«Todas las modelos morimos por desnudarnos» – GENTE Online
 

"Todas las modelos morimos por desnudarnos"

Actualidad
Actualidad

Desnuda. De pies a cabeza. Bah, con un diminuto bolsillo de jean pegado en la cola. Pero sólo eso llevaba puesto. Lorena Ceriscioli está cada día más audaz. Aunque, por supuesto, no es la primera vez que lo hace.
"En el 96 me quedé en lolas para una gráfica. Era chica, pero me sentí tan cómoda que no me importó nada. Después, cuando vi los afiches por la calle, me dio un poco de cosa, pero nunca tuve vergüenza de mostrar mi cuerpo", recuerda de aquel debut "al natural". Más tarde se volvió a sacar la ropa para otras campañas (aunque siempre en topless) y finalmente para la última fiesta que hizo GENTE en Punta del Este, donde apareció con el cuerpo maquillado de plateado.

-No todas se aminan al desnudo, Lorena. ¿Por qué vos sí?
-Porque no tengo inhibiciones con mi cuerpo. Porque, por suerte, tengo un novio y unos padres modernos, con la cabeza muy abierta, que me entienden y me apoyan. Porque me gusta la piel de las personas, tanto la del hombre como la de la mujer. Porque no hay nada más lindo que un cuerpo desnudo.

-Y a vos, desnudarte no te cuesta nada. ¿O me equivoco?
-No, no me cuesta, es parte de mi trabajo. En realidad, es muy importante el equipo de trabajo, el feeling que puedas tener con el fotógrafo, con el otro modelo. Necesitás sentirte cómoda en ese momento. Si eso se logra, ya está. Además, no nos engañemos: todas las modelos morimos por desnudarnos. El cuerpo es nuestro capital, nuestro negocio, y si nos contratan para mostrarlo sin nada encima, te cotizás más.

-Pero no todas se atreven. La top del momento, Gisele Bündchen, por ejemplo, el otro día recibió todo tipo de críticas porque en medio de un desfile se puso un pareo arriba de un bikini. "No me gusta mostrar", fue la explicación que dio.

-Supongo que ella ya habrá ganado millones de dólares y por eso se puede dar esos lujos, o esos caprichos. Pero la mayoría de las modelos internacionales tienen sus fotos desnudas. Son producciones muy cuidadas, muy estéticas, pero se sacan la ropa de todas formas.

-Perdoná, pero nadie entiende a tu novio. Todos se preguntan: ¿Cómo puede ser que la idea de que pose así, junto a otro hombre, haya sido de él?

-(Se ríe) Sí, todos le preguntan si enloqueció o qué. Pero creo que está más feliz que yo con el trabajo. Está fascinado con esta nueva campaña de Nasa, con la estética. Imaginate que con él de productor, me cuidaron muchísimo y yo me sentí supercómoda. Además, Eduardo (Fina) no es para nada celoso. Y tampoco egoísta; a él le encanta ver cómo crezco en mi carrera.

-¿Y cómo te resultó eso de ver, tocar, sentir a otro hombre frente a tu marido? ¿Inhibe o alimenta las fantasías?

-Ninguna de las dos. Fue todo muy profesional. A Daniel Rossi (el modelo que posó con ella) lo conocía tan sólo de "Hola" y "Chau". Pero como las fotos no eran fáciles, estuvimos bastante en contacto antes de la campaña para conocernos. Y la verdad, resultó genial: La tomas habrán durado unas dos horas y nos sentimos supercómodos, fue todo muy profesional.

-Dicen que una mujer vestida ratonea más que sin ropas. Vos, ¿qué opinás?
-Que sí, que los hombres dicen eso y sus razones tendrán. Porque desvestir al otro, quitarle la ropa, es parte de la sensualidad, del romanticismo. Es cierto eso. La perversión está en taparte, no en mostrar. Pero, ¿vos viste algo más sexy que una mujer embarazada sin ropa? ¿O la ternura que despiertan los nenes jugando desnudos en la playa? La sensualidad depende siempre de la imagen. Estas fotos son fuertes y también ratoneras, son postales en blanco y negro. Además, las fotos desnudas se cuidan mucho más que el resto. Para mí, es más difícil desfilar en microbikini que posar desnuda.

-Acepto explicaciones.
-Y, sí. La fotografía cuida lo que querés mostrar y lo que no, te permite acomodarte en la posición que más te favorece. En un desfile, sobre la pasarela, en vivo y en directo, no podés ocultar nada. La otra ventaja que tengo para estos trabajos es que soy larga y flaca, no tengo formas voluptuosas. Cuando me veo desnuda, no noto agresividad en mi cuerpo. Si tuviera tremendas lolas o mucha cola, quizá sería distinto.

-La última, a pedido de los hombres: a nivel ropa, por casa, ¿cómo andamos?
-Completamente desnuda cuando tomo sol, en bombacha y remera cuando no hay nadie y vestida cuando recibo visitas. Te repito: nunca sentí pudor ni vergüenza a la hora de mostrar.

por Mariana Montini
mmontini@atlantida.com.ar
fotos: Gabriel Rocca
maquilló: Regina Kuligovsky. Peinó: Sergio Lamensa
(Agradecemos la colaboración de Claudio Lanzetta)
Impresionante por donde se la mire. Lorena tiene claro el negocio de la moda: El cuerpo es nuestro capital, y si nos contratan para mostrarlo sin nada encima, te cotizás más", dice la modelo.">

Impresionante por donde se la mire. Lorena tiene claro el negocio de la moda: "El cuerpo es nuestro capital, y si nos contratan para mostrarlo sin nada encima, te cotizás más", dice la modelo.

No tengo formas voluptuosas. Cuando me veo desnuda, no noto agresividad en mi cuerpo. Si tuviera tremendas lolas o mucha cola, quizá sería distinto"">

"No tengo formas voluptuosas. Cuando me veo desnuda, no noto agresividad en mi cuerpo. Si tuviera tremendas lolas o mucha cola, quizá sería distinto"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig