“Todo lo que hice en mi vida fue para este momento” – GENTE Online
 

“Todo lo que hice en mi vida fue para este momento”

Actualidad
Actualidad

Le preguntaron su apellido, pero no hizo falta pronunciarlo, ni mucho menos cotejarlo con el escrito en las pulseras de Neonatología. Jura que al escuchar los llantos supo que eran sus hijos y omitió cualquier permiso. “Mi corazón parecía una Ferrari. Me acerqué y les dije al oído: ‘Tranquilos, mamá está acá’”. Isabella y Paul Alexander se calmaron cuando ella los tomó en brazos. “En ese primer abrazo sentí que ellos eran prolongaciones de mi cuerpo, partes de mí. Nada se comparará jamás con esa sensación”, dice Florencia De la V, más Trinidad que nunca. Seleccionó naturalmente el relato del momento en que conoció a sus mellizos, nacidos el 25 de agosto en San Diego, como preámbulo perfecto de una charla intermitente por la emoción y coronada por una confesión: “Ser mamá me dignifica”.

La cita es en La Jolla. Una pequeña comunidad costera de familias de alto poder adquisitivo cercana a la ciudad de San Diego, California. Lugar que Florencia eligió como base familiar en la espera de las condiciones legales que determinen el retorno a casa, estipulado entre el 10 y el 15 de septiembre.

Trae a su hija consigo. Regresan juntas de un spa de uñas. Su marido, Pablo Goycochea, y el varón, salieron en “plan de chicos” por Camino del Mar, el boulevard en el que se encuentra el gran hotel donde fijaron domicilio. “Estamos festejando su primera semana”, comenta mientras se acomoda con discreta euforia. “Ahora comprendo lo que tantos papás me decían cuando me ganaba la ansiedad en las madrugadas de insomnio: ¡duerman ahora! Las noches se hacen difíciles, pero nada que no se solucione con esas muecas que nos derriten. Duermo cuatro horas por día, pero ellos logran sacarme una fortaleza que no sabía que tenía. ¿Eso es el instinto, no?”, desliza, dando pie al primer interrogante.

–¿Cuándo asomó el instinto y qué determinó la necesidad?
–Es sorprendente, porque hasta hace cuatro años no te alzaba un chico. De repente empecé a notar que había situaciones que me enternecían, como un impulso que dominaba mi atención y me cuestionaba: “¿Qué pasa, querés ser mamá? ¿Realmente es mi proyecto de vida?”. Pero el tema se hizo inevitable hace dos veranos, mientras protagonizaba y producía Livin la viuda loca en Carlos Paz. Sé que el haber debutado como productora me dio una sensación de solvencia inédita. Por primera vez me sentí muy segura: estaba a punto caramelo.

–Tu marido, padre de tres hijos adultos, ¿compartió esa intensidad?
–Pablo es un gran compañero. Fueron muchos meses de charla y meditación, juntos e individualmente, porque las giras nos mantenían varias semanas separados. Fue una decisión compartida de algo realmente deseado. Ese mismo verano de 2009 pusimos en marcha la investigación y contactamos a representantes de la clínica especializada, líder en maternidad por subrogación.

–¿Por qué recurriste a la subrogación en el extranjero ante la posibilidad de adoptar en tu propio país?
–En un primer momento pensamos en la adopción, pero yo aún no tenía mi documento con mi identidad. Lo obtuve tiempo después, cuando los trámites de la subrogación ya estaban avanzados. Era otro momento del país, y las leyes nos lo hacían sentir muy lejano. Recordemos que tampoco se hablaba del matrimonio igualitario.

Leé la nota completa en la revista GENTE de esta semana.Los mellizos Isabella y Paul Alexander Goycochea Trinidad esperan en San Diego, California, la documentación que los  certifica como ciudadanos americanos antes de viajar a Buenos Aires, donde mantienen expectante al resto de la familia.

Los mellizos Isabella y Paul Alexander Goycochea Trinidad esperan en San Diego, California, la documentación que los certifica como ciudadanos americanos antes de viajar a Buenos Aires, donde mantienen expectante al resto de la familia.

“Siento que hay algo que me enlaza muy fuerte a Paul. Abrazarlo me hace pensar en mamá, a quien una muerte absurda me arrebató cuando tenía  dos años”

“Siento que hay algo que me enlaza muy fuerte a Paul. Abrazarlo me hace pensar en mamá, a quien una muerte absurda me arrebató cuando tenía dos años”

“Tal vez lo comparo conmigo, tan indefenso como habré estado yo cuando ella se fue. En el diario íntimo que escribo he dedicado varios capítulos a mi hijo”

“Tal vez lo comparo conmigo, tan indefenso como habré estado yo cuando ella se fue. En el diario íntimo que escribo he dedicado varios capítulos a mi hijo”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig