“Tuve que esperar 30 años para ser reconocido como actor” – GENTE Online
 

“Tuve que esperar 30 años para ser reconocido como actor”

Actualidad
Actualidad

Fue el galán en los 80’ y “langa” maduro a fines de los 90’. También lo vimos como padre de familia, director técnico y hacker. Tuvo varios éxitos, muchas mujeres y algo de dinero. Protagonizó uno de los programas más vistos de la historia de la tevé argentina: Amigos son los amigos. En esos años moldeó su personalidad de canchero. Y se convirtió en un tipo muy popular. ¿Qué tanto? Mucho, demasiado. En sus épocas de gloria, los partidos del equipo de Los Galancitos eran televisados por ATC. En colores y para todo el país. Carlín llevaba el número 10 en la espalda, obvio.

Jura que el 23 de febrero de 1981 hizo un gol maradoniano, de antología, en el Estadio Mundialista de Mar del Plata. “Siempre soñé que me ovacionara todo un teatro de pie. Después quise que todo un estadio gritara mi nombre… ¡y alguna vez lo logré!”, hace memoria. Era tal el fervor que generaba aquel equipo de carilindos, que el DT que lo aplaudió aquella noche al costado de la línea de cal era nada menos que César Luis Menotti. “Yo toqué el cielo con las manos, alcancé la gloria. Pero un día me caí desde un precipicio, me fui al fondo del mar… y casi me muero”, completa.

En estos treinta años de carrera, un día del ’99 marcó su vida: fue cuando sufrió un accidente cerebrovascular que dejó parte de su cuerpo con cierta dificultad motriz. Hasta entonces, en tanto camino transitado, Carlos Andrés Calvo sólo disfrutó del cariño de sus fans: jamás había sido premiado por su labor actoral. Bah, en realidad ganó un premio, hace 25 años, cuando protagonizaba Extraña pareja junto a Ricardo Darín. Aunque aquel reconocimiento tuvo poca legitimidad. Recuerda Carlín: “Había una entrega de premios que se hacía en el boliche Simbiosis. Yo fui a ver qué pasaba con las chicas, porque sabía que el premio era para Luis Brandoni. Pero en un momento se me acerca Cacho Rubio y me dice: ‘Brandoni no vino. ¿Te jode si te doy el premio a vos?’. ‘¿Cómo me va a joder? ¡Dámelo!’, le dije”.

El reconocimiento a su calidad actoral llegaría mucho tiempo después. A sus 55 años, aunque él insista en que no tiene más de 49 o 50… Fue el 9 de febrero de este 2009, cuando recibió el premio Estrella de Mar al Mejor Actor de Comedia de la temporada. Les ganó a monstruos como Adrián Suar o Gerardo Romano. Ese día, el maduro galán lloró. Recordó la gloria y el precipicio, también que su mujer, Carina Galucci (37), lo miraba en directo desde la cama junto a sus hijos, Facundo (9) y Abril (3). “Pensé que nunca más iba a ganar un premio”, acepta ahora Carlín en el patio de su casa en Mar del Plata.

–¿En serio no veías ninguna chance de ganarlo?
–No, no registré la posibilidad de ganar porque, durante años, en cada nominación me daba manija y después sentía una gran frustración. Esta fue una temporada muy difícil para mí: quise largar todo, porque sentía que no podía construir este personaje para hacer reír. Entonces me agarraron mi hermano y el director Olivieri y casi me matan. Son tipos clave en mi vida actoral.

–¿El mote de galán te jugó en contra a la hora del reconocimiento?
–Seguramente, pero aprendí a convivir con eso. Uno se va curtiendo. Imaginate que el año que protagonicé La pulga en la oreja recibí buenas críticas de la prensa, pero a la hora del Estrella de Mar ni siquiera tuve terna… ¡Nominaron sólo a dos! ¡Me ignoraron! Por eso, por primera vez en mi carrera me sentí reconocido.

–¿La emoción del premio tuvo que ver con el accidente cerebrovascular que sufriste hace diez años?
–También. Por eso estaba súper emocionado y no podía hablar. Muchos habrán dicho: “Tampoco es para tanto…”. Pero a mí se me vinieron encima estos diez años de lucha. Yo viví 30 temporadas en Mar del Plata y lo veía pasar. Que te reconozcan los colegas es muy fuerte, te da paz.

–¿Todo lo que llegó a tu vida a partir del ’99 fue un bonus track?
–Seguro. Yo estaba de vuelta en esta profesión. Me la pasaba tirado en la cama, mirando el techo. Y no es que me dieron este premio por lástima… ¡Pasaron diez años! Es un regalo de arriba, un regalo del cielo. Yo toqué la gloria y el fondo del mar. Conozco la diferencia, y por suerte estoy de nuevo.

–En los tiempos de Los Galancitos recibiste un reconocimiento muy importante: ¡el del sexo opuesto!
–Fue un momento de gloria. Y cuando estás ahí, puede pasar cualquier cosa. Yo lo disfruté. No te puedo negar que me fue muy bien con las minas. Pero, ¿para qué explicar todo de nuevo? Además, hay un poco de mito. Cuando estás tan alto, es importante bajar un poco a la realidad para no dispararse, no irse a la m…

–Llevo guardada una frase conmovedora que salió de tu boca: “La vida del galán no es fácil”.
–(Ríe) Vos te reís, pero no es fácil. Te inventan romances, te siguen… Hablando en serio, el galán es un personaje del espectáculo, que tiene altas y bajas, pero es un ser humano. A veces, el personaje se traslada al llano y tiene que responder a exigencias que no tiene ganas. ¿Sabés qué aprendí? Finalmente, esto es un juego y no hay que darle demasiada importancia.

–¿Después de tu problema de salud te replanteaste tu forma de ver la vida?
–Era tan angustiante todo lo que me pasaba que no podía replantearme dónde me había equivocado. Quise pegarme un tiro, pero no podía defraudar a mi mujer y a mi hijo. Había que ir para adelante sin detenerse. Y así lo hicimos durante años.

–¿Eso fue lo que desembocó en la crisis que viviste hace unos meses con Carina?
–Fue demasiado pesado y había que sobrevivir. Entonces, fuimos para adelante. Pasaron los años y por ahí nunca nos detuvimos a hablar algunas cosas de la pareja.

–¿Sentís que eso afectó a Facundo y a Abril?
–Hoy los chicos tienen una lucidez y una velocidad mucho mayor de lo que uno imagina. Ellos están felices cuando nos ven bien, y cuando no, se hacen los tontos. En ese momento tratamos de revertir la situación para que estuvieran contentos.

–Carina te acompañó en tu momento más difícil. ¿Esta vez sentiste que tenías que remarla vos un poco más?
–Mirá, a esta altura de nuestras vidas, ninguno de los dos estaría con el otro por gratitud. Si estamos es porque nos seguimos amando. Y si la cosa no se reacomoda, éste no sería el momento. Hoy los dos tenemos el mismo objetivo: que los cuatro estemos acostados en la cama. Y lo logramos. Este año, Carlos piensa volver a la pantalla chica con una comedia, en ritmo de sitcom, junto a Nico Vázquez. Otra dupla con olor a éxito…

Este año, Carlos piensa volver a la pantalla chica con una comedia, en ritmo de sitcom, junto a Nico Vázquez. Otra dupla con olor a éxito…

El 9 de febrero, en la sala Astor Piazzolla del teatro Auditorium, Carlín Calvo recibió el Estrella de Mar por Mejor Actuación Protagónica Masculina de Comedia. Fue, reconoce hoy orgulloso, el primer premio de su carrera.

El 9 de febrero, en la sala Astor Piazzolla del teatro Auditorium, Carlín Calvo recibió el Estrella de Mar por Mejor Actuación Protagónica Masculina de Comedia. Fue, reconoce hoy orgulloso, el primer premio de su carrera.

“Estaba súper emocionado, no podía hablar… Yo viví 30 temporadas en Mar del Plata y siempre lo vi pasar. Que te reconozcan los colegas es muy fuerte, te da paz”

“Estaba súper emocionado, no podía hablar… Yo viví 30 temporadas en Mar del Plata y siempre lo vi pasar. Que te reconozcan los colegas es muy fuerte, te da paz”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig