillo. Elaboro dulce de leche
casero. Incluso, al no conseguir comer buena vaca argentina, me desquité
escribiendo un poema titulado Parrillada. Oí: (…) Ya no me gusta la carne como
me gustaba antes/ cuando era niño./ A lo mejor fue el olor del fogón/ y del
chimichurri (…).

-¿Qué país encontró?
-De paso por Rosario observé gran pobreza. Superior a la que había en otoño del
95 -la única vez que regresé- alrededor del Cementerio de Chacarita y en la zona
de Pilar, ahora de moda. Resulta increíble la incapacidad de los gobernantes.
Sin embargo, es peor en los Estados Unidos. El prójimo no debería subsistir en
la calle, sin un servicio médico, perteneciendo a la nación más rica del
planeta.

-Si hoy se realizara una encuesta, determinaría que la mayoría de los políticos
argentinos, debido a su omnipotente afán de individualismo y desinterés general,
estarían más cerca del maléfico -término que adoraba repetir J.R.R. Tolkien-
mago Saruman que del leal mago Gandalf. ¿Qué sucede en Norteamérica?
-Lo mismo. Definitivamente. No definiría a George Bush como Saurón, el Señor
Oscuro de Mordor, pero sé que, si pudiera, le sacaría el anillo del poder al
hobbit Frodo. En realidad, sostengo que ya lo hizo, y que de manera automática
resolvió ejercer su dominio irrumpiendo en Afganistán e Iraq.

"UN CABALLERO NUNCA CUENTA SECRETOS DE SUS DAMAS".
La entrevista seguida de
fotos (20 minutos y 20 minutos: rigurosidad hollywoodense que "el yanqui" -tal
lo llamaban aquí sus compañeros de la primaria- extiende según su cortesía y sus
propios tiempos) inaugura caminos que suelen bloquear los agentes de prensa. Vig,
neoyorquino de Manhattan, escucha y responde sin perder la calma, el excelente
castellano y la terminología aporteñada. Entonces habla sobre su hijo Henry (15,
del ex matrimonio con la cantante punk Exene Cervenka), cuya hache inicial luce
tatuada en la muñeca interior derecha ("Adoro la humildad, el respeto y la
capacidad de intercambio social que él posee y a mí me falta. No me ve como un
superhéroe. En el colegio lo incitan '¡Tu viejo es el mismísimo Aragorn, che!'.
Y él los para en seco:
'No, mi viejo es mi viejo'). Habla sobre su querida Perceval Press ("Una editorial que acerca información, libros, ideas, música,
poesía y opciones interesantes que normalmente el público no vería"). Y claro,
habla sobre mujeres:

-Recordamos que a lo largo de sus 42 films (aparte de otros dos por estrenar: El
Retorno… e Hidalgo, de Disney), besó a Nicole Kidman, a Gwyneth Paltrow, a
Sandra Bullock, a Liv Tyler, y sorprendió duchándose a Demi Moore. ¿Nunca? Usted
sabe, ¿nunca?

-Nunca… Nunca. Un caballero nunca cuenta secretos de sus damas.

-¿Ni siquiera de las viejas damas, las que seducían aquella niñez latina?
-Mirá, a mí me atraían el El lagarto Juancho y Batman, no Claudia Lapacó.
Calculá que me fui en 1969. No obstante, me invade la mente una chica que me
volaba la cabeza en la primaria: Silvia. No era mi novia pero me encantaba.
Aprovecho para confirmárselo. Medio tarde, claro... Fácilmente podría enamorarme
de otra argentina. Habría que optar entre muchísimas, y convencerlas de que me
den bolilla. Si las argentinas no son las número uno en belleza, andan cerca.

-Optar, menciona. Si lo dejaran suelto en una librería de la avenida Corrientes,
¿qué autores se llevaría: Sabato, Borges, Bioy Casares, Cortázar o Arlt?
-Seguro, Borges.

-¿Y a qué personaje de su/nuestra antigua Tierra Media le gustaría interpretar:
a José de San Martín, a Isidoro Cañones, a Don Segundo Sombra, a Martín Fierro o
a El Eternauta?
-Seguro, Martín Fierro. Clásicos al margen, en serio me complacería filmar un
libro de autor argentino.

Aunque los organizadores de su visita difundieron que la estadía de Mortensen en
el país se limitaría a "arribo el domingo a la noche; partida el martes a la
noche
", la realidad indicó que pidió un par de días extra previos y un par de
días extra posteriores para dedicarlo "a recuperar parte de semejante ausencia".
Disfrutó de los caballos detrás de la valla del Hipódromo de Palermo. Visitó el MALBA, guiado por Eduardo Costantini hijo. Caminó Florida. Se disculpó con los
hermanos Horacio y Bautista Heguy, ya que la falta de tiempo no le permitió
visitar su campo La Baronesa. Y rumbo a Ezeiza, decidió bajar en la cancha "del
Cuervo"
para despedirse de los jugadores, en especial del Beto Acosta, que le
regaló su camiseta. Antes de trepar al avión, pidió que lo comunicaran con
GENTE.

-Me quedé pensando en una pregunta que me acercaste: 'Si viniese el diluvio
universal y pudiera llevarse un objeto, ¿cuál elegiría?' Lanzaste la siguiente
lista: '¿Un piano y una armónica, lápiz y papel; un pincel, pinturas y un
lienzo; una cámara de fotos, un guión o una pelota de fútbol?'. Bueno, te
contesté una pelota de fútbol, y me equivoqué. Porque antes de abandonar alguna
de mis pasiones, te juro, preferiría morirme.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo, Walter Papasodaro
y gentileza Warner Bros
producción: Fini Bencardini
agradecemos a Sastrería Buenos Aires

No bien el avión comenzó su descenso entre las nubes, dando vueltas, creo, arriba de La Plata, mi corazón empezó a acelerarse", afirma en el Roof Garden del Hotel Alvear, el rubio actor de apellido escandinavo, acento porteño y sentir criollo.">

"No bien el avión comenzó su descenso entre las nubes, dando vueltas, creo, arriba de La Plata, mi corazón empezó a acelerarse", afirma en el Roof Garden del Hotel Alvear, el rubio actor de apellido escandinavo, acento porteño y sentir criollo.

Cuando estaba en la primaria, una chica me volaba la cabeza: Silvia. No era mi novia pero me encantaba. Aprovecho para confirmárselo ahora. Medio tarde, claro... Podría enamorarme de otra argentina".">

"Cuando estaba en la primaria, una chica me volaba la cabeza: Silvia. No era mi novia pero me encantaba. Aprovecho para confirmárselo ahora. Medio tarde, claro... Podría enamorarme de otra argentina".

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig