“Sofía me pidió que me cuide de los que me rodean” – GENTE Online
 

“Sofía me pidió que me cuide de los que me rodean”

Actualidad
Actualidad

Domingo 28 de julio. “¡Mamá, no puedo creer que estuviste en la cárcel!”, decía Sofía Castiglione del otro lado de la línea mientras salía del cine. Veinticuatro horas antes, el mensaje había sido: “Sofi, te imaginarás que no hice nada más que trabajar. Todo esto es burocracia policial. Tenemos que esperar algunas horas para que nos tomen declaración”. Hoy, Moria Casán explica: “Ella los fines de semana descansa... ¿Para qué preocuparla? Soy una mujer intensa que vive cosas intensas.

La celda no fue más que el aditamento cinematográfico de esta fantochada”. A lo que Sofía suma: “La tranquilidad de mamá me tranquiliza. Somos minas de bien y sólo se pone mal la gente de mal”. Dice sobre un tema que –como todo asunto extra-vincular– podría haber quedado naturalmente excluido de sus charlas con té y vinilos. En tiempos en que las soluciones legales apremian –por la causa de apropiación de la famosa joya en Praguay en la que Moria está imputada–, la dupla apuesta a la creatividad de cara al estreno de 3 mitades, la obra que las reunirá, inéditamente, en un mismo escenario. “En medio de tanto, elegimos un camino liberador y balsámico que transita la emotividad”, aseguran. Trasmutan, capitalizan y “teflonan” con inteligencia. Se abre así la causa al buen voyeur, con fronteras abiertas a la intimidad y sin más pedido de captura que la de las suspicacias.

ACCION. Benita (Moria), aún en la cama, enciende un cigarro. Mae (Sofía), desnuda, asoma desde el baño. La escena obliga a pensar: ¿cómo se trabaja el cambio de roles? Sofía: “Sería fuerte de digerir si no viese a mamá como una gran actriz. Pero somos profesionales, poniéndole el cuerpo a otro desafío actoral”. Moria: “La magia en la que entramos es tal que el registro va por otro lado: ni siquiera cabe el morbo. Y esa magia me hizo tan adicta a los ensayos, y son tan catárticos, que después del debut quiero seguir ensayando. Hace años que hablo desde mí y de mí.Cuando encuentro un texto, protagonismo y dirección que me protegen, como en Brujas, imprimo mis memorias y aparece una cuerda interna que me hace vulnerable. En esta obra sé que voy a llorar”.

Sofía: “Como cuando murió papá (Mario Castiglione) y yo no quería ir al velorio. Mamá me dijo: ‘Debemos ir, pero antes vamos a hacer Brujas’. En un momento, el personaje de Thelma (Biral) monologaba sobre su padre. Desde bambalinas vi que mamá lloraba mal, y yo tampoco podía parar. ¡Estábamos por enterrar a papá! Lo que pasa en el teatro es fuerte: pese a todo, uno debe estar ahí”. Y aquí nadie cree en casualidades. “Volvimos a ser Moria, Sofía y Mario (Pasik)”, subraya Casán. “Ese es el chiste. Y está bueno. Hacía años que no los escuchaba juntos. Eso, tan causal, abre un camino interesante”, agrega Sofía. Entonces, Benita (Moria) –agente inmobiliaria y Houdini de la rutina matrimonial. que comparte con el sushiman Teo (Pasik)– y Mae (Sofía) –excéntrica perfumista–, disertan sobre el amor y la sexualidad, en un diálogo tan imperdible como el que se alza aquí sobre esos mismos ejes.

Leé la nota completa en la última edición de GENTE. Madre e hija ensayan la obra Tres mitades, en la que interpretarán a dos amantes en un triángulo hipnotizante, de cara al estreno del sábado 25 en el Picadilly.

Madre e hija ensayan la obra Tres mitades, en la que interpretarán a dos amantes en un triángulo hipnotizante, de cara al estreno del sábado 25 en el Picadilly.

“Sofía me dijo: ‘Sos una mina de trabajo y más legal que vos no hay nadie en el planeta. No te hace falta ni un restó ni una agencia de modelos. Dedicate a vos, al teatro y la tele’”

“Sofía me dijo: ‘Sos una mina de trabajo y más legal que vos no hay nadie en el planeta. No te hace falta ni un restó ni una agencia de modelos. Dedicate a vos, al teatro y la tele’”

“En el amor, a mamá le critico que convierta a su hombre en un ‘llevabolso’. No registra la necesidad del otro y eso me choca, porque soy posesiva, obsesiva y celosa” (Sofía)

“En el amor, a mamá le critico que convierta a su hombre en un ‘llevabolso’. No registra la necesidad del otro y eso me choca, porque soy posesiva, obsesiva y celosa” (Sofía)

Más información en gente.com.ar

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig