“Soy un ser humano, pido perdón” – GENTE Online
 

“Soy un ser humano, pido perdón”

Actualidad
Actualidad

Cuando parecía que el efecto dominó era imparable y que, día a día, irían apareciendo supuestas madres de presuntos hijos del presidente y ex obispo paraguayo Fernando Lugo, el huracán que amenazaba con llevárselo por delante empezó a soplar con menos fuerza. Y el medidor de demandas de paternidad, hasta el cierre de esta edición, se había clavado en tres.

A la denuncia de Hortensia Damiana Morán, la tercera mujer que aseguró tener un hijo del Presidente, se esperaba que le siguieran otras tres. Nada de eso sucedió y, mientras las aguas políticas se agitaban y los hipotéticos anuncios no llegaban, el primer mandatario aprovechó para hacer su descargo, durante una conferencia de prensa: “Soy un ser humano y, por tanto, nada humano me es ajeno. Al tiempo de pedir perdón, quiero ratificar que mi versión será siempre la verdad”, dijo. Después, trató de calmar al pueblo, aseguró que no pensó en renunciar y adelantó que atenderá “uno por uno” los casos de paternidad que se le adjudican.

NO HAY DOS SIN TRES. Viviana Carrillo Cañete (26) tiró la primera piedra el 8 de abril cuando presentó una demanda por filiación contra Lugo en la que relataba pormenores de su relación mientras él era obispo del departamento de San Pedro. El presidente, de 58 años, no tardó en reconocer públicamente que Guillermo Armindo, un bebé de casi dos años, era hijo suyo.“Sí, es cierto, hubo una relación con Viviana Carrillo. Ante ello, asumo todas las responsabilidades que pudieran derivar del hecho, reconociendo la paternidad del niño”, admitió el lunes de Semana Santa. A eso se le sumó el escándalo por la edad que tenía Viviana al comenzar el romance. Es que, según la demanda, el obispo la habría seducido “a los 16 años”.

Una semana después, otra mujer, Benigna Leguizamón (25), aseguró tener un hijo del ex obispo. “Acudí a pedir ayuda a monseñor Fernando Lugo porque el padre de mi primera hija me negaba la asistencia a la criatura (...) En ese momento monseñor me dio su apoyo, pero se aprovechó de mi gran necesidad y me indujo a que tengamos relaciones. Al año quedé embarazada de él”, contó Benigna. La relación habría comenzado en el año 2001. El niño, Lucas Fernando, nació el 9 de septiembre de 2002.

El martes 21 de abril, Benigna se reunió en un hotel de la ciudad de Asunción con el abogado del presidente, Marcos Fariña, quien le dijo que Lugo estaría dispuesto a hacerse un análisis de ADN en forma privada. Desconfiando de la transparencia de los resultados, la mujer salió al grito de “desgraciado” (refiriéndose al ex obispo), rechazó la propuesta y presentó su demanda en sede judicial, al día siguiente.

Ni un día de respiro tuvo el primer mandatario. El jueves, una tercera mujer, Hortensia Damiana Morán (39) también se sumó al club. “Mi relación con Lugo empezó en el año 2006, cuando él ya no era obispo. Trabajamos juntos en el ámbito social y político. Cuando quedé embarazada a principios de 2007, decidí alejarme, para no entorpecer su carrera política y su proyecto de país”, le contó Damiana a GENTE en su casa de Capiatá, en las afueras de Asunción. Para entonces, ella ya tenía dos hijos mayores, Héctor (20) y Judith (21), y estaba separada. El niño, Juan Pablo, nació el 5 de diciembre de 2007 y Lugo nunca supo de su existencia, hasta ahora.

Pero, más allá de relatar su historia, la mujer vaticinó lo que nadie del gobierno quería escuchar: “Hace dos meses me llegó la información de que había seis mujeres que iban a presentar demandas por filiación al Presidente. Para no prestarme a tergiversaciones, decidí hacer esto público. Pero quiere decir que restan tres mujeres más”. Y dejó entrever que, detrás de las demandas había alguna maniobra política, que intentaba desestabilizar a Lugo.

EL FENOMENO. Las palabras de Damiana sonaban como las de una mujer tan íntegra y segura, como embelesada. “Sí, todavía estoy enamorada de él”, admitió ella. Y, aportando algo de luz a este enredo palaciego, agregó: “Lugo es un fenómeno, en todos los sentidos. Lo único que no le perdonaría es que fallara en el ejercicio del poder ”. Damiana contó, además, que ya se había comunicado con Marcos Fariña, abogado del presidente, y que éste le había dicho que se quedara “tranquila” porque Lugo iba a “aceptar” la situación.

Sin embargo, Fariña desmintió los dichos, Lugo no hizo ningún reconocimiento público en su conferencia de prensa y la armonía se debilitó. El mismo viernes por la tarde, Damiana anunció que podría demandar al presidente y que tiene la “obligación de reclamar por la identidad del niño”, al tiempo que esperaba que le diera “señales” en ese sentido. Y hasta recibió el apoyo de Benigna, quien le dijo a GENTE, desde su casa de Ciudad del Este: “Estoy a favor de la demanda de Damiana. Su hijo es idéntico al mío cuando era chiquito, igual”.

CUARTA Y QUINTA, AUSENTES. De Viviana Carrillo, ni noticias. Desde el día en que Lugo reconoció su paternidad, desapareció de escena y evitó todo contacto con la prensa. Algunos allegados aseguran que la relación con Lugo sigue en pie y que ella ya estaría viviendo en Lambaré, en la casa particular del presidente, junto a su hijo, Guillermo.

La cuarta mujer que supuestamente tendría un hijo con el primer mandatario sería Raquel Torres, una joven paraguaya que actualmente vive en España y que se esperaba que desembarcara en Asunción la semana pasada. Su hija, de cuatro años, vive en el departamento de San Pedro, junto a su abuela y sería fruto de una relación entre Raquel y Lugo. Sin embargo, hasta el momento, la mujer habló desde España vía telefónica, dijo que no tiene pensado viajar a su país, y aclaró que sólo es una “buena amiga” de Lugo. La quinta mujer en cuestión, la enfermera Narcisa de la Cruz de Zárate, oriunda de San Pedro, salió a desmentir mediante un comunicado que el presidente fuera el padre de uno de sus hijos.

EL DESCARGO. Siguiendo su costumbre de brindar conferencias de prensa en forma semanal, el presidente Lugo también habló sobre el tema. Tras pedir perdón al pueblo paraguayo, habló de la valoración “quizás tardía, pero con absoluta fortaleza, de la bendición de la vida humana de su implicancia y motivación para una paternidad plena” y sentenció: “Los insomnes del poder que tejen sus telarañas de intrigas bajo la mesa pueden esperar sentados, que ese tiempo llegue para ingresar a la historia del Paraguay como presidente por la única puerta grande: la victoria en unas elecciones libres como nosotros lo hemos hecho el 20 de abril del año pasado”.

Para la atmósfera de la calle, la situación, de tan grave, ya pasó a tragicómica. Desde los rumores que hablan de supuestos romances, amoríos y existencia de hijos de una centena de sacerdotes; la utilización de la Guerra de la Triple Alianza (entre la coalición integrada por Argentina, Brasil y Uruguay, contra Paraguay; tuvo lugar entre 1864 y 1870 y dejó como saldo la muerte de la mitad de la población guaraní, en un 90 por ciento, hombres) como justificación de la poligamia masculina; el anuncio de un programa de paternidad responsable lanzado por el gobierno, hasta la cumbia del momento –“Lugocho tiene corazón, pero no usó el condón”– y las remeras con la leyenda “no soy hijo de Lugo”; el tema da para todo. El presidente dio la cara luego del escándalo.

El presidente dio la cara luego del escándalo.

Hortensia Damiana Morán con Juan Pablo, que nació el 5 de diciembre de 2007 y presuntamente es de Lugo. “Hace dos meses me informaron que había seis mujeres que presentarían demandas por filiación al Presidente. Para no prestarme a tergiversaciones, decidí hacer esto público”, dice ella.

Hortensia Damiana Morán con Juan Pablo, que nació el 5 de diciembre de 2007 y presuntamente es de Lugo. “Hace dos meses me informaron que había seis mujeres que presentarían demandas por filiación al Presidente. Para no prestarme a tergiversaciones, decidí hacer esto público”, dice ella.

Tras la presión por la aparición de las tres denuncias por paternidad, Lugo ofreció una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno paraguaya. Allí pidió perdón, pero negó que fuera a renunciar.

Tras la presión por la aparición de las tres denuncias por paternidad, Lugo ofreció una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno paraguaya. Allí pidió perdón, pero negó que fuera a renunciar.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig