Un pura sangre en el mar – GENTE Online
 

Un pura sangre en el mar

Actualidad
Actualidad

No hay dudas: es el más famoso que hasta ahora ha pisado estas playas. A cada paso que dio en el balneario Hemingway y sus alrededores, Juan Martín Del Potro (21) impactó con su metro noventa y ocho. Rodeado de amigos y de una desconocida morocha que no lo dejó ni a sol ni a sombra, La Torre de Tandil se cansó de firmar autógrafos y de sacarse fotos con fans de todo tipo: los chicos, que sueñan con emular sus proezas sobre una cancha de tenis, las chicas –sin importar la edad–, que comentaban sus bíceps, cola y espalda, y hasta excéntricos millonarios que, cholulos al fin, esgrimían sus celulares de última generación para suplicar por una foto con el mejor deportista argentino del año. Juan Martín atendió a todos, siempre con una sonrisa, un apretón de manos, un beso o un gesto amable. Y al caer la tarde del sábado se dio un merecido chapuzón (siempre con la morocha como stopper).

Pasó unas minivacaciones recostado sobre la arena, descansando, tratando de pasar desapercibido, sin alardear, pese a ser nada menos que el número 5 del planeta tenis. Del Potro sabe que se viene un 2010 muy duro –“llegar es más fácil que mantenerse”, dicen los que saben–: por eso, después de pasar fin de año en su Tandil, viajó a Cariló con su barra más íntima. Y el domingo 3 de enero, ya en Buenos Aires, comenzó a entrenarse en el complejo El Clú de Saavedra, en doble turno, y bajo la vigilancia de Franco Davin, su entrenador, y Martiniano Orazi, su preparador físico. Lo hará hasta el viernes 8, día en que viajará a Melbourne para participar del certamen de exhibición AAMI Kooyong Classic, junto con el serbio Novak Djokovic, el francés Jo-Wilfried Tsonga, el sueco Robin Soderling y el español Fernando Verdasco, entre otras celebrities. Y enseguida, el primer gran desafío del circuito, el Abierto de Australia, Grand Slam inaugural del año.

A Delpo, quien en el 2009 rompió todo tipo de corazones, se lo vinculó amorosamente con las modelos Yanina Screpante y Lola Bezerra, con Lulipop (otrora Luciana Salazar), Cecilia Oviedo (la ex de Nito Artaza) y ¡hasta con Susana Giménez! Ninguno de estos romances fue confirmado… ni desmentido. Será porque los pingos –los potros– se ven en la cancha. En el atardecer del sábado, Juan Martín salió de su carpa del balneario Hemingway y nadó con sus amigos, entre los que estaba una curvilínea morocha, quien no se separó de él en ningún momento.

En el atardecer del sábado, Juan Martín salió de su carpa del balneario Hemingway y nadó con sus amigos, entre los que estaba una curvilínea morocha, quien no se separó de él en ningún momento.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig