chicas imperfectas pero no menos deseables qu e las modelos". ¿Llegó el tiempo de las chicas reales?" /> «Tenemos algunos kilos de más, pero ¡miren qué bien distribuidos!» – GENTE Online
 

"Tenemos algunos kilos de más, pero ¡miren qué bien distribuidos!"

Actualidad
Actualidad

Sus medidas hoy exceden los perfectos 90-60-90. El margen no es demasiado amplio pero sí evidente, y se manifiesta en curvas más pronunciadas. Frente a cámaras, Silvina y Natalia se exhiben sin pudores. Generosas y exquisitas. Y saludables, como diría cualquier abuela.

-¿Están lejos de su peso ideal?
Silvina:
-No, nuestras medidas de antes están ahí nomás, al alcance de una dieta. Pero para eso hay tiempo…
Natalia: -Yo salí de la casa de Gran Hermano con seis kilos de más. De a poco los fui bajando y ahora peleo contra los últimos dos kilitos que me sobran.

-¿Cuáles son sus medidas hoy?
Silvina:
-Hace como mil años que no me las tomo (ríe). Te juro que no sé. Serán algunos centímetros de más, un poquito…
Natalia: -Si querés, ponenos: gordita-rechoncha-sobrepeso (ríen).
Silvina: -Tenemos algo de más, ¡pero mirá lo bien que se distribuyeron!
Es evidente. Y la producción fotográfica no deja espacio para dudas. Las chicas posan en bikini. Como en sus tiempos de modelos, cuando aún medían aquellos 90-60-90. Pero pulposas.

-¿Tienen complejos con sus cuerpos hoy?
Natalia:
-No, ninguno. Ni siquiera cuando tuve seis kilos más… El tema es así: o los bajás, o te aceptás como sos y salís lista para matar. Mientras tanto no me voy a poner a llorar porque los jeans no me entran. ¡No! Creo que lo festejo comiendo una tortita.
Silvina: -Todas las mujeres engordamos, es parte de nuestra naturaleza. Pero yo creo que podemos ser sexy sin ser flacas esqueléticas. ¿O no?

Luego de tres cambios de ropa, la conclusión de los caballeros presentes durante la producción fotográfica es contundente. Memoria y balance, entonces: la delantera -la de ambas, claro- hoy se presenta fértil, exuberante. Y, por la cadera, los biquinis contienen algo que pese a la abundancia todavía se presenta "armado" e indiferente a la impiadosa ley de gravedad. "Son dos diosas", repiten los señores.

-Chicas, ¿los muchachos las prefieren con curvas?
Silvina:
-Obvio, ¿tenés dudas?
Natalia: -Los chicos nos prefieren con curvas y nosotras apostamos a ese estilo. Y quizás un día formemos el club de las gordis (risas).

-¿Estas "imperfecciones" -por llamarlas de alguna manera- atraen a los hombres?
Natalia
: -Claro. Además, ¿quién es perfecto? Nadie.
Silvina: -La gente se ve reflejada en nosotras porque tenemos los mismos defectos que cualquier hijo de vecino. Quizá hoy los hombres nos ven más accesibles o reales que a las modelos, somos como esa chica que vive a la vuelta de la esquina. Yo creo que Gran Hermano terminó con la pantalla fría, que divide a los que están frente a cámaras del público. La gente hoy conoce nuestras vidas: sabe cómo somos cuando nos levantamos, cuáles son nuestros gustos, por qué lloramos… El público nos ve como gente normal, con los mismos sentimientos.
Natalia: -Las modelos también son vecinas de alguien, con la diferencia de que la gente conoce sus vidas a través de la pantalla o las revistas, y siempre las vio producidas. Entonces creen que sus vidas son de fantasía, un mundo mágico.
Silvina: -Antes de entrar a la casa yo era modelo, siempre tuve mis cosas (se señala las lolas) y trabajé bien. Hay que seguir con ese estilo: basta de la modelo flaca, porque las chicas toman esa imagen y llegan a enfermarse.
Natalia: -En los tiempos que corren, otra chica que hubiese pasado por lo mismo que Silvina se podría haber desesperado o matado. A la gente le encanta que seamos de carne y hueso, como ellos.

-Fava, miles de cibernautas de GENTE Online la eligieron como la segunda chica más sexy del país, por encima de muchísimas modelos.

Natalia: -Para mí es un halago, una caricia inmensa. Será que tengo algo más que esos dos kilitos de más, ¿no?

Luego de una temporada en la casa de Gran Hermano y algunas horas en la playa de Sentí el verano, Silvina y Natalia ya tienen una definición acabada de los medios de comunicación. "Muchos viven del escándalo. Y si no lo tienen, lo inventan", concuerdan a dúo. Dirán luego que aprendieron lo que ellas llaman "las reglas del juego". Y, por último, Silvina Luna negará su ya comentado romance con un muchacho mexicano -casualmente hermano de Tamir, participante de El Bar 2-: "Sólo somos amigos". E, inmediatamente después, Natalia se presentará como garante de su amiga con otra frase televisiva: "Yo fui testigo", dirá.

-¿Qué es lo más feo que se ha dicho o escrito acerca de ustedes?
Natalia:
-Lo peor que se ha dicho de mí salió de la casa y no de los medios, y fue cuando Martín dijo, durante los meses de convivencia, que yo era un gato del Hotel Sheraton…
Silvina: -A mí me dieron muchísimo con lo de la gordura, pero yo me mataba de risa cuando lo leía. Me lo tomé re-bien.

-Imagino que no se hizo ningún "rollo"…
Silvina:
-Rollos, tenía unos cuantos… Digamos que no me hacía drama.
Natalia: -Otra cosa bastante brava que dijeron de mí fue que era la novia de Badía. A mí me pareció divertido, pero hay que ver que también involucraban a otra persona.

-¿La televisión las hizo más deseables? ¿La atención de los caballeros hoy en la calle es mayor que la del anonimato?
Silvina:
-Sin dudas, pero la diferencia tampoco es tan grande, porque ahora hay muchos chicos que no se nos acercan por vergüenza o porque no se animan.
Natalia: -Yo creo que tenía más éxito antes. Mi caso es distinto porque entré a la casa con una persona, salí con la misma persona, y hoy continúo con la misma relación. Y la gente vio nacer y consolidarse mi relación con Santiago "en vivo". Algunos intentan seducir un poco, te dicen que sos "mona", pero no van más allá.

-Últimamente, las chicas suelen repetir que los hombres son tanto o más histéricos que las mujeres. ¿Están de acuerdo?
Silvina:
-Los chicos histeriquean. Mucho-mucho.
Natalia: -Me parece que ahora les gusta hacer el papel de ser los que deciden. Antes, ellos iban al frente a buscar a la que les diera bola. Pero ahora ellos juegan al quiero o no quiero. Las relaciones ya no duran tanto, el histeriqueo masculino está a full.

-¿Qué les dicen los señores en la calle?
Natalia:
-La gente nos llena de afecto, muchísimo cariño. Por supuesto que siempre recibimos algunos piropos, divinos.
Silvina: -La verdad es que los chicos son muy respetuosos. Ninguno se desubicó hasta ahora. Nunca me gritaron "¡Gorda!". Pero sí "¡Gordita divina!", que no es lo mismo.

Silvina y Natalia posan sin pudores en las playas de Mar del Plata. Los chicos nos prefieren así, con curvas", aseguran ellas.">

Silvina y Natalia posan sin pudores en las playas de Mar del Plata. "Los chicos nos prefieren así, con curvas", aseguran ellas.

Los hombres nos ven mas reales que a las modelos. Nosotras, con nuestras imperfecciones, somos como esa chica que vive a la vuelta de la esquina" ">

"Los hombres nos ven mas reales que a las modelos. Nosotras, con nuestras imperfecciones, somos como esa chica que vive a la vuelta de la esquina"

Los chicos nos prefieren con curvas, y nosotras apostamos a ese estilo. Y quizás un día formemos el club de las gordis…" ">

"Los chicos nos prefieren con curvas, y nosotras apostamos a ese estilo. Y quizás un día formemos el club de las gordis…"

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig