Topa confiesa que le gustaría ser padre – GENTE Online
 

Topa confiesa que le gustaría ser padre

Actualidad
Actualidad

Todo arrancó hace treinta y cinco años, cuando la maestra del jardín de infantes Almendritas, de Ciudadela, le anticipó a Diego César Topa: “Este año, para celebrar el 25 de Mayo, vamos a representar a distintos personajes de la época colonial. Vos vas a hacer de lechero. ¿Te animás?”. Entonces el chico de cabellos negros rizados, sin dudarlo un segundo, le contestó: “Claro, ¡cómo no, seño!”... Hoy recuerda: “No sólo aprendí mi letra. También sabía la de mis compañeros. Cuando alguno se perdía, yo hacía de apuntador”. Revive esto en un cuarto de la casona del barrio de Saavedra que está reciclando como productora, mientras –y he aquí la clave– mamá Silvia y papá César lo escuchan atentamente.

“Ese mismísimo día supe que mi hijo iba a ganarse la vida como actor”, cuenta la madre con los ojos llenos de lágrimas. “Aquella actuación, que su papá filmó con una vieja videocámara, fue una especie de revelación que jamás olvidaré”, agrega orgullosa. Al tiempo que el padre –fanático hincha de Boca que le compró la azul y oro apenas nació– explica: “¿De dónde salió la camarita? Yo trabajaba en un banco. Si bien jamás nos faltó nada, como éramos cinco en casa (Topa tiene dos hermanos: Edgardo y Walter) la plata no sobraba. Los fines de semana hacía una changuita, pasando películas en cumpleaños y fiestas infantiles. Todavía lo recuerdo a Diego, con 8 años, viniendo a darme una mano con los pibes. Ahora, al verlo actuar en el teatro siento que tenía marcada esta vida desde que nació”.

Aunque lleva el nombre de Maradona y lo primero que le dieron para entretenerse fue una pelota, a Topa nunca le gustó el fútbol. El prefería jugar con sus primos en las casitas que armaban arriba del árbol e inventar puestas teatrales. Sus padres y abuelos solían llevarlo a ver distintas obras. “De chico amaba las canciones de María Elena Walsh, Pipo Pescador, Margarito Tereré y Carlitos Balá, e iba a ver a Julieta Magaña, a Gaby, Fofó y Miliki, y a Los Parchís. Después entraba a las disquerías y me compraba los vinilos de todos”. Sus padres acotan: Hasta que a los seis años pudo cumplir su sueño y participó en Festilindo: su primera aparición en la tele”. El porteño de 40 años redondea la anécdota: “Me miraba en el monitor durante la grabación del programa, y ¡no-lo-po-dí-a-cre-er!”

No obstante, terminó el secundario y estudió bioquímica. Pero su vocación lo llevó a anotarse en la escuela de Esteban Mellino. A los tres meses ya estaba actuando en Loco, una obra para adultos. Con las vacaciones de verano cerca, quien personificara al inolvidable Profesor Lambetain le propuso al joven sumarse a la obra El tesoro del pirata Pucho, su primer infantil. A partir de ahí no bajó de las tablas, si bien estudió Imagen en TEA y Diseño de Imagen y Sonido en la UBA, trabajó como vendedor de libros, remisero, almacenero, maestro particular de primaria y profesor en un colegio de Haedo. Hasta que tres lustros atrás la varita mágica se posó en su cabeza, ingresó a Disney Channel, continuó en Disney Junior e inició una carrera ascendente que hoy lo convierte en el referente Nº 1 de los chicos. Ahora llega con un nuevo espectáculo en la avenida Corrientes (teatro Opera Allianz): Topa en Junior Express: ¡El Gran Concierto!, que arrancará el sábado 25 de junio y, debido a la gran demanda de estos días, no sabe hasta cuándo se extenderá.

–¿Diego, cuál es el secreto de semejante éxito?
–Ser auténtico. Lo que ven en la tele o el teatro no es un personaje: soy así todo el tiempo.
Silvia: Es un amor, siempre fue así. A veces se lleva a los sobrinos a la juguetería y les llena el cuarto de regalos.
César: ¡El tema es que después lo tienen que echar, porque se queda tardes enteras jugando con ellos! Tiene un gran corazón: nunca lo vi negarse a una foto o un autógrafo.

–¿A vos, Diego, te gustaría tener hijos?
–Sí, aunque todavía no sea el momento. Por todo el trabajo que tengo, no pude formar una pareja como para comenzar a pensar en eso. Pero es algo con lo que sueño. No sé cuando será, pero sí cómo voy a criar a mis hijos.
Silvia y César: A ver. Contanos cómo, hijo. Nos da mucha curiosidad.
Diego: El día que forme una familia los criaré como lo hicieron mis papás.
Silvia y César: ¿Y cómo fue eso?
Diego: Fácil. Con amor.

 

Un chico de 40.  En el Parque Saavedra, donde pasó tardes enteras jugando con primos y hermanos, Diego vuelve a dejarse hamacar por Silvia y César. “A los seis años cumplió su primer sueño: participar en Festilindo por televisión”, cuentan los padres.

Un chico de 40. En el Parque Saavedra, donde pasó tardes enteras jugando con primos y hermanos, Diego vuelve a dejarse hamacar por Silvia y César. “A los seis años cumplió su primer sueño: participar en Festilindo por televisión”, cuentan los padres.

La familia numerosa del capitán Topa. La foto que más quiere y lleva a sus giras: junto a sus papás, hermanos y sobrinos.

La familia numerosa del capitán Topa. La foto que más quiere y lleva a sus giras: junto a sus papás, hermanos y sobrinos.

El intérprete, animador, cantante y actor de doblaje junto a sus dos nuevas “tripulantes” de Junior Express: Josefina y Harmony. A ellos tres hay que sumarles a Arnoldo, el cocinero; Francis, su asistente; Natalio y Los Rulos (Ricardo, Rolando y Carlos). Las entradas ya se consiguen por Ticketek.

El intérprete, animador, cantante y actor de doblaje junto a sus dos nuevas “tripulantes” de Junior Express: Josefina y Harmony. A ellos tres hay que sumarles a Arnoldo, el cocinero; Francis, su asistente; Natalio y Los Rulos (Ricardo, Rolando y Carlos). Las entradas ya se consiguen por Ticketek.

Más información en gente.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig