“Una mujer inteligente jamás revela sus trucos” – GENTE Online
 

“Una mujer inteligente jamás revela sus trucos”

Actualidad
Actualidad

Era miércoles. Mi madre me acompañó a llenar un formulario en una agencia, y dejé dos fotitos… ¡que me había sacado mi tío en el living de casa! Cuando se enteró de que eran para ser la cara y el cuerpo de una marca de ropa interior, mi mamá ¡no me dejó! El mismo día, a las cinco de la tarde, me habían llamado para un casting. No sabía de qué se trataba (era para una película), pero me dejaron ir. Me presenté, y ¡bingo!, terminé haciendo de Evita, dirigida por Eduardo Mignogna”. (Confesión a GENTE de la acuariana Flavia Palmiero).

Después, esta charla:

–En la calle, frío cruel. Aquí, en el estudio, 40 grados… más la temperatura que hacés subir en ropa interior… ¿A qué te remite esta escena?
–A aquellas ganas, ¡tan adolescentes!, de ser modelo.

–Hace tiempo… ¿Resistís el archivo?
–To-tal-men-te. Es más: soy más atractiva para las cámaras… y para los señores. Para algunos, por lo menos.

–¿Esos señores conocen tu ficha humana y técnica?
–Sí… o no. No me importa. Soy madre de dos hijos (Giuliana,18, y Gianni, 13), fui ídola de la tele en los 80 y los 90 con La ola verde, La ola está de fiesta, Flavia está de fiesta, Corazón de tiza y Mamá por dos.

–¿Conocen tus medidas?
–Por lo menos las calculan. Pero aquí va la verdad, toda la verdad y sólo la verdad: 92-60-90.

–¿Amor, amores?
–Por ahora… ¡cero!

–¿Soledad elegida o inevitable?
–Estoy en la búsqueda, pero sin desesperación. Ya llegará el que tenga que llegar.

–Es tu debut como modelo de ropa interior. ¿Eso mueve a reflexiones especiales, o…?
–Posar en ropa interior no es fácil.

–Parece todo lo contrario: es tan poca tela...
–Sí, pero todo el cuerpo. Sin embargo, la propuesta fue muy atractiva, y arriesgarse siempre es bueno. Fijate que hoy en todo el mundo buscan mujeres mayores de 35 años para este tipo de campañas.

–¿Razones?
–Porque se fijan en la trayectoria y el talento. Eso prueba que un cuerpo, por perfecto que sea, no vale por sí mismo. Continente… y contenido.

–La colección se define como sexy y elegante. ¿Sos así?
–Tal cual. Porque sería muy difícil (imposible, casi) representar lo que no soy.

–¿Cuál es tu código de ropa interior?
–Esta ropa me gusta mucho. ¡Muchísimo! Hace poco rompí con el clásico blanco y negro, y me animo a los colores. Me divierten…

–¿Gusto personal o gancho para ojos ajenos?
–Por ahora, sólo para mí.

–Nadie, nadie, nadie en este planeta cree que estás sola…
–¡De verdad, creéme! Y así será hasta que encuentre al hombre que me enamore y me haga feliz.

–No pedís casi nada…
–Mientras tanto, me gusta estar en casa mirando la tele con mis hijos.

–¿Alguna escapadita?
–Sí, con amigos. Pero no a la caza del hombre…

–Después de verte en carteles de 100 metros cuadrados en la General Paz, algo va a pasar…
–Y… es posible. Pero los más sutiles verán más lo sensual que lo sexual, que es un juego más divertido.

–¿Tus hijos opinaron?
–Sí. Y me aprobaron. Eso vale más que mil juicios ajenos.

–Un poquitín te gusta provocar…
–Sí. Como a todas las mujeres. Pero depende de la situación. Uno no va por la vida con un cartel colgado del cuello. No soy tan directa. Me gustan las sutilezas…

–¿Cómo te llevás con tu cuerpo?
–Mejor que a los 20 años.

–¿Por qué?
–Porque estoy parada en otro lugar. Siempre fui pudorosa, pero con los años te animás a soltarte (y a mostrar) un poco más. Sos un lindo envase, pero con mucha sabiduría adentro. Eso se llama experiencia…

–¿Te gusta ser una sex symbol?
–Nooo… Tengo una imagen muy tranquila.

–Tanto como un sismo de ocho puntos en la escala Richter…
–Mirá: algunos hombres se inhiben porque no entienden que soy una mujer muy, muy, muy normal. El hombre que se acerca a mí con inteligencia, lo advierte. Y el que no, no me interesa.

–¿Qué te seduce de ellos?
–Que sepan conquistar. Que entiendan las indirectas. Los que no, abstenerse.

–¿Alguna vez encaraste?
–¡Nooo! ¡Jamás! Prefiero que se dé cuenta solito…

–¿Y si no se da cuenta, pobre?
–Que aprenda.

–¿Y si es demasiado tarde para aprender?
–Nunca es demasiado tarde.

–¿Sos capaz de... digamos, una ayudita?
–Soy una mujer inteligente…

–¿Qué querés decirme?
–Que una mujer inteligente jamás revela sus trucos.

–Ah…
–Ah, ¿qué?

–Ah.
–Ah, bueno. Más sexy que nunca, Flavia muestra sus curvas perfectas: 92–60–90. “<i>Hay miles de cuerpos bellos, pero si no tienen desarrollado su interior, mueren como un simple envase</i>”, sentencia.

Más sexy que nunca, Flavia muestra sus curvas perfectas: 92–60–90. “Hay miles de cuerpos bellos, pero si no tienen desarrollado su interior, mueren como un simple envase”, sentencia.

A las 10 en punto de la mañana comenzó la compleja producción fotográfica para la campaña publicitaria de Peter Pan. Retoques de maquillaje, peinado perfecto, pose de prueba, y… ¡acción! Después de diez horas de trabajo, se levantó el telón sobre el resultado de toda esa alquimia. Lugar: una casona en Los Cardales. Nombre de la colección: Amor y Carmen. Ahora, ¡al mercado!

A las 10 en punto de la mañana comenzó la compleja producción fotográfica para la campaña publicitaria de Peter Pan. Retoques de maquillaje, peinado perfecto, pose de prueba, y… ¡acción! Después de diez horas de trabajo, se levantó el telón sobre el resultado de toda esa alquimia. Lugar: una casona en Los Cardales. Nombre de la colección: Amor y Carmen. Ahora, ¡al mercado!

“<i>No estoy todo el día en pose: sólo para las cámaras. En mi vida privada soy muy, muy natural. Los hombres que se me acercan se dan cuenta de que no soy una sex symbol sino algo más</i>”.

No estoy todo el día en pose: sólo para las cámaras. En mi vida privada soy muy, muy natural. Los hombres que se me acercan se dan cuenta de que no soy una sex symbol sino algo más”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig