«Soy protector como marido y como padre» – GENTE Online
 

"Soy protector como marido y como padre"

Actualidad
Actualidad

Sábado al mediodía. Pablo Echarri está ansioso. Todavía no pudo ver cómo
quedó el producto final de Peligrosa obsesión, su novena película. Ya no
aguanta más. Le gustaría que ya mismo fuera la noche del lunes, el momento en
que se apagarán las luces, la sala quedará a oscuras y podrá disfrutar, por
primera vez, del film. Sabe que está atravesando un gran momento personal junto
a su pareja Nancy Dupláa y su hija Morena, pero también sabe que atraviesa un
gran momento profesional. "En septiembre parto a Madrid a filmar una nueva
película. Tengo proyectos para hacer la segunda parte de Resistiré y otra
novela. Soy feliz: tengo trabajo, salud y una familia hermosa
", dice.

A pesar del accidente que sufrió junto a Mariano Martínez sobre una moto BMW
630, mientras grababan una de las escenas de acción de la película, Echarri
sigue corriendo y disfrutando la vida. Le gusta eso de transgredir… Sin rendir
cuentas a nadie, arrasa los límites de la ficción y la realidad. Con Dupláa,
compartió por primera vez cartel en cine en El Desvío. Luego, en la tele,
la ficción de Los Buscas los convirtió en pareja y ya se sabe… les costó
despojarse de sus personajes. No pasó mucho para que la pareja se reafirmara, a
un lado y otro de las cámaras, en el rodaje de Apasionados en el 2002.

Está claro, entonces. En este caso, el galán que por el momento decidió
alejarse de la televisión, no tiene problemas en fundir ficción y realidad.

-Si no me equivoco, antes de Peligrosa obsesión, con Mariano Martínez no
se puede decir que fueran amigos. ¿Cómo es la relación después de la película?
-Ahora somos pareja (se ríe). Después de trabajar juntos nos dimos cuenta de
que no nos podemos separar (más risas). Decidimos faltarnos el respeto todo el
tiempo, maltratarnos... No, hablando en serio, logramos una muy buena relación
dentro y fuera del set. Incluso muchas veces, mientras grababa Sangre fría en el
sur, lo llamé porque me enteré de que extrañaba mucho Buenos Aires. Es más, nos
llevamos tan bien que ya estamos pensando en hacer la segunda parte.

-¿Cómo definirías a tu personaje, Javier Labat?
-El tipo es un poco bestia. Pero el que más tuvo que prepararse fue Mariano,
porque el suyo es más metódico, detallista; hasta tuvo que aprender a hablar en
portugués y japonés.

-¿Y cuáles son las principales obsesiones en tu vida?
-Una por sobre todas las cosas: cuidar y proteger a mi familia, a Morena.
Incluso, a veces, creo que son peligrosas…

-¿Peligrosas en qué sentido?
-Y… a veces me vuelvo muy obsesivo. Hinchapelotas, te diría. Soy protector
como marido y como padre.

-Hablando de paternidad, ¿cómo te cambió la vida la llegada de Morena?
-Para empezar, me encanta llenarla de besos... Me levanto a la mañana, la
miro, estoy con ella todo lo que puedo, me encanta que me sorprenda. Morena es
buenísima, ni siquiera llora mucho. Creo que ahora, cuando me vaya a filmar a
España, la voy a extrañar mucho. A ella, a Nancy y a Luca (el hijo de la actriz
con Matías Martin). Hasta ahora, en mi vida, siempre traté de rescatar las cosas
que me iban pasando para modificar situaciones negativas . El 23 de agosto
pasado me emocioné cuando le festejamos su primer cumpleaños a Morena. Como
padre no pienso en otra cosa que en darle lo mejor.

-A pesar del problema que tuviste en la mano, ¿te las pudiste rebuscar
para cambiar pañales y preparar mamaderas?
-Sí, claro. No me quería perder esos detalles. Disfruto cada momento con
ella. Cuando me fui a filmar a Brasil, la extrañé muchísimo. Hasta ahora, con
Nancy, estuvimos siempre al pie del cañón de las necesidades de los chicos. Por
eso deseo compartir con mi familia la mayor cantidad de tiempo posible.

-Cuando te ponés a pensar en la crianza de tus hijos, ¿qué cosas son las
que más te preocupan?
-Me preocupa, sobre todo, que no pueda tener una infancia tranquila, ajena a
los medios. Ella no puede elegir el anonimato, algo tan importante para el ser
humano, y mucho más cuando sos chico. Pero con Nancy soñamos con darles a
nuestros hijos una vida mejor que la que tuvimos nosotros. Después, va a
depender mucho de ellos.

Sábado al mediodía: Pablo y Nancy, con Morena en brazos, antes de almorzar en <i>Grappa</i>, el restó de Palermo Hollywood. El está a full con el cine. Ella disfruta del éxito de <i>Padre Coraje</i>.

Sábado al mediodía: Pablo y Nancy, con Morena en brazos, antes de almorzar en Grappa, el restó de Palermo Hollywood. El está a full con el cine. Ella disfruta del éxito de Padre Coraje.

Con Nancy, empezaron compartiendo la ficción de los <i>sets</i>. Hoy, disfrutan de la pareja y de los días de descanso para estar junto a su hija Morena.

Con Nancy, empezaron compartiendo la ficción de los sets. Hoy, disfrutan de la pareja y de los días de descanso para estar junto a su hija Morena.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig