«Tenemos una dirigencia política absolutamente ignorante» – GENTE Online
 

"Tenemos una dirigencia política absolutamente ignorante"

Actualidad
Actualidad

-Llevamos once meses desde que el Congreso aplaudió el default. ¿Qué consecuencias trajo, en este lapso, esa decisión?
-Primero: el default no afectó al Fondo, al Banco Mundial, a los grandes bancos o a los fondos de inversión, sino a los ahorristas argentinos y del exterior, que tenían más del 50 por ciento de la deuda pública en dólares a través de las AFJP, en fondos comunes de inversión o en forma individual. Segundo, de inmediato desapareció el crédito, se trabó el crecimiento económico y afectó la tasa de ocupación. Y tercero: junto a la devaluación, aumentó el stock de deuda.


-En otras palabras: no pagamos… y encima tenemos más deuda.

-Claro, porque la devaluación asimétrica en el sistema financiero obligó al Estado a compensar a los bancos con bonos. Entonces, si comparamos el stock de deuda hoy con fines año pasado, hay más deuda. En la actualidad, debemos 150 mil millones de dólares. Se agregaron cuatro mil millones más. Y eso, sin incluir los Patacones, Lecops y esas cosas, que también es deuda.


-¿Esto fue una picardía de los políticos, o pura ignorancia? ¿Con qué objetivo se decidió no pagar las deudas?

-El razonamiento de ellos fue: la plata que ahora le cobramos de impuestos a la gente y se aplica al pago de intereses de la deuda vamos a destinarla a planes sociales y a financiar el crecimiento. Pero en rigor de verdad, la Argentina nunca usó los impuestos, siempre tomó más deuda para pagar.

-Ni siquiera ahí, entonces, acertaron: porque si querían más plata para planes sociales, la muerte de chicos por desnutrición en Tucumán -entre otras desgracias- indica que en esas urgencias también fueron ineficientes.

-En Tucumán hay una mezcla de corrupción e ineficiencia. Sobre el default, le diré que tenemos una dirigencia política absolutamente ignorante. Ni siquiera miraron los números y se dieron cuenta de que los intereses de la deuda no se pagaban con fondos propios sino con más deuda.


-¿Realmente cree que es ignorancia? ¿O, como le decía antes, quiso ser una picardía para tener más plata para gastar en política?

-En este caso creo que es ignorancia, francamente. Porque había que ser muy ignorante para tomar una decisión de este tipo y no calcular que finalmente se quedarían con menos plata para distribuir. Mucho más para un gobierno populista como este. Es como si dijéramos "no vamos a pagar" y además pedir que nos financien la actividad política. Absurdo.

-¿Es el país o este gobierno, entonces, el que influye para que no se cierre un acuerdo con el Fondo?

-A ver… el acuerdo difícilmente vaya a llegar. No es sólo un problema técnico, me parece que se han dado cuenta de lo que vemos todos los días: quiénes están a cargo del país. Con esta incertidumbre institucional y política, cualquier cosa que firmemos no podrá respetarla quien venga atrás.


-¿Quiénes podrían llegar a financiarnos ahora? ¿Europa, a partir de la gira de Lavagna la semana pasada?

-Si bien Europa tiene intereses diferentes de los Estados Unidos, porque empresas de ese continente invirtieron más que las norteamericanas aquí, nadie va a poner un solo peso en la Argentina en este contexto político e institucional donde las reglas de juego no se respetan. El problema acá es que los políticos pusieron la política por arriba del estado de derecho. Es como un sistema dictatorial, arbitrario.


-¿Qué panorama va a encontrar el nuevo gobierno cuando asuma (algo que en sí mismo es una incertidumbre más)?

-Y… una desocupación del 21 o 22 por ciento, más de la mitad de la población bajo la línea de pobreza, indigencia, un nivel de actividad económica destrozado, desinversión neta -porque no hay reposición del stock de capital que se va gastando-, una reprogramación de la deuda que habrá que arreglar, y una reforma del Estado que no se hizo. El próximo gobierno, por todo esto, tendrá una gran debilidad política fenomenal…

-Claro, porque la pregunta del millón es cómo pagamos la deuda y crecemos con empleo al mismo tiempo.

-Para crecer hacen falta inversiones. Para esto hay que tener reglas de juego claras, orden jurídico y político. Mientras todo eso no exista, es imposible pensar en pagar nada. Obviamente, cuando la Argentina renegocie la deuda deberá hacer una quita, porque así como está es impagable.


-¿Es posible que nos hagan una quita en la deuda?

-Sí, cuando nos volvamos racionales. Cuando la dirigencia política se ponga de acuerdo y diga que cualquiera que llegue al poder va a respetar ciertas reglas básicas. Llámese la integración al mundo, la reforma del Estado, el régimen de coparticipación federal. Una vez que se haga, podremos renegociar la deuda. Si no se hace, nada tiene sentido, porque nadie nos cree.


-Le cambio de tema. El dólar empezó a subir otra vez. ¿Es por la apertura del corralito?

-Puede ser que el dólar suba porque hay más liquidez en el mercado; pero sobre todo porque la incertidumbre política es muy grande. Se esperan conflictos sociales serios, y es casi seguro que entraremos en default con los organismos multilaterales de crédito, como el Banco Mundial. Nunca hay un disparador único.


-¿La tendencia alcista se profundizará?

-No tengo la certeza, pero a diciembre le tengo temor. Porque la estabilidad del mercado de cambios en los últimos meses se basó en una tasa de interés absurdamente alta, artificial.


-¿Entonces, al llamado "veranito" en cualquier momento le decimos adiós?

-En cualquier momento se convierte en invierno. No hay ningún avance sólido.


-¿Qué podría suceder si se redolarizaran los depósitos?

-Si eso pasa, los bancos no podrían cobrar los créditos que tienen otorgados en dólares, y quedarían descompaginados entre lo que tienen que cobrar en pesos y lo que deben pagar en dólares. La diferencia la debería poner el Estado con un bono que pagaríamos todos.

-¿Es inoportuno este anuncio de la Corte?

-La Corte no puede decir que no existe el derecho de propiedad en la Argentina. Después, que sea de imposible cumplimiento es otra historia.

El default no afecto al fondo, al banco mundial, a los grandes bancos o a los fondos de inversión, sino a los ahorristas argentinos y del exterior, que tenían mas del 50 por ciento de la deuda publica en dólares"">

"El default no afecto al fondo, al banco mundial, a los grandes bancos o a los fondos de inversión, sino a los ahorristas argentinos y del exterior, que tenían mas del 50 por ciento de la deuda publica en dólares"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig