“Soy más piquetera que cartonera: no me gusta revolver la basura ajena” – GENTE Online
 

“Soy más piquetera que cartonera: no me gusta revolver la basura ajena”

Actualidad
Actualidad

Es domingo. Moria abre las puertas de su casa en Parque Leloir. Hace años que para las fotos prefiere posar en hoteles, sus refugios de fin de semana. Pero este domingo es atípico. Quiere estar en su casa, y se comprende: debe pensar en el vestuario de su primera semana en ShowMatch como jurado, sitial del que casi nunca se bajó. “Soy la mujer más fiel que tuvo Tinelli en el Bailando. Empecé como bailarina, y después lo acompañé como jurado. Muchas veces me animo a decir cosas que él piensa, pero que como conductor debe callar. En cuanto a mí, hace años que no me importa ser correcta: soy auténtica”, desgrana, mientras cuelga en el respaldo de su cama un cuadro pop: una mujer de comic que dispara un arma. “Pero mi mejor arma... ¡es la lengua que tengo: soy letal! Muchos quieren cortármela, pero hasta ahora nadie pudo hacerme callar. Sin embargo, últimamente soy más piquetera que cartonera, porque no me gusta revolver la basura ajena”.

–Se dice que en las últimas semanas su relación con Carmen Barbieri explotó de mala manera. ¿Es cierto?
–No. Esos comentarios son ecos del verano. La historia de que nos llevamos muy mal es parte de la fantasía de la gente. No tengo muchas amigas, pero entre nosotras hay buena onda.

–No es el son que trae el río...
–¿La verdad? Una vez terminamos en Tribunales por una mediación. Cosas fuertes que nos dijimos, sí. Pero desde entonces se acabó. Comprendimos que somos mujeres demasiado grandes para andar peleando. Punto. Podemos tener opiniones diferentes, no ser amigas, pero nos respetamos. Le regalé ropa para que subiera a escena. Debuté con su padre (nota: el cómico y extraordinario fonomímico Alfredo Barbieri). Fui la primera en darme cuenta de que estaba embarazada de Federico Bal. Hoy la respeto porque es la directora del espectáculo. Mientras dure Brillantísima somos socias. Y la relación seguirá de la mejor manera.

–Si todo anda sobre ruedas, ¿por qué se separan?
–Porque Javier Faroni y Daniel Comba, los productores, nos ofrecieron llevar la revista a Carlos Paz, pero yo tengo ganas de hacer teatro en Buenos Aires o Mar del Plata. Fui una de las primeras en hacer temporada en las sierras, pero hoy no es el momento. Por suerte me siguen ofreciendo trabajo y puedo elegir. Además, en diciembre va a nacer mi segundo nieto, y quizá me tome un verano de abuela... O tal vez vaya a Mardel, ¡donde estoy hasta en el Museo de Arte Contemporáneo!

–¿Carmen no estará celosa de usted? A ella no la llamaron para el Bailando...
–No lo sé. Nunca me dijo nada. Pero quizá lo que vende para la gente es hacer correr el chimento de que estamos peleadas. Insisto: no somos amigas, pero formamos una dupla teatral muy potente, muy popular, muy convocante. Y eso aprendimos a cuidarlo.

–Vicky Xipolitakis pasó de ser la nena mimada de Carmen a ser íntima aliada suya. ¿Qué le ve para defenderla tanto?
–Empezamos a llevarnos muy bien en la gira del año pasado. Mientras Carmen se iba a dormir o a ensayar Tu cara me suena, nosotras nos quedábamos charlando después de la función. Nos hicimos muy compinches, y este verano la amistad se profundizó. Además, descubrí que Vicky no quiere ser como yo. Muchas chicas se me acercan para chuparme la energía, y una vez que tienen fama quieren matarme para destacarse solas. Pero no se dan cuenta de que tengo más de cuarenta años de gastar tacos en el escenario. Vicky, en cambio, quiere ser ella. Tiene personalidad y brillo propios. Creo que es una de las pocas chicas que van a triunfar, porque hace todo para llegar, y con buenas armas.

–¿Por qué no fue al cumpleaños de Carmen?
–Porque nadie me invitó. Además, esa noche me sentía mal del estómago, y después de la función quería irme a mi casa. Sin embargo, le pregunté a Carmen sobre su cumpleaños y me dijo: “No voy a hacer nada”. No sé por qué está ofendida con la gente que no fue... Creo que todas las mujeres son complicadas. Por eso tengo más amigos que amigas. Las mujeres son muy boicoteadoras. No disfrutan ni aprovechan las nuevas oportunidades que les da la vida. Siguen viviendo en el pasado.

–¿Lo dice por Carmen y Santiago Bal?
–No, hablo de la mujer en general.

–Usted y Bruno Spinetto se llevan treinta años de diferencia, pero van por el cuarto año de pareja. ¿Cómo se explica?
–Desde mi última separación, no me gusta rotular más mis relaciones. Nunca me importó la diferencia de edad con mis parejas. Con Bruno estamos juntos hace cuatro años, pero no dormimos en la misma cama ni en el mismo cuarto, porque no soporto los ronquidos ni el mal aliento de la mañana, aunque en mi mesa de luz tenga aerosoles bucales y guantes para tocar todo. Mi cama es mía. No me gusta que nadie me vea desaliñada. Pero me divierte tener sexo en cualquier lugar de la casa, no siempre en la cama. Por eso quiero que el tipo que está conmigo tenga vuelo, la cabeza abierta y el morbo necesario para estar con una mujer como yo.

–Pero entre ustedes debe haber algún sentimiento, más allá de lo carnal. ¿O no?
–Sí. Bruno es buena gente, me divierte, y algo debo sentir, porque de lo contrario no estaría con él. Pero lo mejor es que sale del estándar y entiende muy bien en qué momento quiero estar sola.

–El año pasado su relación con Sofía tuvo muchos vaivenes. Pasó del amor a la furia, y volvió al amor. ¿Cómo están hoy?
–Bien. Amo a Sofía. Y vivo diciéndoselo. Estuvo muy mal, pero después del tratamiento que hacen ella y su marido, mejoró mucho. Hace un tiempo que no toma alcohol ni consume nada que pueda complicarle su salud mental y emocional. Creo que en una época me reprochó que la sometiera y la expusiera a los medios, es cierto. Se enojó mucho con la prensa a raíz de su relación con un cirujano de cuarenta años –¡cuando ella tenía apenas quince!– y tuvo que comentarlo en la tele. Recién ahora se da cuenta de que el medio que tanto criticó es el que nos dio de comer, y todos los gustos, durante años. Nunca le puse límites: soy la extensión de su tarjeta de crédito, ¡aunque tenga veintisiete años! Ahora todo está cambiando para mejor.

–Otra vez abuela. ¿Cómo se siente ante esta noticia?
–¡Feliz y muy ansiosa! Aunque trato de no demostrárselo a Sofía. Lo primero que hizo cuando se enteró de que estaba embarazada, ¡fue llamarme! Me alegré muchísimo. Esa tarde yo estaba en Infama, y por un tema de canales, la gente de Ideas del Sur no quería que apareciera en América. Tuve que irme del canal antes de salir al aire, y corrí para abrazarla. Hace rato que quería ser madre otra vez. Ahora que Helena ya tiene seis años y ella está mejor, encontró el momento.

–¿Cómo reaccionó Helena?
–¡No para de darle besos a la pancita! El otro día me dijo: “¿Sabés cómo quedó embarazada mi mamá? Vi una estrella fugaz, le pedí que la embarazara y la estrella me hizo caso”. ¿No es hermoso?

–¿Ya saben el sexo?
–No. Sofía quiere un varón, para tener la parejita. A mí me encantaría otra nena, para seguir con esta dinastía de mujeres. De todos modos, sea lo que fuere, ¡¡¡bienvenido!!! La relación con su hija Sofía pasa por su mejor momento. Está redecorando la casa. Volvió al jurado de ShowMatch. Y tal vez en 2015 se tome el verano libre para pasarlo con su nuevo nieto.

La relación con su hija Sofía pasa por su mejor momento. Está redecorando la casa. Volvió al jurado de ShowMatch. Y tal vez en 2015 se tome el verano libre para pasarlo con su nuevo nieto.

El año pasado, Moria y Sofía se pelearon delante de las cámaras y no se hablaron durante dos meses. El alejamiento las hirió a las dos. Se reconciliaron en diciembre. La hija empezó a tratarse de sus adicciones. Hace dos semanas le anunció que espera su segundo hijo.

El año pasado, Moria y Sofía se pelearon delante de las cámaras y no se hablaron durante dos meses. El alejamiento las hirió a las dos. Se reconciliaron en diciembre. La hija empezó a tratarse de sus adicciones. Hace dos semanas le anunció que espera su segundo hijo.

Moria y Carmen en el saludo final de Brillantísima. ¿La sociedad se despide para siempre? Hummm...

Moria y Carmen en el saludo final de Brillantísima. ¿La sociedad se despide para siempre? Hummm...

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig