“Varias veces me quise gatillar en la cabeza” – GENTE Online
 

“Varias veces me quise gatillar en la cabeza”

Actualidad
Actualidad

Entre sereno y quebrado, Mario Pontaquarto, que era secretario parlamentario cuando se pagaron coimas a senadores para impulsar la Ley de Reforma Laboral y es el primer arrepentido de este caso, dijo todo esto:

Lo hice porque no daba más. Porque me sentí abandonado por todos. Varias veces me quise gatillar la cabeza, no aguantaba más. No me interesó la plata, como se dijo por ahí. Sí, Fernando de Santibañes me prometió el puesto de representante de la SIDE en la embajada argentina en París, y me prestó cinco mil pesos… que en su momento le devolví. Entre el 14 y el 18 de abril pasaron la plata desde el Banco Nación a la SIDE… ¡en carretillas! Hubo senadores que me pidieron adelantos de 50 mil pesos a cuenta de lo que iban a cobrar como coima. Me decían, por ejemplo: ‘Escucháme, Tato. Tengo un descubierto bárbaro y un gran quilombo económico. Se me viene la noche’. Y yo les contestaba: ‘Tenés que arreglártelas solo’. Yo no les decía que tenía la plata conmigo, algo muy peligroso… Pero los muchachos me encaraban con una impunidad total. Además, se mejicanearon entre ellos. Me fui dando cuenta después, cuando, en confianza, contaban lo que habían hecho. Pero eso sí: entre ellos nunca confesaban lo que había recibido cada uno, y les encantaba hablar de los que recibieron menos. Comentaban que los senadores nuevos, o los que no estaban en posiciones clave, como la presidencia de comisiones, habían cobrado sólo 50 mil pesos, porque los que manejaban todo eran ocho o nueve senadores, y los demás acompañaban con su voto y recibían su premio. Las leyes estaban tarifadas. Todo tenía su precio. Bastaba ver su crecimiento patrimonial, aunque la Justicia nunca pudo comprobar un caso de enriquecimiento personal. Es increíble: si yo lo vi, ¿cómo no lo descubrió la Justicia, si no tenía más que investigar las tarjetas de crédito? Festejaron la sanción de la Ley de Reforma Laboral obscenamente, hablando a los gritos de la guita… ¡en el comedor del Senado! Pero ahora la presión es terrible y los ex senadores la van a empezar a sentir. Se van a quebrar y se van a mandar al frente unos a otros, porque mientras algunos van derechito a la cárcel, los otros se dan la gran vida, aunque la coima la cobraron todos.

Muchos podrán dudar de mi palabra, pero hay un informe de la SIGEN que asegura que el 14 de abril de 2000 la SIDE cobró un cheque del Banco Nación de 6 millones de pesos. Cuatro días después, al mediodía (mi ingreso está comprobado), retiré de la SIDE… ¡los cinco millones! Sandra Montero, en su declaración, complementa mis dichos. Ella cuenta que vio el dinero en el despacho de Remo Costanzo (algo que yo no vi), pero coincide en todo lo demás. Las cosas fueron así: el 11 de agosto pasado me llamó uno de mis abogados, Hugo Wortman Yofre, y me dijo que había una testigo que conocía el caso de las coimas, y que tenía agendas, mails y datos. No dudé, porque sabía que ella había estado muy cerca de Remo Costanzo. Su declaración fue muy importante, porque corroboró que hubo otra boca para el reparto de plata, que los senadores lo insultaron a Antonio Cafiero, que le temían a Palito Ortega porque era nuevo, y además habló de fajos de billetes cerrados al vacío: lo mismo que declaré yo… Lo más importante de este juicio es que se trata del primero contra la corrupción. Va a ser histórico…”.

UN FISCAL DEMOLEDOR. El fiscal federal Federico Delgado pidió, en la mañana del lunes 28 de agosto, la elevación a juicio oral y público de la causa por el pago de sobornos en el Senado, y puso al ex presidente Fernando de la Rúa en el centro del caso, al establecer que “parte del hecho ocurrió materialmente en su despacho de la Casa Rosada”. Según su dictamen, el “pacto ilegal” (sic) que derivó en el reparto de sobornos por 5 millones de dólares se gestó el 4 de abril de 2000 en el despacho del ex mandatario, y concluyó veintitrés días más tarde, cuando los responsables de la maniobra terminaron de cobrar su parte. Dice también el fiscal que De la Rúa sobornó a senadores del PJ y de la UCR para lograr la sanción de la Ley de Reforma Laboral, exigida por el FMI y necesaria para él con el fin de demostrar que podía gobernar a pesar del poderoso bloque opositor que tenía en el Congreso. Así las cosas, Delgado cree que están en condiciones de ser juzgados Alberto Flamarique (ex ministro de Trabajo), Fernando de Santibañes (ex jefe de la SIDE), seis ex senadores, y Mario Pontaquarto. Los seis ex senadores son el radical José Genoud (Mendoza) por cohecho activo (pago de los sobornos, al igual que los ex funcionarios), y los justicialistas Augusto Alasino (Entre Ríos), Emilio Cantarero (Salta), Alberto Tell (Jujuy), Remo Costanzo (Río Negro) y Ricardo Branda (Formosa), por cohecho pasivo (cobro de coimas). En su pedido, el fiscal calificó al episodio como “la crisis más aguda de la vida institucional de la República Argentina desde la salida democrática del 10 de diciembre de 1983”.

PALABRA DE JUEZ. En la solapa del libro El arrepentido (Sudamericana), escrito por Mario Pontaquarto, Daniel Rafecas, el juez de la causa, escribió: “La evolución de los acontecimientos hasta nuestros días me convence de que no ha sido otro sentimiento que el de autopreservación el que empujó a Mario Pontaquarto a declarar como lo hizo a partir de diciembre de 2003, sin hesitación y de modo sistemático, aun asumiendo el coste de privaciones que padeció y que aun le quedan por soportar. Pontaquarto prefiere la perspectiva de la condena formal de la justicia convencional, que incluso lo puede llevar a prisión, a la condena de su propia conciencia, por callar frente a sus conciudadanos, a su esposa y a sus hijos la verdad que conoce por haber sido uno de los actores principales de uno de los episodios más vergonzosos de la vida política de nuestro país desde la restauración de la democracia en 1983”.

Más allá de los esfuerzos de sus abogados defensores –Hugo Wortman Jofre, ex socio de Luis Moreno Ocampo, hoy fiscal de la Corte Internacional de La Haya, y Juan Manuel Alemán–, Pontaquarto podría ser condenado a una pena de tres a seis años de prisión. Por lo demás, y según la investigación del juez Rafecas, quedarían probadas la cena entre Costanzo y Sandra Moreno en la pizzería Los Inmortales, el llamado de Costanzo a su casa de Río Negro desde el celular de Montero, y su presencia en la casa de Cantarero –algo que al principio negó– el día del pago de las coimas. Jaqueado por la evidencia, admitió: “Lo fui a ver a Cantarero a la casa porque estaba enfermo, y lo acompañé para mirar una película”. No menos revelador es el testimonio del senador Alberto Tell (Jujuy): “La noche en que se habrían pagado los sobornos cené en el restaurante del Senado y después me fui a tomar un café a La Biela con los senadores Pardo y Yoma”. Pero cuando Rafecas le preguntó a Pardo si esa afirmación era cierta, la respuesta fue negativa: dijo que nunca estuvo con Tell en La Biela, y que además estaba peleado con Yoma, de modo que no hubiera compartido una mesa con él…

Poco a poco, las coartadas se caen como un castillo de naipes. Poco a poco, al final de la historia, ¿se podrá escribir “Será justicia”?

   “<i>Ya no aguantaba más, por eso hablé. La declaración de Sandra Montero fue muy importante porque corroboró que hubo otra boca para el reparto de plata, que los senadores lo insultaron a Antonio Cafiero, que le temían a Palito Ortega porque era nuevo, y además habló de fajos de billetes cerrados al vacío: lo mismo que declaré yo…</i>”

Ya no aguantaba más, por eso hablé. La declaración de Sandra Montero fue muy importante porque corroboró que hubo otra boca para el reparto de plata, que los senadores lo insultaron a Antonio Cafiero, que le temían a Palito Ortega porque era nuevo, y además habló de fajos de billetes cerrados al vacío: lo mismo que declaré yo…

   El doctor Daniel Rafecas  resolvió los procesamientos por cohecho de los ex senadores y  ex funcionarios del gobierno de la Alianza por la coimas en el Senado.

El doctor Daniel Rafecas resolvió los procesamientos por cohecho de los ex senadores y ex funcionarios del gobierno de la Alianza por la coimas en el Senado.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig