«Sueño con ganar el mundial 2010 como goleador de la Selección argentina» – GENTE Online
 

"Sueño con ganar el mundial 2010 como goleador de la Selección argentina"

Actualidad
Actualidad

Mirá: cuando llegué acá, mucho no entendía. Lo escuchaba al DT Fabián Capello dar indicaciones en francés, portugués, italiano, alemán, inglés, español… Le faltaba hablar en chino al Míster, ja, ja, ja”, bromea Gonzalo Higuaín (19) con la chispa del pibe que hasta no hace mucho gastaba picados sobre el empedrado de las calles de Saavedra. “Hoy sería imposible, porque está lleno de autos y semáforos, pero hace diez años se podía jugar en algunas cortadas”, recuerda feliz.

Ahora está lejos de la casa donde se crió. El Pipita habla con GENTE en el living de su coqueto departamento en el barrio de Mirasierra, uno de los más exclusivos de la capital española, y cuando se asoma al balcón observa la piscina del condominio donde vive, y las generosas curvas de un par de jóvenes madrileñas que se rinden ante el sol de primavera. Al principio se muestra serio y cuidadoso con sus palabras, pero después, al entrar en confianza, no para de hacer chistes. Está acompañado por dos compinches: su primo Juan Ignacio Vera (26), que por cuestiones de trabajo pasó por Italia y se acercó hasta España, y su amigo del alma, Leonel Cerruti (21), que viajó especialmente para visitarlo.

Digamos que más allá de los mismísimos David Beckham, Ruud van Nistelrooy, Roberto Carlos, Robinho, y hasta Raúl, el ídolo local, todas figuras archiconsagradas, Gonzalo va sacando chapa de ganador en el Real Madrid. Hasta aquí lo trajeron sus goles en River y llegó, junto a Fernando Gago, la estrella de Boca. Y eso que cuando el club más poderoso del mundo lo compró en el 2006 por 13 millones de euros –Pipita tenía 18 años– en torneos argentinos apenas había hecho 13 goles, es decir ¡un millón de euros por tanto! “Creo que lo que decidió a los dirigentes del Real a contratarme fueron los dos goles que le hice a Boca en el Apertura 2006, cuando le ganamos 3 a 1 en el Monumental”, comenta con una sonrisa, al saber que cronista y fotógrafo son bosteros, y más que fanáticos. Replicamos con el tema de la paternidad y esas cosas futboleras, y todo termina entre risas y mutuas bromas cuando aparece en escena Nancy, la mamá del Pipita y esposa de aquel rudo zaguero llamado Jorge Nicolás Higuaín, que pasara por clubes como Nueva Chicago, San Lorenzo, Boca y River, conocido como el Pipa, apodo –y nariz– que heredó su hijo Gonzalo en diminutivo. Nancy es pintora y firma sus obras con el seudónimo de Zacarías. “¡No sabés cuánto vale un Zacarías, nene!”, lanza Gonzalo, y todos sonríen en la casa. Luego se pone serio y confiesa: “Mi viejo va y viene desde Buenos Aires, pero mamá está conmigo desde que llegué, hace cuatro meses. Fue importante estar contenido, porque yo llegué a Madrid después de la gran tensión que viví por el pase. En un momento pensé que mi cabeza iba a estallar. Por suerte acá me adapté rápido. Es como estar en Buenos Aires, muy parecido. Y en lo profesional no me puedo quejar: jugué Champions League y también la Liga”.

–Hace un par de semanas metiste un golazo al Espanyol –el partido terminó 4 a 3–, que le significó al Real alcanzar la punta nada menos que con el Barcelona.

–Fue una alegría tremenda. En mi gol –ya había hecho otro en el derby madrileño contra el Atlético– me saqué la camiseta y le agradecí a Dios. Fue muy fuerte. En el festejo me abrazaban ídolos del club que hasta el año pasado ¡yo veía por televisión! La gente coreaba mi apodo. Me sentí en el aire.

–Meses atrás tuviste que tomar una gran decisión. Raymond Domenech, DT de la selección francesa, te convocó para defender los colores de ese país, ya que naciste en Brest, cuando tu papá jugaba en Francia. ¡Y le dijiste que no! ¿Fue difícil tomar esa determinación?

–No, porque lo que más deseo es jugar con la celeste y blanca. No podría ponerme otra camiseta. Nací en Francia un poco por casualidad, pero soy argentino. Es lo que siento y quiero.
..........................................................................................................
Nancy, su mamá, le acerca un mate y galletitas. Gonzalo saborea un amargo y recuerda sus comienzos. Fueron en la canchita de baby del club Palermo, de Fitz Roy y Paraguay. “Después, un señor, Curti habló con mi viejo para llevarnos a River a mi hermano Federico –que ahora juega a préstamo en Chicago– y a mí. ¿Sabés que le dijo mi papá? ‘Obsérvelos bien, mire que no quiero hacer papelones’, y se rió. Y así pasamos por Infantiles y todas las divisiones”, relata Gonzalo.

Ahora cuenta, pidiendo discreción para cuando aparezca publicado, que hace un tiempo se peleó con su novia argentina. Y que su corazón late fuerte por una joven actriz argentina que varias veces concurrió a verlo a la platea millonaria. “Cuando lea esto, seguro que se va a dar cuenta de quién hablo. Ella sabe…”, bromea, y este periodista le jura que guardará el secreto del nombre confiado, aún ante sus jefes.

“¿Si tengo sueños?”, se pregunta al final. Además de la gran motivación de ganar la Liga Española, que ahora pelean cabeza a cabeza el Real y el Barça, confiesa: “Sí, que Coco Basile me convoque para la Selección. Porque sueño con ganar el Mundial Sudáfrica 2010 como goleador de la Argentina”.

Gonzalo en el parque del condominio donde vive, en el exclusivo barrio de Mirasierra. “Entrena por la mañana y a la tarde duerme la siesta. Yo lo despierto con el mate”, cuenta Nancy, su mamá, que lo acompaña desde que llegó a Europa.

Gonzalo en el parque del condominio donde vive, en el exclusivo barrio de Mirasierra. “Entrena por la mañana y a la tarde duerme la siesta. Yo lo despierto con el mate”, cuenta Nancy, su mamá, que lo acompaña desde que llegó a Europa.

En su dormitorio, con dos fotos históricas: el gol a Bobadilla frente a Boca el año pasado, y el debut en el Monumental.

En su dormitorio, con dos fotos históricas: el gol a Bobadilla frente a Boca el año pasado, y el debut en el Monumental.

Mateando en su departamento, junto a su amigo Leonel Cerruti y su primo Juan Ignacio Vera.

Mateando en su departamento, junto a su amigo Leonel Cerruti y su primo Juan Ignacio Vera.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig