“Verón tendría que ser el primer jugador convocado para la Selección” – GENTE Online
 

“Verón tendría que ser el primer jugador convocado para la Selección”

Actualidad
Actualidad

Imaginan la escena? El tipo está en su casa, hay fútbol por tevé. Se acomoda en su mejor sillón, pero antes de ver el partido baja el volumen de la tele (chau relato) y pone música. Generalmente música clásica. A veces, jazz, a veces tango.

¿Verdadero o falso? Absolutamente cierto. A Víctor Hugo Morales, el hombre que a partir de los 80 cambió el relato radial, no le gustan los relatores de televisión. “Los hay con más ingenio, más o menos divertidos, pero en líneas generales la distancia de nivel artístico que hay entre el relato de televisión y el de radio es infinita. Y sí, cuando veo fútbol conozco a los actores, no necesito que me digan nada... En cambio cuando veo tenis no puedo: ahí necesito escuchar el ruido de la pelotita, porque es más inherente al juego”, explica.

Hacia mediados de mayo, al mando de un equipo de 14 personas, y por radio Continental, Victor Hugo cubrirá el Mundial de Alemania. Antes, desde este sábado, a las 14,hará un programa en cadena para las principales radios de Latinoamérica. Tema: el Mundial que se viene, claro, justo de lo que estamos hablando.

–¿Cómo ve a la Selección de Pekerman?
–Contra Inglaterra y Croacia me levantó el ánimo, más allá de que se haya perdido. Argentina demostró una profundidad, una verticalidad y una dinámica que no había tenido durante las eliminatorias. Aquel era un equipo lento, previsible, horizontal... Contra Croacia, sobre todo, quedó la impresión de que Messi aporta un espíritu vertical –encara siempre hacia el arco–, lo cual es una inyección muy positiva.

–¿Cómo formaría el equipo? ¿Y cómo le parece que lo va a formar Pekerman?
–Por rendimientos actuales, podría ser Ibarra, Ayala, Heinze y Sorín; si Mascherano está en su nivel, tiene que jugar; me gusta el equipo con un número cinco más que con doble pivot–, aunque no dudo que Cambiasso podría ser doble cinco; jugaría con Aimar y Riquelme de enganches, y con Messi y con Crespo; y tengo dudas con el 8, que son las mismas de Pekerman, porque ni Lucho González pegó el salto esperado, ni Maxi Rodríguez ha tenido tantas oportunidades como para saber qué da en la Selección…

–Omitió al arquero, un puesto con dudas…
–Abbondanzieri, sin ninguna duda. Es uno de los diez mejores arqueros del mundo, en un fútbol que ya no permite el lucimiento de los arqueros, por los cambios tremendos que ha tenido el puesto en los últimos años. Se terminó el anticipo del arquero que sabía dónde iba a caer la pelota. Si tomamos los grandes del pasado –por ejemplo, Fillol–, aun adaptándose a los tiempos físicos de la actualidad, tendría los mismos problemas que Abbondanzieri. Así que para mi gusto esa discusión es ociosa. Bastó que a Ustari –el chico de Independiente– lo miraran un poco más para que rápidamente bajara su calificación.

–El equipo que nombró responde a sus deseos, no a lo que hará Pekerman…
–Es cierto. Pekerman no va a poner a Riquelme con Aimar; va a recurrir a Riquelme de enganche, y pondrá a Maxi Rodríguez, Mascherano y Cambiasso. No es una mala idea. Ahí la clave es que no haya super dependencia de Riquelme, por eso le agregaría a Aimar. Para que, cuando esté clausurado Riquelme, el otro sea la alternativa para iniciar el ataque. No podés clausurar a dos tipos; a uno sí. Y si Aimar está físicamente bien, es un talento que no puede faltar en la Selección.

–Entonces Riquelme le ofrece dudas…
–No, pero sí me ofrece dudas que sea el único pivot táctico del equipo.

–El interrogante sobre el volante derecho nos obliga a hablar de la ausencia de Verón. ¿Qué postura tiene al respecto?
–Verón tendría que ser el primer jugador convocado para la Selección: no hay un jugador argentino que supere su calidad. Dos o tres detalles del último campeonato del mundo dejaron un mal recuerdo en la gente, pero es un jugador absolutamente impresionante; está en un buen momento, y es un gravísimo déficit en el plantel de la Argentina.

–¿Está bien llamado “el Grupo de la Muerte” el que nos tocó junto a Costa de Marfil, Serbia y Montenegro y Holanda?
–Si éste es el Grupo de la Muerte, es porque no se confía en que la Argentina pueda ser campeón del mundo. Si en términos lógicos la Argentina debería estar en las semifinales –y como mínimo en los cuartos–, no podemos plantearnos que éste sea el Grupo de la Muerte. Es uno con dificultades, en el que el partido con Costa de Marfil no se va a resolver con absoluta facilidad pero sí con claridad; en el que se le debe ganar a Serbia y Montenegro, y en el que se corre el riesgo de derrota contra Holanda. Pero clasificando dos por grupo, pensar que la Argentina no va a pasar es apostar a tener la misma mala suerte de Japón y Corea, cuando un gol te colocaba primero, y la ausencia de ese gol te dejaba afuera del Mundial.

–¿Cuáles son sus candidatos?
–Los favoritos para la final son Brasil y Alemania. La primera sorpresa la podría dar un equipo de los buenos –hablo de Inglaterra, Italia, la Argentina, Francia, Holanda– que juegue la final por uno de los otros dos. Y la otra la pueden dar equipos que no son potencias históricas, caso Portugal. U otro tapado, que podría ser Suiza. Son equipos que si llegan a semifinales romperían la quiniela.

–Sacando a Alemania y lo que implica la condición de local, ¿no ve a Brasil por encima del resto?
–Sí. Brasil es el NBA del fútbol… Ahora, en un día inspirado se le puede ganar. Pero tienen la mayor cantidad de mejores jugadores del mundo, y es natural que así sea: en un país de 200 millones de habitantes donde el cincuenta por ciento de la gente tiene menos de 20 años, con las condiciones sociológicas, con la historia y con la cultura futbolística que ningún otro país tiene, es la cosa más natural del mundo que sean los mejores. Porque siendo igual la pasión que acá, supera cinco veces en población a la Argentina. De ahí que tenga tres o cuatro veces mejores jugadores. En estos momentos, la Argentina tiene muy buenos jugadores, y espero que Messi sea uno de los distintos. Pero la realidad es que la Selección está sin jugadores distintos. Lo pudo ser Aimar, y se frustró por las lesiones. Otro candidato no hay, salvo Messi.

–En ese sentido, ya se habla de él como el nuevo Maradona. ¿Qué piensa?
–Me parece un disparate. Me opongo indignado. Para decir esto, hasta ahora fue necesario que Messi jugara nada más que un gran partido contra el Chelsea. Por ahora, ésa fue su gran demostración. Diego, en cambio, ha jugado no menos de trescientos partidos como ése…

–O sea, una falta de respeto…
–Es que esta cosa del marketing me asquea, porque ni siquiera el mismo Messi piensa en esta posibilidad. Es algo que se tira porque “¡total, si da lo mismo!”. Es parte de la irresponsabilidad que se tiene en el periodismo deportivo.

–Hay unanimidad en cuanto a que el trono del fútbol mundial lo ocupa Ronaldinho. ¿Coincide?
–Absolutamente. Creo que hay príncipes, y uno de ellos es Messi, pero el único rey es Ronaldinho.

–¿Qué otros jugadores habría que seguir especialmente en Alemania?
–Tiago Mendes (el portugués que juega para el Olympique Lyon en la Liga francesa), me parece un muy bien jugador… (piensa bastante…) …y Thierry Henry (el francés del Arsenal de Londres), otro fuera de serie. Después creo que no hay más de cuatro o cinco que rompan el molde. Y te diría que sin continuidad, encima…

–¿Estamos ante un fútbol más pobre…?
–O no. A lo mejor, son más las vallas que hay que sortear en el aspecto táctico. Todo depende de lo que tenés enfrente, y hoy hay una dificultad mucho más grande que en otras épocas. Creo que si al fútbol no le dan un alivio desde el reglamento, habrá que pedirle a la gente que cambie su cultura y su manera de ver… Hoy se trata de asistir a 90 minutos de algo no bello, no siempre entretenido, prestando atención a otros aspectos del juego. Disfrutando, quizás, de la firmeza de un defensor. En fin, empezar a verlo de otra manera.

–¿Entonces es partidario de cambios reglamentarios?
–Sí, creo que, sea como sea, tienen que eliminar todo tipo de roces. Por ejemplo, el típico hombrazo, que hasta ahora ha sido lícito, lo tienen que sacar, porque el hombrazo en sí mismo es una manera de desestabilizar a alguien que quiere jugar…

–¿Está pidiendo otro criterio de arbitraje?
–Claro. Por ejemplo, poner el cuerpo y no dejar pasar a un tipo ya es válido; pechar es válido…

–Como si se hubieran legalizado ciertas infracciones…
–Exacto. Un recurso viable sería limitar las faltas… O siendo más drástico, lo que aliviaría más al fútbol sería que lo jueguen diez contra diez, y hasta nueve contra nueve. Eso no se puede hacer por motivos gremiales. Entonces, hay que sacar de la manera más limpia y más urgente posible a aquel que no quiera jugar, y para eso serviría el límite de faltas. Son apenas pensamientos en voz alta. Por ahí, charlando, surgirían otras. O se le da un alivio desde el reglamento, o empecemos a mirar otra cosa. Hoy, el fútbol, si no sos hincha del que está jugando, no se puede ver. Ya no es entretenido. Como hecho estético se evaporó. Y no porque sea peor. Esto es lo que hay que transmitirle a la gente. Yo veo algunas jugadas que me parece increíble que las puedan hacer a esa velocidad.

–Cuando habla de “fútbol estético”, ¿en qué equipos piensa?
–Independiente del 84; Ferro de los 90 en general; Argentinos Juniors a fines de los 80; la Selección del 86; la Selección de Bielsa; el Real Madrid de hace unos años. Bajo ese criterio, del fútbol italiano no se puede rescatar a ninguno…

–¿Y a nivel selecciones?
–Tampoco, ni siquiera Brasil.

Desde el micrófono de Continental, cuenta el periodista y relator uruguayo, “<i>estamos haciendo un</i> casting <i>de relatores por Latinoamérica. El mejor se sumará al equipo de 14 personas que me acompañará al Mundial</i>”.

Desde el micrófono de Continental, cuenta el periodista y relator uruguayo, “estamos haciendo un casting de relatores por Latinoamérica. El mejor se sumará al equipo de 14 personas que me acompañará al Mundial”.

“<i>Los hay con más ingenio, más o menos divertidos pero, en líneas generales, la distancia de nivel artístico que hay entre el relato de televisión y el de radio es infinita</i>”

Los hay con más ingenio, más o menos divertidos pero, en líneas generales, la distancia de nivel artístico que hay entre el relato de televisión y el de radio es infinita

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig