“Soy súper pasional y zarpada en todo lo que hago” – GENTE Online
 

“Soy súper pasional y zarpada en todo lo que hago”

Actualidad
Actualidad

Uno no sabe, precisamente, a qué Luli encomendarse. Primero está la nena de 18: nacida en Azul y poco convencida de su cola, vive con papá Rodolfo y mamá Roxana –esteticista, le hace su mesoterapia semanal–, dejó el Carlos Pellegrini en cuarto año, come los cappelletti de su nonna, nunca salió a mostrar un novio fijo y dice ser súper accesible. También, está la otra nena de 18, modelo de la agencia GN, que logró alta buena onda con Mick Jagger este febrero –cosa que ya le aburre si se lo preguntás–, o un guiño cómplice de Robbie Williams hace un mes, cuando fue a la versión latina de los MTV Awards, en el DF mexicano, junto a otras diosas locales como Pampita y Sofía Zámolo. Después están las fotos, donde la ves así, irremediablemente hot.

–¿Cómo estuvieron los MTV?

–¡Muy bien! Me llevó Gaby Alvarez, y fue re-grosso, una locura cósmica.

–En esa red carpet, a alguien que valga la pena te habrás cruzado…
–¡Ja, ja, ja! Te cuento: cuando me estaban por anunciar, me dicen que espere un segundo, porque… ¡estaba entrando Robbie Williams! Me miró, me guiñó un ojo y se fue. Yo me quedé onda “guau, ¡¿dónde estoy?!”.

–¿Pasó algo después?
–¡Ni loca! Fue de buena onda. ¿Qué te pensás? ¿Que me le tiro encima a cualquiera que pasa guiñando? ¡Ja, ja, ja!

–Bueno, te pasó guiñando Robbie Williams.
–Nah, ni ahí… Estaba super nerviosa. Pero fue una re-adrenalina.

–¿Hasta dónde querés llegar, Luli?
–No tengo un techo. Y amo ser modelo: si no te apasiona, no lo podés hacer. Si yo seguía en el Carlos Pellegrini y después estudiaba Derecho, iba a tardar cinco años mínimo en ganar lo que gano ahora, siempre y cuando llegara a ser una tremenda abogada. Estoy tocada por una varita mágica.

–Más que bendecida, ambiciosa…
–¡Soy súper ambiciosa! Pero sanamente, eh. No piso cabezas.

–¿Y si te pisan a vos?

–Si me pisan a mí me convierto en una loca. Soy una divina, pero me hacés una mala jugada y te devuelvo la peor, porque a mí nadie me regaló nada…

–Esa chica tan hot de las fotos, ¿cuán real es?
–Yo creo que es una imagen que vendo y construyo. Pero hay bastante de mí en eso. Si no, no lo podría dar. Soy súper pasional y zarpada en todo lo que hago.

–Suponé que ahora entro a Google, busco fotos porno tuyas, y las encuentro.
–Eso no te puede pasar jamás, porque nunca hice esa clase de fotos. Yo juego con el límite, que es muy finito, pero no me caigo. Me ofrecieron mucha plata por desnudarme, pero no, gracias.

–¿Te molesta que te sigan preguntando por Jagger?
–Por suerte, ya no me lo preguntan más. Y la gente, calculo, ya sabe quién es Luli Fernández.

–Nunca saliste a armar escándalo en los programas de chimentos…
–Para mí, la gente que arma despelote en los programas de chimentos se subestima a sí misma. Ni fui a la tele cuando pasó lo de Jagger… Yo soy modelo. Sé que no voy a hacer alta costura, no voy a desfilar para Prada, pero tampoco me interesa. Me copa más que tus amigos vean las fotos de esta nota y digan: “¡Uh! ¡Qué fuerte está esta mina!”.

–¿Y mis amigos tienen chance con vos?
–Puede ser. Soy súper alcanzable, común y corriente. Cada vez que puedo, voy a lo de mi nonna a comer sus cappelletti.

–¿Línea de encare preferencial?
–Ay, ¡qué sé yo! No tengo un speech tan programado de cómo tienen que levantarme. Son las pavadas simples lo que me engancha.

–A propósito de todas estas fotos: ¿alguna vez tuviste sexo en la playa?
–Sí, una vez… ¡y me encantó!

–¿No se te llenó la cola de arena?
–Bueno… ¡hay que llevar una toallita!

“<i>Una vez tuve sexo en la playa, ¡y me encantó!</i>”.

Una vez tuve sexo en la playa, ¡y me encantó!”.

“<i>Para mí, la gente que arma despelote en los programas de chimentos se subestima a sí misma. Yo soy modelo. Me copa más que tus amigos vean las fotos de esta nota y digan</i>: ‘¡Uh! ¡Qué fuerte está esta mina!’”

Para mí, la gente que arma despelote en los programas de chimentos se subestima a sí misma. Yo soy modelo. Me copa más que tus amigos vean las fotos de esta nota y digan: ‘¡Uh! ¡Qué fuerte está esta mina!’”

“<i>Si yo seguía en el colegio Carlos Pellegrini y después estudiaba Derecho, iba a tardar cinco años como mínimo en ganar lo que gano ahora, siempre y cuando llegara a ser una tremenda abogada. Estoy tocada por una varita mágica</i>”

Si yo seguía en el colegio Carlos Pellegrini y después estudiaba Derecho, iba a tardar cinco años como mínimo en ganar lo que gano ahora, siempre y cuando llegara a ser una tremenda abogada. Estoy tocada por una varita mágica

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig