Sus días más difíciles – GENTE Online
 

Sus días más difíciles

Actualidad
Actualidad

Nunca lloró tanto. Nunca antes en su vida. Sólo él y los suyos saben sobre la certeza del dato que acabamos de escribir. Y nunca lloró tanto antes en su vida porque aquella tarde grisácea –la de un par de semanas atrás, en que junto a su mujer decidieron reunir a los hijos de ambos alrededor del living de Le Parc para anunciarles la decisión que habían tomado–, ni los chicos, ni ella, ni él, pudieron contener sus lágrimas, y las dejaron correr. Lógico, porque cumplidos catorce años de unión y once de matrimonio, Marcelo Hugo Tinelli (49, Bolívar, Buenos Aires) y María Paula Robles (41, Capital Federal) anunciaban y confirmaban su decisión terminante de distanciarse.

RUPTURA PUERTAS ADENTRO. “La crisis arrancó hace cuatro temporadas –le reveló a GENTE un caballero cercano al conductor, que pidió no ser mencionado–. La vienen peleando fuerte. Intentaron todo, todo, todo. Por ellos y por sus afectos. Pasa que cuando se aplaca el amor, la realidad se complica. Entonces, en un gesto de madurez, resolvieron conversarlo de frente y afrontarlo, pese al dolor. Hay una historia que respetar. De allí que Marcelo prefiera no difundir el tema en forma pública. ¡No se trata de qué rating hizo anoche en la tele! Acá se trata de proteger a su entorno y evitar agravar la herida. Para el caso, ahora –concentrado en contener a Juanita (6) y a Francisco (11)–, se quedará unos días en la torre de Palermo. Aunque de a poco ya prepara sus cosas... Los noto a ambos muy tristes. Igual, conservan su gran lazo humano de siempre. Si Tinelli sigue llamando a Paula ‘la Flaca’...”, agregó nuestro confidente, admitiendo que todavía comparten cuarto.

“SE SINCERO CON VOS MISMO”. Tal cual sucede no bien estalla la bomba de una separación mediática, en el mundo del rumor –tan próximo a las stars– la pregunta “¿hubo una tercera persona en discordia?” empieza a transitar los programas del corazón, las redacciones periodísticas e, incluso, las mentes de los ajenos espectadores hogareños. “Marcelo escuchó que se lo ha vinculado en la última época a alguna que otra chica y que a Paula se la ha vinculado en la última época a algún que otro hombre –admitió otro incondicional de Tinelli que también escogió el anonimato–. Pero entienden que los dimes y diretes forman parte del juego de la popularidad, y afirman que la sorpresiva resolución de ninguna manera viene por ahí. No busquemos una explicación ajena al desgaste del tiempo. Lo importante es que ellos optaron por la madurez, cerrando el capítulo en lugar de estirarlo sin necesidad”, manifestó la fuente, al instante que reiteraba la frase que el psicólogo personal le lanzó a Marcelo cuando lo consultó sobre el delicado escenario. “Sé sincero con vos mismo”, le sugirió.

EL, A PLENO TRABAJO Y SIN ELLA. Las jornadas de Tinelli a partir de la noticia de su situación civil no variaron demasiado respecto a las de las horas precedentes. Cada mañana traslada a sus hijos hasta el colegio, pone rumbo hacia Ideas del Sur, en Olleros 3551, Colegiales y, después de comandar varias reuniones, regresa a su departamento para tomar sesiones de kinesiología y recuperar la movilidad del hombro izquierdo (se rompió el tendón rotador levantando pesas durante el verano) y los ligamentos cruzados de la rodilla derecha (una vieja lesión de hace una década), luego de la doble operación a que se sometió el viernes 6 de marzo en el Sanatorio de la Trinidad. Además, aprovecha su permanencia hogareña para llamar sin pausa a los productores Federico Hoppe y Pablo Prada, leer y contestar mails pendientes y ver los partidos de San Lorenzo (por ejemplo, el que perdió por 2 a 0 el miércoles con el mexicano San Luis Potosí, por la Copa Libertadores de América), en compañía de su pequeño clon, Francisco, súper fanático del Cuervo y del Bolívar, el team de voleibol de Marcelo que viene de obtener un nuevo torneo, el tercero consecutivo.

SOLITARIO Y TRICAMPEON. Tras recorrer 360 kilómetros al volante de su camioneta BMW, entró a las 21:20 del jueves al Complejo Polideportivo República de Venezuela, para presenciar el desenlace de la Liga Argentina: Drean Bolívar versus Unión de Formosa. La serie iba 3-1 a favor de los locales. Ingresó directo al palco y se sacó el buzo, luciendo la camiseta celeste de su club. El primer set quedó en poder de los visitantes, por 27 a 25. Los tres siguientes arrasó Bolívar a través de un 25-16, 26-16 y 25-14. Tinelli empezó a alentar cuando la victoria era inminente. Una vez conseguida, cantó, bajó, saludó a los jugadores y a Javier Weber, el entrenador, y entregó el premio al mejor de la cancha, Alejandro Spajic. Atendió a los periodistas deportivos, soslayó los temas ajenos al tercer título y, cerrada la ceremonia, partió al centro de la ciudad para cenar con los flamantes campeones en el pub-cábala de los festejos, Zoom. Permaneció ahí un largo rato. A las cuatro de la mañana emprendió la retirada. De su círculo apenas pudo verse a Fabián Scoltore, el director de Ideas...

ELLA, A PURA RUTINA Y SIN EL. Cero comments. Desde que el río comenzó a sonar, Paula esquiva las declaraciones (al menos frente a los periodistas). No obstante, tal decisión parece no haber alterado su inconfundible sonrisa (al menos frente a los fotógrafos). Mientras la prensa especula y analiza el epílogo de su relación, la subcampeona de Bailando por un sueño 4 mantiene su acostumbrada cotidianeidad. Para el caso, sigue visitando el Instituto Musicarte XXI, en Belgrano, con el objetivo de perfeccionar su baile, y estudia ofertas laborales que al momento pretende no trasciendan. Lo cierto es que previo a dirimir su futuro profesional, analiza volar a Europa para asistir a una puesta de la admirada y casi septuagenaria coreógrafa alemana y profesora de danza contemporánea, Pina Baush; almorzó con sus seres queridos en el restaurante Carlitos, de Avenida del Libertador 1831, caminó por Olivos, y cultiva su low profile instalada en su piso de la manzana de Santa María de Oro, Cerviño, Godoy Cruz y Demaría.

“UN REENCUENTRO HISTORICO”. Así sintetizó María Calatayud, la responsable de Comunicación y Prensa de Ideas del Sur, el viaje que el centenar de integrantes de ShowMatch consumó a la uruguaya Colonia del Sacramento con Marcelo a la cabeza, el domingo al atardecer, vía Buquebus, para rodar la apertura del ciclo, que cumplirá dos décadas y retornaría al aire el lunes 27 de abril a la noche, luego de Valientes, por el canal 13. Además de Tinelli (que continuó a rajatabla con su tesitura de callar respecto a circunstancias íntimas) y el equipo técnico y de asistencia, cruzaron el Río de la Plata Freddy Villarreal, Toti Ciliberto, el Turco Naim, José María Listorti, Alvaro Navia, Carna, Pachu Peña, Pablo Granados, Diego Korol, Sebastián Almada, Campi, Larry de Clay, Martín Bossi, Marcela Feudale, Yayo Guridi, Leo Rosenwasser, el Chino D’Angelo... Recién establecidos en el hotel y casino Radisson, cenaron a la vieja usanza, memorando antiguas épocas y preparándose para filmar –a partir de las 8 am del lunes y a las órdenes de Luis Barros–, con Marcelo al mejor estilo Jack, el líder de Lost, arañado y luciendo un rasgado traje de Etiqueta Negra.

AL PARTIR, UN BESO Y UN ADIOS. De vuelta en suelo porteño, él y Paula precisarán qué abogados contratarán, por separado, para tramitar su divorcio. “Buscan un estudio que no persiga notoriedad ventilando detalles que desean mantener en privado”, contó un allegado, quien, fiel observador de Marcelo, lo nota “bajoneado, no deprimido, cuidado, eh. Tampoco se trata del momento más infeliz de su existencia. Siente que la única diferencia respecto a lo que puede ocurrirle a cualquier pareja común es su condición de famosa. Ojo, no responsabiliza al éxito y la exposición del desenlace que le tocó. Se enorgullece de ella, de la mujer que tuvo, y de la familia que constituyó a su lado. Eso nadie lo cambiará jamás. De allí que pronto tomará sus pertenencias y las de sus hijas mayores (Micaela, 20, y Candelaria, 18), y los tres partirán a la casa que le prestó un amigo de él, dejando definitivamente Le Parc”. Le Parc, el sitio donde un par de semanas atrás Marcelo Tinelli lloró tanto como nunca antes en su vida. Jueves al mediodía. Marcelo sale de su departamento, cruza a la estación de servicio y regresa a Le Parc. La constante de un momento duro: cabeza agachada  y ninguna declaración.

Jueves al mediodía. Marcelo sale de su departamento, cruza a la estación de servicio y regresa a Le Parc. La constante de un momento duro: cabeza agachada y ninguna declaración.

Miércoles a la tarde. Paula sale con Francisco. Ve al fotógrafo, sonríe, cubre a su hijo y continúa camino, cultivando el bajo perfil de siempre y evitando hablar públicamente.

Miércoles a la tarde. Paula sale con Francisco. Ve al fotógrafo, sonríe, cubre a su hijo y continúa camino, cultivando el bajo perfil de siempre y evitando hablar públicamente.

El nacimiento de Juanita, en 2002.

El nacimiento de Juanita, en 2002.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig