“Soy una chica común y corriente, a la que nunca le pesó el apellido” – GENTE Online
 

“Soy una chica común y corriente, a la que nunca le pesó el apellido”

Actualidad
Actualidad

Mi papá es tan piola que... Mirá: cuando tenía 14 años, él mismo vino y me preguntó si tenía ganas de hacerme un tatuaje. Así, de la nada. Vos fijate; con los padres pasa siempre al revés: ninguno quiere que sus hijos se tatúen. Obviamente, ni lo dudé y me hice el primero: una estrellita en el hombro. Y después vinieron siete más.

–¡¿Ocho tatuajes tenés?!
–Ja, sí. Una flor, una golondrina, la flor de lis, un hada… Ninguno con un significado especial. Más que nada, me los hice porque me gustó el dibujo.

–O sea que papá...
–Re piola... Siempre tuve una gran relación con él. Y ahora estamos más juntos que nunca, te diría, porque vivimos cerca y hablamos de todo lo que nos pasa. El me banca mucho en mis cosas, me escucha, me aconseja. Pero me da libertad para que elija. Y cuando surgió esta propuesta de modelar, al primero que consulté fue a él. Me dijo que iba a apoyarme en lo que decidiera, que estaba todo bien. Era lo que necesitaba para animarme.

Micaela Tinelli está por cumplir 21 años. Alcanzará la mayoría de edad el 26 de agosto, y para esa fecha habrá dejado de ser un gran enigma para el público. Al menos, ya va dejando algunas pistas. Papá Marcelo es una de las caras más reconocibles del país. Pero el rostro de Mica, su hija mayor, se mantuvo lejos de los flashes durante todo este tiempo. “Y ojalá siempre conserve este perfil bajo”, pide, casi como un ruego. Le huye a la exposición, a los posibles escándalos mediáticos, y vive como una novedad esto de dar notas. De hecho, es la primera que concede en su vida, y por ahí, a cuentagotas, se filtran esbozos que permiten descubrirla. Segura de sí misma, pero algo tímida. Reservada. Afable. Ubicada. Celosa de su intimidad. “Muy tranquila”, se autodefine, “una chica común y corriente, a la que nunca le pesó el apellido”. Ese perfil, justamente, sedujo a los creativos de Ricky Sarkany, la empresa que es una marca registrada del mundo fashion. Sarkany tuvo una idea: que Micaela fuera la imagen de su nuevo producto, el perfume Girl, una fragancia que apunta a los teens. De inminente salida, el impacto está asegurado. A la luz de las fotos, ese rostro empezará a develar sus misterios.

–Lo tuyo es la moda, ¿no? Pero no sobre la pasarela, justamente...
–Claro. Estoy estudiando Producción de Modas en la Universidad de Palermo, desde el 2007. Apenas salí de la secundaria me metí en eso, me encanta. Ya a los diez, doce años, descubrí que ahí estaba mi futuro.

–¿Qué te influyó?
–Dos cosas. Mi mamá (Soledad Aquino, la primera esposa de Tinelli), que siempre cuidó su estética, y todo lo que rodeaba al trabajo de papá. Desde chica fui a los estudios de televisión, y el tema vestuario es lo que más me llamó la atención.

–¿Con papá no trabajaste todavía?
–Estuve haciendo vestuario para Patito Feo en el 2007, pero no me pude abocar mucho, porque estaba en mi primer año de facultad y se me complicaban los horarios.

–¿Y cómo se dio esta chance de modelar?
–Sarkany y papá se conocen desde antes. Es más: algo le había comentado acerca de que me gustaría trabajar con Ricky, pero en cuanto al diseño. Nunca imaginé que me iría a proponer esto. Me re sorprendió. Le pedí dos semanas para pensarlo. Y, como te dije, lo primero que hice fue preguntarle a mi papá. Me dio aliento y me dijo que lo tomara como un trabajo. La verdad, estoy contenta de haber aceptado, porque quedé muy conforme con el resultado y me divertí haciendo las fotos. Para darme ánimos, papá me recordó cuánto le costó soltarse en la tele, que al principio agarraba el micrófono y era una roca de lo duro que estaba (se ríe)...

–Ahora sí vas a tener mayor exposición.
–Y, sí. Muchas veces rechazo invitaciones a eventos, porque sé que va a haber periodistas. Igual, zafé bastante por ahora. Y mi hermana, más todavía...

–Candelaria (18) tampoco quiere saber nada con la fama, ¿no?
–Nooo... En eso somos iguales. Ella quiere ser veterinaria, nada que ver con la moda. A Cande le encanta dibujar, y fue ella la que diseñó el tatuaje que se hizo papá. Le queda divino. Y con los más chicos (Francisco, de 11, y Juana, de 6, hijos de la relación de Marcelo con Paula Robles) también me llevo bárbaro. Francisco comparte mucho con papá el tema del fútbol. Es tan fanático de San Lorenzo como él.

–¿Estás de novia?
–Sí, desde hace dos años, con Joaquín Rozas.

–¿Un suegro cuida, papá?
–Nada que ver. Yo sé que él da esa imagen, pero es lo opuesto. Siempre fue así, desde que le presenté el primero, a los 14 años.

–Me contaste que ahora estás más cerca que nunca de Marcelo. ¿Cómo lo ves después de estos meses complicados que pasó?
–Cuando recién se había separado estaba triste. Pensaba en mis hermanos más chiquitos... Ahí le di todo mi apoyo, obviamente. Estuve al lado suyo a full. Pero ahora ya lo veo re bien, con el mejor ánimo. Hablamos mucho... Por ejemplo, a mí el tema de la separación de mis viejos nunca me afectó demasiado. Yo tenía cuatro años, era muy chica, y como que no lo sufrí.

A Mica, que recién empieza a volar, le sobran sueños. “Me gustaría hacer algún curso de moda en Nueva York. Papá me incentiva con eso, me lo pregunta todos los meses. Es un objetivo para cuando me reciba. ¿Si voy a seguir modelando? Puede ser. De chica siempre me copó, pero lo descarté cuando tomé conciencia de que las modelos están demasiado expuestas... Es que ese tema es muy importante para mí. Ya te lo había dicho, ¿no?”. Micaela, producida para las fotos del perfume Girl, que Ricky Sarkany (asociado a Karina Rabolini) pronto lanzará al mercado. La mayor de las Tinelli confiesa que de chica quería ser modelo.

Micaela, producida para las fotos del perfume Girl, que Ricky Sarkany (asociado a Karina Rabolini) pronto lanzará al mercado. La mayor de las Tinelli confiesa que de chica quería ser modelo.

Como sucede con papá, los tatuajes son la debilidad de Mica. Tiene ocho en total, desde una estrella (visible en las fotos) hasta un hada. A fines de junio posó para la lente de Gabriel Machado. “Me sentí muy cómoda. Si se da, quizá lo repita, pero lo mío es el diseño de moda. En ese aspecto, ya hice algo para Patito Feo”.

Como sucede con papá, los tatuajes son la debilidad de Mica. Tiene ocho en total, desde una estrella (visible en las fotos) hasta un hada. A fines de junio posó para la lente de Gabriel Machado. “Me sentí muy cómoda. Si se da, quizá lo repita, pero lo mío es el diseño de moda. En ese aspecto, ya hice algo para Patito Feo”.

Ricky Sarkany y Karina Rabolini están asociados en la elaboración de fragancias. Y para presentar Girl convocaron a una cara famosa. “Al principio barajamos nombres predecibles –admiten–. Hasta que surgió el de Micaela. Y fue la mejor idea, porque refleja justamente lo que nosotros buscábamos: una chica común y corriente, con personalidad e iniciativa propia. Tiene una ubicación admirable, y eso que no debe ser fácil lidiar con su apellido”.

Ricky Sarkany y Karina Rabolini están asociados en la elaboración de fragancias. Y para presentar Girl convocaron a una cara famosa. “Al principio barajamos nombres predecibles –admiten–. Hasta que surgió el de Micaela. Y fue la mejor idea, porque refleja justamente lo que nosotros buscábamos: una chica común y corriente, con personalidad e iniciativa propia. Tiene una ubicación admirable, y eso que no debe ser fácil lidiar con su apellido”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig