“Todos están un poco envidiosos de mí” – GENTE Online
 

“Todos están un poco envidiosos de mí”

Actualidad
Actualidad

Un pequeño kit de desinfectante de mano, cepillito de dientes, spray bucal, laminitas de menta Quick Fresh, lip gloss rosado de Victoria's Secret, polvo suave antialergénico de La Prairie, celular, fotos y nada –pero nada– de dinero. Eso lleva en su cartera la chica de 19 años cuya carta fuerte de presentación fue la frase "me llamo Charlotte Caniggia y no hago nada". Así irrumpió en Mujeres ricas, el reality español del que participó junto a su madre, Mariana Nannis (46). Pues bien: nuestra tevé se fagocitó aquellas palabras después de los 32 puntos de rating que hizo –sin más armas que un carisma demoledor, su amor por el "yampein" y sin danzar un solo paso– en el Bailando 2012 del martes 26 de junio.

Aunque la chica nacida el 13 de febrero de 1993, asombrada por lo que generó con el Maratón Gay, le repita a quien se le acerque que "el rating no lo hago yo, que acompaño. El rating es de Marcelo Tinelli (52). Pero me divierto, y eso vale".

PROFETA EN SU TIERRA. ¿Cómo llegó esta chica que adora los zapatos Christian Louboutin (calza 40/41), las carteras Hermés y Louis Vuitton, el champagne Cristal, el sambuca con granos de café, que habla inglés, italiano y un poco de francés y hace clubbing en Marbella –su boliche preferido es Olivia Valere–, a la pista del Bailando argento, donde le pagarían unos 40 mil pesos mensuales? Contó Charlotte que la producción de ShowMatch llama a su madre desde hace cinco años: "A ella no le gusta bailar. Me preguntó si quería empezar a trabajar en la tele, y yo quiero ver si me gusta. Si no, terminaré los estudios de Diseño de Moda en Londres. Pero es una nueva experiencia, conocer nueva gente y mi país". Precisamente, sus conocimientos de nuestra geografía (escasos, por cierto) despertaron las primeras críticas hacia ella que, por decisión de Mariana Nannis, nació en la Argentina como sus hermanos Kevin (21) y Alex (19), pudiendo hacerlo en los países donde Claudio Paul Caniggia (45, su papá) demolía rivales en las canchas de fútbol. Ella hace oídos sordos: "Veo muy poco lo que dicen de mí. No le hago mal a nadie. Trabajo y me divierto. No pienso entrar en polémicas". Sin embargo, suele emitir frases más provocativas. Un pequeño catálogo de sus dichos (muchas veces volcados en su twitter, @charlotte_chc) debería incluir los siguientes:
"Mis gustos son simples: sólo quiero lo mejor".
"Nunca discutas con una persona fea: no tienen nada que perder".
"Sólo Dios me puede juzgar".
"No sé quién inventó los tacos altos, pero todas las mujeres le debemos mucho".
"No me odien porque soy hermosa; ódienme porque sus novios piensan que lo soy".
"Todos están un poco envidiosos de mí. Pero no es mi problema. Estoy en un show y me gusta; si no, no estaría acá". También le dedicó pensamientos más dulces a Mariana, que es también su ídola: "Ella sabe mucho acerca de esta profesión, y confío plenamente en mamá".

Leé la nota completa en la edición 2451 de GENTE. Charlotte Caniggia, sexy y fresca, cautivó a los argentinos con su estilo entre tímido y lanzado. Su llegada marca la irrupción de una nueva figura en el cielo mediático. En sus twits suele recrear frases de autores como Oscar Wilde.

Charlotte Caniggia, sexy y fresca, cautivó a los argentinos con su estilo entre tímido y lanzado. Su llegada marca la irrupción de una nueva figura en el cielo mediático. En sus twits suele recrear frases de autores como Oscar Wilde.

Aquí con un vestido de Felipe Varela. Su look actual lo moldeó en el Viejo Continente, bajo la tutela y consejos del director de moda Oscar Ramírez, un amigo de la familia que ha pasado la última Navidad con la familia Caniggia en Madrid, y los invitó a su boda con Lucio Saints. “Aquí estamos al corriente del suceso de Charlotte en su país. La conocí, como a su madre, en la primera edición de Mujeres ricas. Era morena, y al concluir la temporada decidimos el cambio al rubio, que es más acorde a su personalidad de celebrity”.

Aquí con un vestido de Felipe Varela. Su look actual lo moldeó en el Viejo Continente, bajo la tutela y consejos del director de moda Oscar Ramírez, un amigo de la familia que ha pasado la última Navidad con la familia Caniggia en Madrid, y los invitó a su boda con Lucio Saints. “Aquí estamos al corriente del suceso de Charlotte en su país. La conocí, como a su madre, en la primera edición de Mujeres ricas. Era morena, y al concluir la temporada decidimos el cambio al rubio, que es más acorde a su personalidad de celebrity”.

El gesto triunfal de Charlotte y su coach Usandivaras.

El gesto triunfal de Charlotte y su coach Usandivaras.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig