“Soy una intelectual, demasiado para este jurado” – GENTE Online
 

“Soy una intelectual, demasiado para este jurado”

Actualidad
Actualidad

Graciela Alfano no está loca. Lejos. Dice, sí, alguna que otra incoherencia y juega a que el fin del mundo puede llegar con la eliminación de tal o cual personaje. Pero no hay un ápice de insania en su discurso. Acaso sí un tinte a soneto delirante, casi un soneto posmoderno (uno de, digamos, Belén Francese). Pero ante todo Graciela Alfano (57) es una actriz.

Hilarante, prolífica en lo suyo, está comprometida con un objetivo: ofrecer justicia en el jurado de Bailando por un sueño. Comparte cartel en la mesa de ShowMatch con Aníbal Pachano, Carmen Barbieri, Reina Reech y Ricardo Fort. Y es justamente ahí donde surgen los problemas: con sus compañeros. Acusa que cada cual tiene intereses puestos en el programa y que la imparcialidad no está asegurada. Y además la tratan mal. “Carmen Barbieri se metió con mi cara y mi estado de ánimo: eso no tenía nada que ver”; “Un miembro del jurado dijo que mandáramos a Granata y a Francese al teléfono, porque rinden mejor”, son algunas de las bombas que tiró en su desfile por los programas de chimentos. También lloró. “Me tienen cansada... son los peores compañeros que tuve”, disparó.

Ya más tranquila, recibió a GENTE el último domingo y explicó las razones de su renuncia. Además, caminó por Palermo y se enfrentó cara a cara con su público.

–¿Por qué de pronto decidiste irte?
–Porque hay cosas que no puedo tolerar. Yo para seguir necesito garantías. Saber que nadie me va a agredir físicamente como lo hizo Pachano, que no me van a ofender, que no me van a maltratar, no me van a gritar.

–Pero ésa es un poco la dinámica del programa, ¿o no? –La dinámica es que cada uno presenta sus estrategias para prevalecer, pero tiene que haber un límite. La verdad es que Marcelo necesita una persona como yo: soy un contrapeso para tanta injusticia. Soy la Carrió del jurado.

–¿Qué injusticias?
–Hay demasiados intereses puestos. Pachano, que se supone que es el Lafauci del jurado, le pone un 10 a su hija. Mostró la hilacha. Soy la que tiene que decir, cuando todos quieren echar al bombo a Granata, que ella bailó mejor el cuarteto.

–No estás muy conforme, parece...
–Es que soy demasiado para este jurado. Nicolás Espinoza (pareja de Sarah Paddy en Bailando), dijo que soy la que más sabe de los cinco. Yo soy una intelectual luchando contra cuatro personas injustas, que no son imparciales... Ya viste lo que me dicen en la calle: “No reniegues más con ese jurado de porquería”; “Te bancamos a vos y no a Fort”. La gente me apoya.

–Pero antes eras la mala del jurado.
–Pasé de ser la menos querida a la más querida. Porque la gente se da cuenta de lo que pasa. Además, los otros jugaron mal sus cartas. Pachano sigue con la misma galera que el año pasado... Tendría que haberse reinventado en algo. Ricky está constantemente inventando cosas que terminan dándole la atención a otro.

–¿Es una guerra por ganar cámara?
–Para algunos. Yo estoy en la mía, y cuando me dan pista voy, pero no estoy todo el día desesperada para que la cámara me tome... Es muy estresante. Y algunos lo hacen, pero hay días en que grabamos muchísimas horas, no da. Es insalubre.

-Da la impresión de que todo el show en sí es insalubre, al menos para los que forman parte de él.
–Hay que saber distinguir las realidades. El show es toda una gran improvisación individual de cada uno, no está todo planeado. Cada cual se gana el lugar propio. Por eso es como un tablero de estrategias, pero no hay que olvidarse de que después el personaje tiene otra vida.

–¿Cuántas vidas tenés? ¿Y cómo hacés para que una no se meta en la otra?
–Cuando paso el palier de mi casa se acaban los problemas. Además, hago terapia dos veces por semana; ahí descargo. Todo actor tiene que hacer terapia, porque trabaja con su propia vida y es muy importante entender eso. Cuántas vidas tengo, no sé, pero es como Seis personajes en busca de un autor, de Pirandello, donde los actores representan a otros actores que ensayan una obra, que no es la que están montando los actores reales.

–Compleja la explicación...
–Ya te dije: soy una intelectual.

–Y el personaje que te toca representar a vos, en el que obviamente ponés cosas de tu persona, ¿no está un poco loco?
–Yo no hablaría de locura en una época en que hay dementes, neuróticos, paranoicos, esquizofrénicos... ¿Cómo hablar de locura en un medio en el que están Zulma Lobato, Ricky Fort... ¡Tito! ¡Por Dios, que se hizo famoso por no hablar! Belén Francese, la nueva gran poetisa argentina. Coki, que inventó un secreto y ahora va a cantar con Montaner... Donde el conductor más famoso de la Argentina, que además es perfil bajo, busca novia al aire... En todo caso, yo diría que lo mío no es locura: es postmodernismo.

–Pero de repente salís llorando de un programa... Es bizarro.
–Porque es difícil bancarse el embate de cuatro personas. Ya te digo: mi papel es duro. Soy la única que lleva justicia a una mesa llena de corrupción. Ahí sí que hay algo de mí: lloro porque no me banco las injusticias.

–Y además sos actriz... Digo, por si el llanto no quiere salir de manera orgánica.
–Eso sí, pero todo lo que uno representa viene de algún lado.

–¿Cuál es el papel de Marcelo en todo esto?
–Es el disparador, el que hace funcionar a los otros. Te lo digo: Marcelo ve todo, sabe todo lo que pasa, no se le escapa una. Es impresionante.

–¿Y vos? ¿Cuál es tu papel?
–Por algo Marcelo me elige. Si no le sirviera, hace rato que no estaría ahí. Pero ya ves: prevalezco. No sólo le paro el carro al jurado: le doy al show lo que el show necesita. ¿Es muy bizarro? Puede ser, pero es un espectáculo. Si no, terminaríamos todos en el canal Encuentro.

“¿Quién puede decir que yo estoy loca en un medio en el que están Ricky Fort, Belén Francese –la nueva poetisa argentina–, Coki –que inventó un secreto y ahora va a cantar con Montaner–, y donde el conductor busca novia al aire...?

“¿Quién puede decir que yo estoy loca en un medio en el que están Ricky Fort, Belén Francese –la nueva poetisa argentina–, Coki –que inventó un secreto y ahora va a cantar con Montaner–, y donde el conductor busca novia al aire...?

“Carmen Barbieri se metió con mi cara y mi estado de ánimo: eso no tenía nada que ver”; “Un miembro del jurado dijo que mandáramos a Granata y a Francese al teléfono, porque rinden mejor”, son algunas de las bombas que tiró en su desfile por los programas de chimentos.

“Carmen Barbieri se metió con mi cara y mi estado de ánimo: eso no tenía nada que ver”; “Un miembro del jurado dijo que mandáramos a Granata y a Francese al teléfono, porque rinden mejor”, son algunas de las bombas que tiró en su desfile por los programas de chimentos.

Antes de la charla distendida y personal con GENTE, en el jardín de su casa de Recoleta, caminamos por la calle El Salvador, en Palermo, y medimos la respuesta del público: <i>“No te vayas del jurado”; “Sos la más diosa de la Argentina”; “No le hagas  caso a lo que te dicen”; “Sos amorosa”; “Te bancamos a vos, no a Fort”</i>...

Antes de la charla distendida y personal con GENTE, en el jardín de su casa de Recoleta, caminamos por la calle El Salvador, en Palermo, y medimos la respuesta del público: “No te vayas del jurado”; “Sos la más diosa de la Argentina”; “No le hagas caso a lo que te dicen”; “Sos amorosa”; “Te bancamos a vos, no a Fort”...

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig