Tiraron la casa (Blanca) por la ventana – GENTE Online
 

Tiraron la casa (Blanca) por la ventana

Actualidad
Actualidad

Alguien, quizás un poco desinformado, podría preguntarse al ver tan pero tan sonriente a Barack Obama: “¿De qué se ríe con tanto énfasis el presidente de los Estados Unidos, en medio de la crisis económica que atraviesan ese país y el mundo en general?”. Trataremos de explicarlo. El sábado se realizó la clásica cena anual de gala de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, que reúne a los tops de la política, los medios de comunicación y los celebrities de Hollywood. Fueron estas últimas las que predominaron bajo el cielo de Washington. Tome nota: Demi Moore y Ashton Kutcher, Natalie Portman, Sting y su mujer, Trudy Styler, Thalía y su esposo, Tommy Mottola, Eva Longoria, Alicia Keys, Donatella Versace, Tyra Banks, Steven Spielberg, Whoopi Goldberg, Glenn Close, Jonathan Rhys Meyers, Colin Firth, Felicity Huffman, Josh Lucas, Jon Bon Jovi, Robert De Niro, Brooke Shields, George Lucas con su novia, Mellody Hobson, Val Kilmer y Kevin Bacon, entre otros destacadísimos famosos.

Obama demostró que estaba en su salsa, apelando a su veta cómica, quizás intentando imitar durante la velada más a Jerry Lewis que a su antecesor, George W. Bush. “Esta noche voy a improvisar”, comenzó diciendo con el rostro serio. Pero de inmediato lanzó su primer chiste: “En los próximos 100 días aprenderé a dejar el teleprompter –que le daba letra para su discurso– y Joe Biden –el vicepresidente–, aprenderá a usarlo. Tendré tanto éxito en este período que seré capaz de completarlos en sólo 72 días, y en el número 73 voy a descansar”.

Ni su secretaria de Estado, Hillary Clinton, zafó de las bromas cuando Barack rememoró que en tiempos pasados la política los había puesto como adversarios: “Pero hoy en día no podríamos estar más cerca. De hecho, apenas regresó de México me dio un fuerte abrazo y me dijo que debería ir yo mismo en persona”, aludiendo en forma indirecta a la difícil situación respecto a la gripe porcina que enfrenta ese país. Y supo divertirse junto a los corresponsales que desarrollan tareas periodísticas en la Casa Blanca, a menudo criticados por ser contemplativos con su labor: “La mayoría de ustedes me cubrieron, todos me votaron”, subió la apuesta el mandatario frente a los 2.700 invitados especiales que aplaudían sus ocurrencias en el hotel Hilton de Washington.

Hasta se atrevió a hacer referencia en forma más que jocosa a sus propias hijas: “Les he dicho a Malia y Sasha que no pueden volar en el Air Force One para dar una vuelta sobre Manhattan. ¡No me importa de quién sean hijas, insistí!”. A un costado, y con un corte carré muy renovado, Michelle, su mujer, lo observaba sonriente con ojos de enamorada.

Más tarde puso cara de presidente y volvió a hablar del periodismo: “Un gobierno sin diarios, sin medios de comunicación de todo tipo, fuertes y vitales, es impensable en Estados Unidos”, expresó ante los presentes, que pagaron 200 dólares por la cena. ¿Qué pensará la presidenta argentina Cristina Fernández de tal reflexión, ya que tanto le costó recibir a la prensa en la Quinta de Olivos?

Ya en el final, la comediante Wanda Sykes –que animó la fiesta–, se ocupó de burlarse del propio Obama, porque le regaló un iPhone a la reina de Inglaterra en su última visita. “¿Qué le va a obsequiar al Papa, un Bluetooth?, jugó Sykes. Y remató con otra humorada que provocó el mayor aplauso de la noche, cuando destacó lo que significa que Barack sea el primer presidente negro de Estados Unidos: “Aunque en realidad es birracial, ya que su madre era blanca. Cuando empiece a cometer errores, las emociones comenzarán a disiparse rápidamente y los negros empezarán a preguntarse: ‘¿Quién es este medio blanco?’”. Barack Obama sonríe mientras Michelle, su esposa, brinda con el presidente de la agencia Associated Press, Tom Curley. Detrás de la primera dama levantan sus copas Doug Mills, del The New York Times, Wanda Sykes, actriz cómica, y Peter Maer, de CBS News.

Barack Obama sonríe mientras Michelle, su esposa, brinda con el presidente de la agencia Associated Press, Tom Curley. Detrás de la primera dama levantan sus copas Doug Mills, del The New York Times, Wanda Sykes, actriz cómica, y Peter Maer, de CBS News.

Barack Obama no paró de reírse con cada broma de la actriz cómica Wanda Sykes, que sentenció: “Cuando empiece a cometer errores, los negros van a decir ‘¿quién es este medio blanco?’”.

Barack Obama no paró de reírse con cada broma de la actriz cómica Wanda Sykes, que sentenció: “Cuando empiece a cometer errores, los negros van a decir ‘¿quién es este medio blanco?’”.

La gala se realizó en el hotel Hilton de Washington, y reunió a los popes de la política, los medios de comunicación y el mundo del espectáculo, que festejaron cada ocurrencia  del presidente de los Estados Unidos. Michelle, que lució un renovado corte carré e impactó con su elegancia, saludó al fotógrafo Doug Mills, del The New York Times.

La gala se realizó en el hotel Hilton de Washington, y reunió a los popes de la política, los medios de comunicación y el mundo del espectáculo, que festejaron cada ocurrencia del presidente de los Estados Unidos. Michelle, que lució un renovado corte carré e impactó con su elegancia, saludó al fotógrafo Doug Mills, del The New York Times.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig