“Sólo volvería a entrar a un quirófano para tener un hijo” – GENTE Online
 

“Sólo volvería a entrar a un quirófano para tener un hijo”

Actualidad
Actualidad

En serio?
–Sí (risas).

–¿Sos dama de touch and go?
–Obvio. Yo no soy Sor Juana. Me va el touch and go. Y si tengo que llamar a algún caballero que conozco, ningún problema. Soy una chica joven (42) que sigue en carrera, che.

Joven y optimista, es y se siente Raquel Mancini. Sí, aquella que detuvo corazones y aceleró ratones hace un cuarto de siglo exacto cuando, tras ser descubierta por el fotógrafo Pepe Rocca en Punta del Este, explotó a los medios y a la consideración general. “Y eso que iba a ser arquitecta...”, sonríe hoy, a siete meses de caerse en los ensayos de Patinando por un sueño y necesitar ponerse cinco clavos y una placa en la pierna izquierda. “El 17 de agosto fue la caída, justo durante el mes en que abrí mi nueva sucursal de Beauty Raquel Mancini, que se suma a las de Neuquén y Mar del Plata, aparte de ser franquicia de diez farmacias”, cuenta, ya recuperada, en la puerta de Galería Mignon, su local en Juramento 2433, Belgrano. “Abrimos en plena crisis, pero las ventas levantaron en las Fiestas. Esta es una idea que pensé hace quince años y pude concretar ahora”, informa sobre la línea de accesorios, ropa interior y productos de belleza que ella misma diseña.

–Quince años, casi el tiempo que estuviste guardada antes de volver al ruedo mediático...
–Pasa que no encontraba mi lugar: lo que me ofrecían no iba conmigo. Yo deseaba apuntar a la pintura, estudiar y prepararme para esto. Empecé a trabajar en Marketing de Recarga Fácil, la empresa de telefonía celular, y ahí aproveché para diseñar los uniformes de las promotoras.

–¿Entonces Patinando por un sueño iba a ser el relanzamiento de tu carrera?
–Iba y es. Lo tomo como un nuevo arranque. Y también como el golpe más fuerte que recibí en mi vida, porque estaba contenta con la situación: era feliz patinando. Cuando me lesioné no lo podía creer. Sufrí una fisura expuesta de peroné y la rotura de todos los ligamentos del tobillo. Pensé: “Un esguince; mañana me infiltro y puedo debutar”. Recién me enteré de qué me había pasado cuando desperté en la clínica. Nadie quería decírmelo.

–¿De tus anteriores experiencias en el quirófano te quedó algún temor?
–Lo decís por aquella vieja operación que experimenté, ¿no? (Nota de la Redacción: en 1996 cayó descompensada en coma mientras se sometía a una lipoaspiración)... Después de la lipo no quería volver a un lugar así. Acá ni me enteré de que me estaban operando: la primera intervención fue en una sala de Ideas del Sur. Sí, hoy te aseguro que sólo volvería a entrar en un quirófano para tener un hijo.

–Estos que mencionás no fueron tus únicos percances físicos...
–No, también fue bravo cuando me puse colágeno en los labios... Terminé riéndome de mí misma porque entre la boca, los brackets y las ampollas sabía que la prensa me iba a matar. Resultó duro, en especial porque lo sufrían mi familia y mis seres queridos. Igual ya está: conozco las reglas del juego y sé que me mandé una tontería.

–La dama que conoce las reglas, ¿es de salir?
–No mucho. Por ahí voy un rato con mis amigas a algún boliche, pero vuelvo temprano. Si me dicen que me quieren presentar a alguien, ni loca. Prefiero ver un DVD, quedarme con Ide (por Ideas del Sur), mi perra. Si querés presentarme a alguien, hagamos una comida y que la cosa sea disimulada. No tengo ganas de perder el tiempo.

–¿Cuánto tiempo pasó desde tu última relación?
–Hasta el año pasado anduve con una persona, pero tranqui. Me siento mejor que a los 30 y prefiero la soledad antes que estar con alguien que me mufe a la noche. Lo tengo clarísimo. No creo haber tenido suerte con los hombres. Me casé jovencita, a los 18 años, y nos separamos a los 23. Transité cinco convivencias largas, y cada vez que se terminaba la cosa, tomaba mi ropa y me iba. Nunca me fijé en la plata ni en los millonarios…

–A los 40 dijiste que ibas a ser mamá soltera. ¿Se mantiene el deseo?
–Sí, es una de mis misiones. Si me enamoro, seré mamá en pareja. De lo contrario, lo haré soltera. Congelé unos óvulos por si pasa el tiempo. De lo que estoy segura es de que voy a ser mamá. “Anduve hasta el año pasado con una persona. Me siento mejor  que a los 30, y prefiero la soledad antes que estar con alguien que me mufe  a la noche”, sostiene la empresaria y ex modelo.

“Anduve hasta el año pasado con una persona. Me siento mejor que a los 30, y prefiero la soledad antes que estar con alguien que me mufe a la noche”, sostiene la empresaria y ex modelo.

Tener un hijo es una de mis misiones. Si me enamoro, seré mamá en pareja. De lo contrario, lo haré soltera.

Tener un hijo es una de mis misiones. Si me enamoro, seré mamá en pareja. De lo contrario, lo haré soltera.

“Cada vez que veo que alguien se lleva una bolsa de mi marca (mía y de mi hermano y socio, Luis Mancini), es una satisfacción. Hice cada detalle del packaging”

“Cada vez que veo que alguien se lleva una bolsa de mi marca (mía y de mi hermano y socio, Luis Mancini), es una satisfacción. Hice cada detalle del packaging”

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig