el viaje salió según lo planeamos". Sí, sí: para los últimos meses de este año, la modelo top y el mejor polista del mundo serán papás por segunda vez." /> «Soñamos con un varón para que Adolfito tenga su heredero – GENTE Online
 

"Soñamos con un varón para que Adolfito tenga su heredero

Actualidad
Actualidad

El diez de febrero de este año, a un día de partir hacia los Estados Unidos -más precisamente a Palm Beach, donde se alojó junto a su marido Adolfo Cambiaso (29) en los inicios de la temporada de polo mundial-, María Vázquez (30) le dijo a sus íntimos: "Prepárense, que de este viaje volvemos cuatro".

Y así fue. Así, ¡embarazadísima!, bajó del avión el sábado 16 de abril, cuando regresó a la Argentina.

-Felicitaciones.
-Gracias. La verdad es que, al principio, no quería confirmarlo. Hasta el tercer mes, conviene tomar ciertas precauciones. Pero sí, voy a ser mamá otra vez.

-Y, según parece, todo salió según lo planeado.
-Sí, este era el mejor momento.

-¿Porque Mia ya tiene 2 años?
-Por eso y porque el bebé tenía que nacer entre octubre y diciembre de este 2005.

-¿…?
-Es la fecha en que Adolfito está acá, los meses en que juega en la Argentina. Y queremos que nazca en nuestro país y rodeado de sus afectos. Desde que me casé y tuve una hija, debo adaptar muchos aspectos de mi vida al trabajo de Adolfito.

-¿Me pareció o dijo "nene" y no "nena?
-(Risas) Sí, dije nene. Y la verdad es que Adolfito busca un varón.

-¿Y usted?
-Si es nena me va a encantar también… Pero sí, yo también sueño con un varón para que Adolfito tenga su heredero de polo.

-¿Cuándo confirmó que se agrandaba la familia?
-Hace poco, recién llevo un mes de embarazo.

-¿Lo venían planeando desde hace mucho?
-En enero ya hablábamos del tema. Yo sabía que los tiempos se me acortaban porque no quería que Mia creciera solita. Con este tipo de vida que tengo, más la maternidad, uno va combinando todo, y entendimos que marzo era un buen momento. Es difícil, pero se puede.

-Y si no es varón, ¿seguirán buscando?
-Lo que sabemos es que queremos por lo menos un varón para que Adolfito tenga un heredero y para que le cuente toda su historia. Igual, hoy muchas mujeres juegan al polo, así que desde ese punto de vista está tranquilo.

-¿Y Mia cómo se lleva con los caballos?
-La verdad que bárbaro. Tiene una relación muy pegajosa con su padre y le encanta andar con Cambiaso en el Colibrí, que es uno de los caballos históricos de Adolfito.

-¿Es verdad que usted se pone un poquito celosa del idilio que tiene Mia por su papá?
-Sí, ¡totalmente! Ahora cambió la mano, está un poco más mamera, pero sigue siendo del papá. Lo bueno de todo esto es que me va a dar un poco de margen para que pueda atender al que viene en camino. En este momento, estoy chocha de que sea un poco más papitis.

-Va a pasar los últimos meses del embarazo en su casa nueva de La Dolfina. ¿La acondicionaron pensando en que se agrandaba la familia?
-La verdad es que construimos la casa porque donde estábamos ya no daba para más. Se proyectó pensando en agrandar la familia. Y por supuesto, que si todo sale bien -dice María, siempre con cautela y la inseguridad de los primeros meses-, ya hay un lugar reservado para esta personita que viene en camino.

………………………………………………………………

Durante los nueve meses de gestación de Mia, María no sintió ningún tipo de náuseas ni antojos: "Por suerte para los que están alrededor mío, ahora tampoco", dice la futura mamá, y larga una carcajada. "Más allá de los cambios físicos y orgánicos, la llegada de Mia nos convirtió en una familia con todas las letras; y ahora la agrandamos", se anima cada vez más Vázquez a lo largo de la charla.

-Usted que sabe, ¿qué más cambia la llegada de un hijo?
-Cambia la vida. Los códigos que tiene uno cuando está en pareja son otros. A partir de ese momento, pensás en grupo, dejás todo egoísmo a un lado. Uno deja de ser el centro del universo, es más generoso con el otro y con su hijo, ya no está solo en la vida, y las prioridades cambian.

-¿Qué recuerda del embarazo de Mia? ¿Se puso muy ansiosa?
-Los dos últimos meses realmente fueron agotadores, el embarazo debería durar seis. Durante la última etapa me puse muy ansiosa por la falta de experiencia. En aquel momento, tenía mucha inseguridad por muchos factores: por cómo se modifica la vida, por cómo seremos como mamá y papá y todo lo que le ocurre a las primerizas. Sinceramente, la última etapa se me hizo muy larga.

-¿Este es uno de los pocos momentos en los que una modelo se pone contenta al ver crecer su panza?
-Sí, pero durante los tres primeros meses es una etapa indefinida en la mujer, incluso molesta por los cambios que vas experimentando en el organismo. Después, cuando ya sale la panza, toda mujer se siente una diosa.

-¿Piensa hacer algún tipo de ejercicios o dieta para mantener su peso?
-No, en el embarazo anterior engordé como quince kilos y ahora sé que todo vuelve a su lugar.

-¿En alguna etapa del embarazo anterior dejó de sentirse una mujer sexy?
-La verdad es que no tuve ningún tipo de complejos, al contrario, uno se siente como especial porque todo el mundo está pendiente por la personita que lleva dentro. No sé si sería sexy la palabra. Creo que me sentí muy linda y querida durante el embarazo de Mia.

-¿Y Adolfito qué le hace sentir en estos momentos?
-En la etapa anterior fue hipercompañero y estuvo atento a todo, muy cauteloso de que no hiciera esfuerzos y de que no me faltara ningún mimo. Son los momentos en que esa sensibilidad que te genera este estado se disfruta al máximo.

-Tenía propuestas para hacer televisión este año. ¿Evaluó esperar un año más?
-Yo soy una convencida de que en la vida hay tiempo para todo, y estos momentos son únicos en la familia, en la pareja y en la vida de una mujer. Lo más importante en mi vida es formar una familia. Sé que esta carrera, si uno hace las cosas bien, puede ser larga. Por suerte, tengo una familia que me tira para postergar lo mío un poquito. Darle un hermanito a Mia era mi prioridad, más allá de cualquier trabajo.

María, divina, con la mano sobre la panza que en un par de meses crecerá. Cuando hizo la producción con Machado/Cicala para la revista AK estilo urbano, el bebé ya estaba en sus planes. Y al mes, en el estado de La Florida, confirmó el embarazo.

María, divina, con la mano sobre la panza que en un par de meses crecerá. Cuando hizo la producción con Machado/Cicala para la revista AK estilo urbano, el bebé ya estaba en sus planes. Y al mes, en el estado de La Florida, confirmó el embarazo.

Con adolfito programamos este embarazo buscando el varón. Darle un hermanito a Mía era mi prioridad", cuenta María.">

"Con adolfito programamos este embarazo buscando el varón. Darle un hermanito a Mía era mi prioridad", cuenta María.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig