común y corriente". Hace días celebró el primer aniversario de su casamiento con Martín Barrantes. Su visita a Mar del Plata duró tan sólo algunas horas, sin embargo, antes de dejar su casa, le escribió una carta de amor a su marido y le preparó un tupper con arroz. "Lo empiezo a extrañar cuando estoy armando el bolso", jura. Confesiones de una mujer top." /> «Tengo un marido que se encarga de mimarme y malcriarme todos los días» – GENTE Online
 

"Tengo un marido que se encarga de mimarme y malcriarme todos los días"

Actualidad
Actualidad

Click. Ana Carolina Pampita Ardohain Dos Santos ve a un fotógrafo y se transforma. Ahora posa frente a cámara y su cuerpo evidencia formas exquisitas. Ya es modelo top, todo un símbolo sexual argentino con sello for export. La sesión termina luego del tercer cambio de vestuario, cuando el sol amenaza con abandonar el parador de Coca-Cola, en La Caseta. Luego, las imágenes revelan un detalle -en principio imperceptible- que brilla y es oro: una alianza en el dedo anular de su mano izquierda, inconfundible símbolo de su matrimonio con Martín Barrantes. Hace días, confesará luego, cumplió su primer aniversario de casada…

-¿Alguna vez temió que los hombres la dejaran de mirar por usar el anillo?
-No, nunca. A los hombres no les importa mi estado civil y cuando se me acercan siempre lo hacen con buena onda. Lo que me sorprendió es que ahora las mujeres se me arriman más, incluso me presentan a sus maridos o a sus novios.

-Su esposo, Martín Barrantes, la conoció modelo. Pero hoy, ¿no la cela un poco cuando la ve posar tan sexy?
-Está muy seguro de mí. Martín sabe que la mujer sexy de la foto es la suya.

-¿Y qué hay con los ratones que se hace el resto de los hombres…?
-Nada. Los hombres me ven sensual y si quieren se pueden hacer alguna que otra fantasía, es un tema de ellos. Pero con mi marido me muestro sensual en vivo y en directo, y con él las fantasías se convierten en realidad. Nosotros nos queremos mucho y somos muy románticos, ¿entendés? (ríe).

-Si me da un ejemplo, quizá…
-Antes de venir a Mar del Plata le escribí una carta y se la dejé pegada en la heladera. Además, le guardé en un tupper el arroz que ayer cocinamos juntos. A mi marido le encanta que sea natural. Yo soy una mujer común y corriente, una mujer enamorada que empieza a extrañar a su marido apenas cruza el umbral de su casa.

-¿Pasan mucho tiempo separados?
-Intentamos estar juntos el mayor tiempo posible y, cuando el trabajo lo permite, compartimos viajes. ¡Si no gastamos fortunas en teléfono y llenamos nuestras casillas de mails con cartas y fotos! Somos muy pegotes, caseros y no podemos estar sin contarnos lo que nos pasa.

-¿Cómo hace su marido para seducirla cada día?
-Es raro, porque él nunca preparó una cena con velas ni hizo una producción especial… Pero tengo un marido que se encarga de mimarme y malcriarme todos los días. Hasta me acompaña al cine cuando no tiene ganas porque sabe que a mí me fascina.

-¿Hoy fantasea con ser madre?
-Por supuesto, creo que es el sueño de toda mujer. Pero nosotros queremos disfrutar un tiempo más de la vida en pareja, ser novios y amantes todo el tiempo, y con un hijo las cosas cambiarían. Todavía hay tiempo… Aunque siempre hablamos del tema y los dos nos imaginamos viejitos y rodeados de un montón de hijos y nietos.

Click. Pampita confiesa ahora la fórmula secreta para conservar sus medidas perfectas: 90-58-90. Jura que va al gimnasio y spa III Millenium tres veces por semana, que no hace dietas y sólo come productos naturales. Aunque, revelará después, antes de cada click prefiere no comer. "Si tengo una producción de fotos, ni siquiera tomo un vaso de agua", insiste ella. Pesa 48 kilos y mide 1,67 metro (N. de la R.: 20 centímetros menos que su marido). En su currículum vitae -previo a su desembarco en el mundo del fashion, claro- se destacan sus días como tarjetera en un boliche de Santa Rosa, una breve aparición como secretaria de un ignoto magazine en el Canal 3 local ("de las que, cuando sorteaban una bicicleta, sacaba el numerito de urna", dice), y su consagración como Reina Nacional de los Estudiantes. Ya en Buenos Aires, fue empleada de un bowling y trabajó como vendedora en un local de John L. Cook, en Martínez. Y así llegó a su primer sesión de fotos…

-¿Se acuerda de aquél día?
-Sí, como si hubiese pasado ayer: me pusieron un pulóver, unos jeans y, a cara lavada, participé de una producción que me convirtió en un póster. Claro que por eso no me pagaron nada… Mi vida se parece al cuento de la Cenicienta, porque a mí nadie me regaló nada.

-¿…?
-Digamos que la suerte en mí ofició de varita mágica. Pero todo lo que hice me lo gané laburando.

-Y se supone que ya encontró a su príncipe azul, ¿cierto?
-Hace un año que estoy casada con él…

En la mujer del modelo y empresario Martín Barrantes se convirtió hace un año. No abandonó su carrera de top model para criar hijos, pero Pampita planea envejecer junto a su amor rodeada de nietos.

En la mujer del modelo y empresario Martín Barrantes se convirtió hace un año. No abandonó su carrera de top model para criar hijos, pero Pampita planea envejecer junto a su amor rodeada de nietos.

Los hombres me ven sensual y si quieren se pueden hacer alguna que otra fantasía. Pero con mi marido las fantasías se convierten en realidad"">

"Los hombres me ven sensual y si quieren se pueden hacer alguna que otra fantasía. Pero con mi marido las fantasías se convierten en realidad"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig