“Sueño con que Mariana me acompañe hasta el último instante de mi vida” – GENTE Online
 

“Sueño con que Mariana me acompañe hasta el último instante de mi vida”

Actualidad
Actualidad

Pocos saben que hace un año me puse otro stent”, reflexiona en voz alta Jorge Rial (51) mientras disfruta de un habano y observa cómo atardece en París por el ventanal de la suite 118 del hotel Bel Ami, estratégicamente ubicado en la coqueta zona de Saint Germain-des- Prés. Y deja casi mudo a este periodista, que sabía que en julio de 2010 fue internado con la presión muy alta, y le debieron colocar uno para apuntalar la pared de una arteria debido a una insuficiencia cardíaca. Enseguida, el propio conductor de Intrusos se encarga de despejar nuestro asombro. “Mariana es mi segundo stent, que me conecta con la felicidad y el amor, un stent natural anti strees y tensión. Aquel me lo regaló la angustia, pero eso ya es pasado”, se sincera mientras Mariana Antoniale (25), su pareja, asiente con una sonrisa y se lookea para recorrer junto a él la Ciudad Luz: zapatos y un tapadito de Alexander Mc- Queen y cartera Gucci para deslumbrar a los franceses.

“Que la miran, pero son respetuosos. En cambio con los tanos, cuando estuvimos en Roma y Venecia, casi termino a las trompadas”, bromea Jorge. El plan amoroso para celebrar el año juntos tiene su hoja de ruta para hoy: Torre Eiffel, Avenue George V, almorzar en la mítica zona de la moda parisina: le Triangle d’Or, recorrer la plaza del Trocadero, el museo del Louvre, y finalmente, la Catedral de Notre Dame, punto crucial de este segundo viaje por Europa, que empezó con cinco días en Madrid. ¿Por qué? Porque ante Dios se jurarán amor eterno, y le pedirán que corone tanto amor con la llegada de un hijo.

–¿Es así?
–Tengo muchas ganas de ser padre. Lo deseo con todas mis fuerzas. Sería el broche de oro para esta historia de amor. Ya recibí la generosidad de Dios cuando llegaron a mi vida Rocío y Morena. Siento que él me bendijo: “Ya te di dos hijas maravillosas”, me dice cada noche al oído. Me gustaría escuchar ahora: “Te mando el varón”. Es lo que queremos todos. Ya conformamos una familia. Morena, que le encanta la fotografía, va a ser la encargada de retratar el embarazo y el nacimiento. Estamos ilusionados.

–Entonces lo deben estar buscando sin ningún tipo de cuidados, digamos.
–No te quepa duda, estamos buscando el bebé intensamente, y qué mejor que París para concretar ese anhelo. Veremos si se da. Después te cuento.

–Mariana me dijo que cuando a vos te salga el divorcio se casan. ¿Qué vendrá primero? ¿El bebé o la boda?
–Mirá... Mariana y yo estamos trabajando a full para que llegue nuestro hijo, y mis abogados también con el tema del divorcio, que si es por mí, firmo ya: tengo la lapicera recontra-cargada para poner la rúbrica y solucionar el tema. Así que veremos quién resuelve primero los objetivos. Lo que se dé será bienvenido, no importa el orden.

–¿Será que los bienes en juego entre vos y tu ex, Silvia D’Auro, dificultan y demoran la resolución?
–Yo creo que es más una cuestión de ponerse las pilas y nada más. Por lo menos de mi lado está todo claro. –¿Te arrepentís de haberte casado con Silvia, tu ex?
–No, nunca me voy a arrepentir, porque gracias a eso llegaron Morena y Rocío a mi vida. Pero hoy, gracias a Dios, pude empezar de nuevo y vivo con tranquilidad, en paz, a los casi 52 años, junto a mis hijas, que eligieron vivir conmigo y se lo dijeron a la Justicia.

Leé la nota completa en la última edición de GENTE.

Mariana y Jorge sellan su amor frente a la Torre Eiffel. “Mariana es mi segundo stent: me conecta con la vida y la felicidad”, le confió el conductor a GENTE a orillas del Sena.

Mariana y Jorge sellan su amor frente a la Torre Eiffel. “Mariana es mi segundo stent: me conecta con la vida y la felicidad”, le confió el conductor a GENTE a orillas del Sena.

Hay una tradición que atrae a los enamorados a París a poner un candado sobre el río Sena. Esta costumbre llegó desde Roma, donde en el Puente Milvio las parejas colocaban candados en las farolas. Jorge y Loly agregaron, además de sus iniciales, las de Morena y Rocío, las hijas del periodista.

Hay una tradición que atrae a los enamorados a París a poner un candado sobre el río Sena. Esta costumbre llegó desde Roma, donde en el Puente Milvio las parejas colocaban candados en las farolas. Jorge y Loly agregaron, además de sus iniciales, las de Morena y Rocío, las hijas del periodista.

La catedral de Nôtre Dame fue la última visita que hicieron Mariana y Jorge. Allí aprovecharon para jurarse amor eterno, y pedir que llegue el varoncito. Rial contó que sus hijas le piden un hermanito y que Morena será la fotógrafa del  embarazo y el nacimiento.

La catedral de Nôtre Dame fue la última visita que hicieron Mariana y Jorge. Allí aprovecharon para jurarse amor eterno, y pedir que llegue el varoncito. Rial contó que sus hijas le piden un hermanito y que Morena será la fotógrafa del embarazo y el nacimiento.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig