“Tengo trabajo, voy a ser papá otra vez y amo con locura a mi mujer… ¿qué más puedo pedir?” – GENTE Online
 

“Tengo trabajo, voy a ser papá otra vez y amo con locura a mi mujer... ¿qué más puedo pedir?”

Actualidad
Actualidad

Ya no es un baby face, como lo apodaron cuando conducía la versión original de Mar de fondo, allá por el ’95, en los inicios de TyC Sports. Con menos cabello que en aquellas épocas, por estos días, Matías Martin –34, conductor de Cámara en mano por Telefe– parece agotado. No es para menos. La agenda canta: “Me engripé el jueves y a la noche caí en cama. El viernes fue un día muy largo, porque hubo que grabar un programa y después hacer otro en vivo, que terminó a la una y cuarto de la mañana. Y a las siete estaba en Aeroparque, volando para acá”, explica. Con gripe de por medio, queda claro que la sesión de fotos no es lo que más disfruta, sobre todo cuando su compañero de ruta en su programa Basta de todo –lunes a viernes de 14 a 18 por FM Metro, 95.1–, Gabriel Schultz, comete la maldad de pedirle a toda la Metro Beach que se acerque a pedirle autógrafos. Tiene suerte, porque sólo llegan chicas, algunas recién salidas de teenagers, de exquisitas curvas todas. De fondo hay baile, con el DJ inglés Nick Warren que pone su trance bastante funky en la fiesta Brahma Beats Beach, con más de cinco mil personas a pleno. Pero Matías cumple con el protocolo, reparte autógrafos, y continúa la marcha: “Hace dos años que no paro. Eso en algún momento te pega”.

–Tampoco te vas a…
–(Interrumpe) Mirá, no voy a hacer el show de la queja. ¡Tengo mucho trabajo!

–Generalmente sos la cara de tus productos. ¿Creés que hacen falta referentes?
–Hace tiempo que somos los mismos cinco o seis conductores a los que siempre llaman. Hay un bache entre los históricos y mi generación.

–Hablando de históricos, ¿sentís que alcanzaste la altura de Tinelli y Pergolini?
–No me siento menos que nadie, pero tampoco a su par. Tinelli excede todo análisis. Es un fenómeno social que genera mucho. En cambio, la gente muere por saber qué le pasa a Mario. Pero es el mejor estratega, apunta a un público determinado y elige muy bien a los enemigos.

–¿Y cómo es el dueño de la productora Fatto In Casa a la hora de arreglar un sueldo?
–Este año nos dimos el gusto de tener
un buen año y que lo sientan todos los que trabajaron con nosotros. Algo que todos dicen, pero nadie hace.

–Te veo muy mano suelta. No es el perfil de un empresario triunfador…
–¡Tampoco ando por la vida regalando billetes! Pero no soy el típico garca que te dice: “La verdad, la rompiste. Tomá el doble de laburo”.

–Businessman, exitoso conductor de radio y televisión, casado con hermosa modelo. El resultado, de seguro, es exposición. ¿Aprendiste a llevarla?
–No considero que nunca la haya llevado mal…

–Pero no te gustaba mucho.
–No me gusta que me jodan, como a nadie. En general me llevo bien con los que me tratan bien. Jamás niego notas. De hecho, vivo entrevistando gente…

–De hecho, tus entrevistas pueden ponerse un tanto…¡íntimas!
–Hay gente que sabe pinchar con veneno y saca una buena entrevista. Nosotros preferimos generar un clima de buena onda, y después de media hora, nos metemos en el terreno íntimo. En general es bien recibido, aunque hay gente que prefiere no hablar de sexo…

–A propósito, ¿cuándo fue tu última vez en el amor? (Una típica pregunta del cuestionario que Matías realiza cada tarde en Metro)
–…

–…
–¡Si tengo que pensar ya es un problema! Pero fue… el sábado, antes de venir…

–¿Se complica con el embarazo?
–Con una mujer con seis meses y medio de embarazo y un señor que llega a casa todos los días a la una y media de la mañana, tener sexo se complica. Pero estoy tan enamorado de Natalia que siempre encuentro la forma.

–Sabemos que vas a tener una nena. ¿Ya eligieron el nombre?
–Sí, se va a llamar Mía.

–Te brillan los ojos…
–Es que es un período hermoso. La estoy acompañando a todos lados. Es muy emocionante para mí saber que voy a tener una hija. Es lo que esperaba.

–¿Y cómo lleva el embarazo tu hijo Luca?
– El otro día me hizo una escena porque en el protector de pantalla había puesto una foto 3 D de la ecografía de Mía. Padre culposo-hijo psicópata = ¡combo mortal!

–¿Disfrutás de la paternidad?
–Con Luca soy un padre jodón. Me la paso jugando en la cama con él y haciendo luchas. Nos divertimos mucho. Nunca imaginé que iba a ser tan fuerte el amor que siento por mi hijo. Soy lo máximo para él, entonces es una responsabilidad enorme. Es un nene pleno, muy sensible, adaptable a todas las situaciones, la pasa bien. Tenemos una política inclusiva, donde hay que querer a todos. Necesito que se lleve bien con Pablo y con Natalia. Luca me dice: “Lo que más quiero en el mundo es a vos y a mami. Y después a las abuelas y a los primos”.

–Lo debés estar matando a mimos.
–Estoy todo el día encima de él. Pero también le aclaro que es posible que vengan más hermanos.

–Se ve que Natalia te hizo cambiar varias posiciones que habías fijado en tu vida.
–¡Es increíble que me haya casado! No me imaginaba la adrenalina del día del civil. Fue algo único y muy recomendable. El viaje de bodas fue un pico de amor inigualable. Y a la vuelta, Naty queda embarazada, ¿qué más puedo pedir? Ella decía que quería una familia numerosa y yo no estaba seguro. Pero ahora vamos para adelante.

–Insisto, la rubia te cambió la vida…
–Ojo, que para casarme evalué que para ella era importante, pero no lo hice sólo por Naty. Si no hubiese aparecido, nunca me hubiese casado. Pero la encontré y la amo con locura. Es la mujer con la que quiero vivir y morir, criar hijos y construir una casa grande y linda. Nos entendemos de memoria, compartimos gustos, nos morimos de risa. Nunca nos aburrimos de estar juntos, nos matamos de risa y tenemos los mismos gustos.

–¿Te vas a animar a estar en el parto?
–Sí. Lamentablemente, con Luca fue cesárea y no pude. Igual, creo que me voy a desmayar. No se me ocurre algo más grande que ver a mi hijo salir de mi mujer. Será el momento más pleno de mi vida.

Matías, en la Metro Beach, tratando de reponerse de una gripe. “<i>Es que hace dos años que no paro, y en algún momento, el cuerpo te pasa la factura</i>”.

Matías, en la Metro Beach, tratando de reponerse de una gripe. “Es que hace dos años que no paro, y en algún momento, el cuerpo te pasa la factura”.

En la arena, con su mujer y su hijo Luca, de cinco años, que tuvo con Nancy Dupláa: “<i>Tenemos una política inclusiva, donde hay que querer a todos. Necesito que Luca se lleve bien con Pablo y con Natalia, quienes también forman parte de su vida</i>”, dice Matías.

En la arena, con su mujer y su hijo Luca, de cinco años, que tuvo con Nancy Dupláa: “Tenemos una política inclusiva, donde hay que querer a todos. Necesito que Luca se lleve bien con Pablo y con Natalia, quienes también forman parte de su vida”, dice Matías.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig