«Tengo la energía de una de 16, el cuerpo de una de 25 y la cabeza de una señora de 37» – GENTE Online
 

"Tengo la energía de una de 16, el cuerpo de una de 25 y la cabeza de una señora de 37"

Actualidad
Actualidad

< p class="MsoNormal">Coño Perdón por el comienzo, pero amén de ser la palabra que más usó Catherine Amanda Fulop a lo largo de los 83 minutos de charla con GENTE -lo hizo 26 veces-, queríamos llamar la atención del lector porque la venezolana de boca con dientes perfectos que jamás deja de sonreír, de ojos castaños que jamás dejan de brillar y de vestido largo escotado que jamás deja de ratonear, tiene algo importante para contar:

-Tras semejante rapto de vulgar inspiración, Fulop, le pido por favor que no me defraude.
-¡Guau! Que has generado demasiada expectativa, chico. Yo apenas planeaba reconocer que me siento mejor que nunca.

-Chau, con ese título, en media hora debo salir a buscar nuevo empleo. Vamos, no esconda. Escuchamos por ahí algo que le pasó durante febrero.
-Algo genial.

-¿Qué fue?
-Luego de finalizar Extraña pareja femenina, me tomé 20 días de descanso en Mar del Plata y reflexioné bastante. Después de aquel cimbronazo, de un 2001 estresante, entre mucho trabajo y mucho tema personal, dejé de depilarme, comí, no me cuidé las uñas ni me preocupé porque el sol manchara mi piel. Ahí sentí: “¡Qué bueno haber defendido a pura garra con el Ova (Sabatini, 36) la familia que formamos juntos! Necesitábamos un desafío así para reafirmar nuestro mutuo amor de pareja y devolverles la esperanza a las nenas” (Tiziana, 2, y Oriana, 5). Y pronto supe que debía trasladar la misma idea a mi carrera: "Sé que el físico aún me responde -puse sobre la balanza-, pero el tiempo pasa y mi búsqueda como actriz, crece. También necesito desafíos. Que el cuerpo se desarrolle en función de mi trabajo, no el trabajo en función de mi cuerpo".

-Me perdí, Catherine. ¿Usted sabe qué fotos acompañan este reportaje?
-Ya sé. Reconozco que quien abre las presentes páginas y observa a los costados me hallará ligera de ropas, intentando provocar. Acepto posar liviana de prendas porque si no me sale trabajo en la tele, a lo mejor alguien salta: “Ah, qué linda Cathy para una publicidad de zapatos”, y termina contratándome.

-¿Cree que le están mirando los pies?
-Bueno, publicidad de medias.

-¿Cree que le están mirando las pantorrillas?
-¿De ropa interior, te gusta?

-Pensaba en lentes de contacto.
-Olvídalo. La idea es mostrar que todavía me cuido y que todavía puedo.

-Suena a que nadie la llama, y en realidad la requetellaman.
-Requetellaman pero también requeteencasillan. Existen opciones laborales interesantes a confirmar. Una de Antonio Gasalla, que me quiere como vedette para reflotar la vieja revista; otra de Promofilm, para que conduzca un programa de interés general en Miami; y la tercera, de los responsables de Monólogos de la vagina. Y después, varias ofertas extra, aunque dependen demasiado de la exposición de mi cuerpo. Adrián (Suar) es el único productor que arriesga. Convoca a Andrea Del Boca apenas convertida en madre, los lanza a Dady Brieva y a Miguel Angel Rodríguez como galanes. La gente se identifica con lo común, no con la irrealidad.

-Ejemplifíquenos.
-Basta de la linda pobre que se enamora del lindo rico. En Latinoamérica faltan personajes con alma y se desaprovechan a las mujeres de mi experiencia. Si supieran lo que me esfuerzo, las horas que invierto estudiando, vocalizando, ¿por qué nadie me llama y me dice: “Necesito que hagas el papel de una gordita ojerosa a la que se le cayó el cu…”? Aceptaría sin meditarlo.

-¿Aumentaría su peso específico por un personaje? ¿Capaz que sí?
-¿Capaz que no? Me fascinaría. Iría a una nutricionista y sumaría 10, 15 kilos. Vale también para hacer de loca, o de maniática, o de fea.

-Cathy la fea.
-Terminemos con los estereotipos de maestras o abogadas con el pelo recogido y anteojos. Afeémonos de verdad. Quienes ponen dinero temen contratarme para un papel difícil. Hace poco recibí un libreto. A los 10 minutos del capítulo en cuestión mi personaje se quedaba dormida. Despertaba en los 10 finales. Durante toda la trama se me vería en bolas e iban a violarme dormida. A mí no me preocupa mostrar una lola, mostrar la bombacha, pero si empiezo a aparecer como Eva, ¿alguien va a llamarme para papeles comprometidos? Dos: me llamaron para una película divina de Héctor Olivera. Interpretaría a cierta bailarina de época. Mis escenas: una, danzando, espectacular; las restantes, con un hombre, practicando el..., no sé cómo expresarlo en palabras.

-¿Sexo oral?
-Sexo oral. ¿Por qué no me ofrecen la escena divina y punto? Yo soy una actriz jugada, pero déjame demostrarte que soy jugada por fuera y por dentro. Nunca salí desnuda. Ahora, si me entregas un personaje súper, te puedo brindar la yapa. Semanas atrás me telefoneó, ¿Tristán se llama?

-Sí.
-Para reemplazar a Panam en Un patacón no es caída.

-Avión por avión.
-Pasé. Claro, el que me encuentra en fotos arriesga: “¿Cómo llamarla para un Shakespeare?”. Sin embargo, excelentes actrices mayores del mundo salen desvestidas en las portadas y consiguen roles notables. Me refiero a Annette Bening, a Sharon Stone, a Michelle Pfeiffer. Somos de mente cerrada, chiquitita, cuadrada. Lo notas en ex latinas hermosas enfermas de bulimia o destruidas por la presión y las cirugías. No dudo que si les hubieran posibilitado integrarse al medio aún maduras, evitaban el quirófano. Yo, por ahora, a excepción de las lolas, mantengo la materia prima que Dios eligió para mí.

-¿Y de acá a dos décadas va a lucir el rostro tipo molde de las ex latinas hermosas?
-Nada! (grita fuerte) Espero que no. Pero, por las dudas, cuando termines de desgrabar, quema el casete. Mentira. No voy a ser una viejita sexy ni haría un pacto con el Diablo para evitar el tránsito hacia las arrugas. Decidí esforzarme interiormente intentando que lo que me pase exteriormente no consiga afectarme. Estoy redescubriéndome como mujer.

-Coincide entonces con la escritora española Rosa Montero, para quien las damas de los 30 y pico a 40 experimentan una segunda adolescencia.
-En mi caso, no sé si segunda adolescencia. He sido imprudente de joven. Trasnoche, vértigo, salidas, fiestas. Lo que sí, gran ventaja, hoy tengo la energía de una adolescente de 16, el cuerpo de una muchacha de 25 y la cabeza de una mujer de 40 o de 37.

-¿Cumplió 37?
-37, el lunes 11 de marzo.

-Otro hábil exponente de la pluma y la palabra como el inglés Oscar Wilde sostiene que no se puede tener confianza en una mujer que le dice a uno su edad. “Una mujer capaz de decir su edad es capaz de decirlo todo”, sospecha.
-Cierto, pero cambié. Antes contaba, me desbocaba. Antes. Ahora hay secretos hot hot que sólo conoce mi marido.

-Secretos al margen, ¿qué le sugieren las dos palabras más odiadas por el 95% de las féminas en el planeta Tierra: “40 años”?
-Cuando pequeña veía cualquiera de 37, 40 y la consideraba una doña, una mujer grande. Llegué y, ¡surprise!, no me siento una doña, una mujer grande, aunque la sociedad te lo hace pesar. Tanto, que si antes me encantaba pasar de 29 a 30, ahora me preocupa el cambio de década. Igual, ésta es la mejor etapa de mi vida. Obtuve una fenomenal serenidad. Aparte, me halaga aparecer en los mejores cuerpos junto con péndex. Me refiero a Nicole Neumann, Pampita, la Prandi. Casi sumo el doble de edad. Antes no me cuidaba ni medio. ¿Te muestro revistas antiguas? (Sube corriendo las escaleras de su casona sanisidrense y regresa con una ¡Hola! del 91 y una Man del 92). Fruto del esfuerzo, lo mío. Ahora si no me pongo las pilas, adiós. Admito que transpirando conseguí ingresar en la lista con ellas.

-¿Ingresar? Acaba de ser considerada por los visitantes de GENTE como el mejor cuerpo del verano. Bienaventurado, su cuerpo, Fulop.
-Gracias. ¿Viste? Los 37, 38, 39, 40 chéveres pirulos, más que la mitad de la vida, son el principio de la segunda oportunidad. Espero.

-US Weekly, la afamada revista americana, rescata en su última portada a personalidades como Johnny Depp (37), Tom Cruise (40), Meg Ryan (40), George Clooney (40), Bruce Willis (46), Renee Ruso (48), John Travolta (48), celebrities que a partir de los 35 resurgieron y actualmente disfrutan de su mejor momento profesional y humano. ¿Por qué se la nota tan desdichada y titubeante al fin?
-Porque cargo una enorme contra en la Argentina, país que amo y donde vivo y viviré: no nací aquí. En los Estados Unidos quizá resultaría menos complicado. Allí suelen brindarles posibilidades de crecimiento laboral a los extranjeros. Fíjate Banderas, Penélope Cruz, Jennifer López.

-¿Intuye que si se hubiera radicado allá sería algo como la Jennifer López venezolana?
-Sería una buena actriz, aceptada. Pero Hollywood no me quita el sueño. Yo quiero transformarme en Norma Aleandro, en China Zorrilla. Ocurre que no sé si te dan la oportunidad siendo tan… tan… tan.

-Atractiva, sugerente, inquietante, anímese.
-¿Acaso Julia Roberts no personificó a Erin Brockovich incluso mostrando sus atractivas gomas? Una cosa no invalida a la otra. Detrás del trasero y las lolas puede existir talento. No reniego de mi cuerpo, pero ahora empecé otra batalla. Deseo demostrar que como actriz soy capaz de dejar a más de uno con la boca abierta.

-¿Aunque no se desnude de pe a pa?
-Aunque aparezca cubierta por un gamulán. Coño.

por Leonardo Ibáñez fotos: Santiago Turienzo producción: Gabriela Diaz peinó: Leo Raimondo, para Hair Planet agradecemos a Class Life, Aristocracia, Silvia Alterowicz, Guardería Sartú e Isla La Tregua Cathy cambió en pocos meses a fuerza de ejercicios y dieta sana. “Costó, pero lo logré”. Su estilo latino también hace furor en el mundo con otra representante: Jennifer López está ganando la encuesta de la prestigiosa revista For Him Magazine.

Cathy cambió en pocos meses a fuerza de ejercicios y dieta sana. “Costó, pero lo logré”. Su estilo latino también hace furor en el mundo con otra representante: Jennifer López está ganando la encuesta de la prestigiosa revista For Him Magazine.

Mi seleccionado de caballeros incluye la cara de Tom Cruise, los ojos de Richard Gere, el ángel de Andy García, la Cola de Juan Verón y, lógico, el lomo de Ova.

Mi seleccionado de caballeros incluye la cara de Tom Cruise, los ojos de Richard Gere, el ángel de Andy García, la Cola de Juan Verón y, lógico, el lomo de Ova.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig