“Todas las mujeres somos histéricas, ¡sin excepción!” – GENTE Online
 

“Todas las mujeres somos histéricas, ¡sin excepción!”

Actualidad
Actualidad

Tengo que hacer la entrevista el día que murió Néstor Kirchner. Me reúno con la protagonista en la intersección de Soldado de la Independencia y Avenida del Libertador. Nos sentamos en una mesa de cierta confitería cuyo nombre no retengo y pedimos dos Sprite. El bar está vacío, pero en el momento en que se apaga el grabador –47 minutos después– un ingente número de clientes parece haber emergido de la nada. “¡Terminó el censo!”, infiero.

Durante la charla me entero de muchas cosas, como por ejemplo de que a María Eugenia Tobal (34) no le gusta que le digan ‘María’. Los tópicos variarán cada diez minutos. Eugenia habla de cine, de un dolor de ciática que no la deja caminar, comenta sobre su gira de teatro, presenta el programa que ella misma escribió para Canal Encuentro, anuncia que será de la partida en Los únicos –la próxima tira de Pol-ka– y así como al pasar, casi con disimulo, declara que en marzo se casará con Gonzalo, su novio. La entrevista es ecléctica. ¿Tendrán relación las entrevistas con los entrevistados? Ya lo veremos...

–No puedo evitar empezar preguntándote por Néstor Kirchner. ¿Qué opinión te merecía?
–No soy oficialista, y tampoco estoy de acuerdo con la política kirchnerista, pero no puedo negar que Néstor fue una persona que marcó diferencias. Si bien por herencia familiar tengo una cultura radical, todas las muertes son una mie...

–Me decías que la noticia te llegó en Uruguay.
–Sí, me avisó mi novio. De hecho, llegué hace un ratito. Estuve filmando con Mariano Martínez el final de Güelcom, la opera prima de Yago Blanco, una típica comedia romántica hollywoodense. Si te gusta el género, tenés que verla.

–¿Y a vos te gusta?
–Me encanta... soy la típica mujer que se tira en la cama a comer helado y mirar películas de Tom Hanks y Meg Ryan. ¡Es una combinación inevitable! Si agarro alguna en el cable la puedo ver un millón de veces. Además, las colecciono.

–¿Otros proyectos además del cine?
–Varios. Con Arnaldo André estamos por terminar la gira teatral de Quedate a desayunar, y estoy viajando por el país con Ruta solidaria. Es un proyecto que escribí hace dos años, y lo estamos realizando con la productora La Maldita para Canal Encuentro.

–Qué bueno que vos, no siendo oficialista, tengas la libertad de armar un programa para Encuentro.
–El canal logró despegarse de esa imagen. Recién este año lo empecé a ver, te soy sincera, y me sorprendió mucho su programación: tienen cosas de mucha calidad.

–¿De qué se trata Ruta...?
–Surge en un momento en que me había quedado en b... con otros proyectos. Me senté y arranqué a escribir. La idea original se basaba en recorrer el país (en realidad yo lo había pensado para toda América) en busca de programas solidarios. Quiero mostrar todo lo bueno que se hace en Argentina y que permanece oculto.

–¿Y con qué te encontraste?
–Con muchas situaciones insólitas. En las salinas de Córdoba, por ejemplo, estuvimos con una especie de grupo comando de profesionales – odontólogos, pediatras, arquitectos, ingenieros y hasta peluqueros–. Se juntan todos los sábados y se mandan hasta la loma del quinoto para ayudar a las personas que no tienen acceso a estas cosas. Les llevan agua y los atienden por amor al prójimo: nadie ve un centavo por eso.

–O sea, puro espíritu de servicio.
–¡Pura solidaridad y vocación! Otra: en el norte de Santa Fe hay una maestra que empezó repartiendo libros en bicicleta y terminó armando una biblioteca en un gallinero: la única biblioteca del pueblo. ¿Qué es eso sino vocación? Bueno, el programa cuenta ese tipo de historias.

–Te cambio de tema: ¿cómo hacés para llevar adelante un noviazgo con tanto viaje?
–Lo llevamos muy bien. Además, uno no elige el momento en que tocan las cosas. Si pudiera, todo sería diferente.

–¿Cuando eras chica, cómo te imaginabas a los 34 años?
–¡Casada y con cuatro hijos, ja!

–Y por lo que se ve, nunca te agarró la histeria por el casamiento. ¿O sí?
–Para nada... Igual, creo que me caso en marzo del 2011.

–¿Y lo decís tan tranquila?
–Es que pasó así, se fue dando. Hace poquito mi novio me mandó un mensaje de texto que decía: “¿Si nos casamos en marzo...?”. Y sí, la verdad, tengo muchas ganas. No soy de las que reniegan del matrimonio.

–Supongo que algún rasgo de histeria debés esconder.
–Claro, no tengas ninguna duda. Todas las mujeres somos histéricas, ¡sin excepción! Y ustedes tienen una pasividad sorprendente. En eso los envidio.

–A ver... ¿Cómo sería eso?
–La mujer es tan complicada que no concibe la simpleza masculina. ¡Así es la naturaleza! Por eso estamos hechos el uno para el otro, incluso en el desencuentro.

–Aprovecho tu sinceridad para indagar en tus defectos.
–Ja, ¡soy muy controladora! Si no hago las cosas yo, me molesta... Hablo desde lavar los platos hasta cualquier tarea del hogar. Bah, soy una hincha pelotas, ¡lo admito! Igual mejoré mucho, eh. Creo que de eso se trata la vida.

–¿Por qué Gonzalo y no otro?
–Porque apareció en un momento particular. No fue alguien que busqué, simplemente apareció. Es real, no lo idealicé. Las mujeres somos muy idealistas, agregá eso. Lo importante es enamorarse de la persona y no de las cosas que uno imagina de esa persona. Me tomé mi tiempo.

–¿Cómo intervino la fama en todo tu proceso de conocer el amor?
–En mi caso no significó nada, pero yo hablo por mí. Deben existir personas a quienes se les meten ideas equivocadas en la cabeza. Yo siempre busco el equilibrio en mi familia. Ellos son mi parámetro, mi realidad.

–Hablando de familia, ¿para cuándo los hijos?
–¡Chan! Ojalá los tenga el año que viene, pero vendrán cuando tengan que venir. Tampoco los quiero tener a los 40. Lo bueno es que ahora la edad no es tan importante como antes. La ciencia ha avanzado mucho.

–Hasta acá todo muy positivo. ¿Podrías agregar algún aspecto negativo?
–Ja... ¡Tengo el ciático a la miseria! ¿Aporta algo?

Una chica moderna En la estancia La Mimosa, la actriz posa durante la mejor hora del sol. La camioneta de fondo representa el camino. Un camino que Eugenia recorre con fines solidarios.

Una chica moderna En la estancia La Mimosa, la actriz posa durante la mejor hora del sol. La camioneta de fondo representa el camino. Un camino que Eugenia recorre con fines solidarios.

“‘Ruta solidaria’ es un programa que escribí hace dos años y que va a salir al aire por Canal Encuentro. La idea original se basa en recorrer el país en busca de proyectos solidarios”.

“‘Ruta solidaria’ es un programa que escribí hace dos años y que va a salir al aire por Canal Encuentro. La idea original se basa en recorrer el país en busca de proyectos solidarios”.

“Los hombres resuelven las cosas con simpleza. Nosotras no, somos demasiado complicadas: a todo le buscamos la vuelta. Y es propio de nuestra naturaleza que nos moleste esa simpleza. ¡Los géneros están definidos a la perfección!”.

“Los hombres resuelven las cosas con simpleza. Nosotras no, somos demasiado complicadas: a todo le buscamos la vuelta. Y es propio de nuestra naturaleza que nos moleste esa simpleza. ¡Los géneros están definidos a la perfección!”.

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig