Un amor cada día más fuerte – GENTE Online
 

Un amor cada día más fuerte

Actualidad
Actualidad

Nicolás Cabré (25) es un tipo cariñoso y simpático… sobre todo cuando está con su novia, Florencia Torrente (17). Entonces, aquel chico que bailaba con Flavia Palmiero en La ola está de fiesta y terminó compartiendo escenario nada menos que con Alfredo Alcón, se olvida de todo y se entrega a a su amor: acaricia su espalda, le pasa el bronceador y atiende todos los pedidos de Tota, tal como bautizó Adrián Suar a esta mini Araceli González.

El viernes 12 de enero, apenas pasado el mediodía, la pareja ingresó al estacionamiento del reservado parador Honu Beach (a metros del Faro) en el Bora gris de Cabré, quien a mediados de abril reaparecerá en el cine protagonizando un cuento de Juan José Saer: Tres corazones, bajo la dirección de Sergio Renán.
La excusa de la llegada a Mardel fueron unos compromisos de Floppy en Personal Beach Peralta Ramos, uno de los balnearios más completos de la Costa Atlántica. Es que al finalizar 2006 la hija de Ara terminó sus estudios secundarios, y hoy proyecta vientos de cambio: “Siempre me pareció divertido posar para la cámara. Cuando era chiquita la copiaba a mi mamá. Pero al principio no quería hacer esto porque, en realidad, desfilar no me gusta; sólo disfruto de hacer fotos”, explica, mientras piensa en estudiar baile y mira de reojo la carrera de Dirección de Cine. Eso sí, la bonita joven de 17 años aclara: “De lo único que estoy segura es que no pienso en actuar. Eso no me gusta; te lo firmo”.

¿CELOSO YO? Puertas adentro, Cabré se presenta como un hombre muy celoso de lo que ha ganado con esfuerzo y sudor en este año y diez meses. Por eso, no se banca demasiado que le miren a su chica o que algún adolescente se acerque a pedirle un autógrafo. ¿Y Florencia? Ella se define un poco más liberal o, al menos, explica que ya está acostumbrada a determinadas situaciones que exige el medio: “¿Si me molestan los besos de Nico cuando actúa? Obvio que me molestan, pero me los banco, porque desde muy chica veía a mi mamá besar a actores en el trabajo. ¿Qué le voy a decir? En cambio Nico es… muy celoso”.

A las cuatro de la tarde, Florencia deja a su novio en Honu Beach y parte en su auto para cumplir con su trabajo. Llega el momento de las cámaras y posa natural, desinhibida y sexy para las cámaras, da algunas entrevistas y posterga otras porque Nicolás le pide por mensajes de texto: “Amor, apuráte que estoy aburrido”, decían, palabras más, palabras menos.

Se sabe, Cabré no es un amante de la exposición y de los lugares superpoblados. Por eso, el viernes por la noche se alojaron en el exclusivo Hotel Sheraton de Mar del Plata. Ni salieron: se quedaron en uno de los salones del hotel, con jazz de fondo, degustando sushi. El sábado volvieron al bungalow que alquilaron en el reservado parador cercano al Faro, donde Cabré pidió: “Por favor, nada de fotógrafos”. Esta vez, la estadía playera fue muy corta, porque la costa fue maltratada por una tormenta de viento y arena. Pero no les importó demasiado y se fueron abrazados al Health Club Neptune Pool and Fitness Center del hotel, donde recibieron un tratamiento fast shiatsu (masajes con digito-presión) para aliviar las tensiones, tal vez provocadas por la presencia de fotógrafos.
Florencia confiesa entre los suyos que está “muy, pero muy enamorada de Nico”. También, que sueña casarse de blanco “en una fiesta a todo trapo, con todos los chiches” y que quiere “ser madre joven, a los veintipico”. Está claro que el actor no cuenta demasiado de su vida privada, y que por ahora prefiere disfrutar varios años de noviazgo.

Sobre el final del fin de semana, la pareja descubrió que no era tan grave disfrutar sin mirar todo el tiempo alrededor. Tanto, que el check-out que debían realizar el domingo fue postergado y prolongaron su estadía sin remordimientos...

Nico no se despega ni un instante de su novia de 17 años. Los dos se reconocen celosos, pero la hija de Araceli lo maneja mejor.

Nico no se despega ni un instante de su novia de 17 años. Los dos se reconocen celosos, pero la hija de Araceli lo maneja mejor.

Florencia jura estar muy, pero muy enamorada. Nicolás no larga demasiado, pero solo basta verlo para darse cuenta de lo “metido” que está. Compartieron el fin de semana en Honu Beach, donde Cabré se mostró solícito y cariñoso.

Florencia jura estar muy, pero muy enamorada. Nicolás no larga demasiado, pero solo basta verlo para darse cuenta de lo “metido” que está. Compartieron el fin de semana en Honu Beach, donde Cabré se mostró solícito y cariñoso.

La pareja alquiló un bungalow en una reservada playa de Mar del Plata. Florencia cumplió con un compromiso comercial en Personal Beach Peralta Ramos. Pasaron la noche en el Sheraton, donde en el spa recibieron masajes y digitopresión.

La pareja alquiló un bungalow en una reservada playa de Mar del Plata. Florencia cumplió con un compromiso comercial en Personal Beach Peralta Ramos. Pasaron la noche en el Sheraton, donde en el spa recibieron masajes y digitopresión.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig