Ahora leyendo
Suicidio: una pandemia silenciosa que cada año se cobra la vida de más de 1.500 niños, niñas y adolescentes en el país

Suicidio: una pandemia silenciosa que cada año se cobra la vida de más de 1.500 niños, niñas y adolescentes en el país

Avatar

En el Día Mundial de Prevención del Suicidio, quienes trabajan en el tema manifiestan que es clave cambiar la actitud y la mirada. El objetivo es prevenir muertes y acompañar a las personas.

El suicidio es un problema que se lleva la vida de más de 800 mil personas por año. Es casi la misma cantidad de personas que murieron hasta el momento por Covid-19. Pero ésta es una situación de pandemia y en el suicidio es un número anual y desde hace muchos años”, afirma Marcos Vanzini, de Escenarios Saludables, una ONG dedicada a la prevención del suicidio.

Es una pandemia silenciosa: se calcula que hay un suicidio cada 40 segundos. En algún momento se decidió establecer un día mundial dedicado a la prevención del suicidio, para tomar conciencia de que es un problema que podemos afrontar entre todos y no sólo los profesionales de la salud mental“, señala Vanzini.

Explica que es multicausal, “fruto de un dolor existencial profundo que hace que una persona crea que es mejor estar muerta que viva“, explica. “Normalmente se identifica el suicidio con el detonante, que en realidad es algo que se suma a una historia de dolor que muchas veces está escondida a los ojos de los demás“, agrega.

Vanzini señala que suele haber señales. “Creemos que hay signos como las ideas negativas recurrentes, el autoaislamiento, el bajo rendimiento laboral o escolar, la dejadez en el cuidado personal, la falta de sueño, sobre todo cuando son cambios muy bruscos y durante un tiempo prudencial“.

Y entonces, brinda una máxima infalible: estar atentos. “Uno nunca va a saber si una persona cercana que está sufriendo va a pensar en el suicidio o no. Tenemos que estar atentos al dolor del otro, acompañarlo y que no se sienta solo“, asegura.

Los jóvenes de Proyecto el Camino le ponen el cuerpo a la prevención del suicidio en el departamento de Fiambalá, Catamarca, donde la salud mental de los adolescentes es un tema que preocupa.

Suicidio: un problema urgente

Somos un grupo de amigos. Íbamos a misionar a Fiambalá, en Catamarca. En 2014 hubo una ola de suicidios adolescentes: unos 16 en una población de alrededor de 4.000 personas”, dice Sol Aza, de Proyecto el Camino, que se formó a partir de esa preocupación.

Decidimos comprometernos un poco más. Comenzamos a viajar con más frecuencia a la localidad para acompañar a los jóvenes. Hacemos un retiro anual de cuatro días, en el que se trabajan diversas áreas del ser humano: lo personal, lo vincular, la relación con el mundo y la espiritualidad”, relata. Los jóvenes de la organización, que desde 2018 es una sociedad civil, se asesoran con especialistas.

Desde que comenzamos a trabajar en la localidad, bajó la cantidad de suicidios: el año pasado no hubo más de 3 casos“, cuenta Aza. “Ya conocíamos a los chicos y había una relación de confianza con ellos. Nos dimos cuenta de que los jóvenes encontraban en nosotros a alguien que los escuchaba. Nunca antes alguien les había preguntado cómo estaban o qué sentían”.

Proyecto el Camino es una asociación civil creada para dar respuesta al problema del suicidio adolescente en Fiambalá.

Estamos a tiempo de tomar medidas para evitar la mayor cantidad posible de muertes

Vanzini recuerda que el Estado tiene una ley sancionada en 2015, que está por ser reglamentada. “Eso va a generar que haya dispositivos de atención, prevención, formación y posvención con respecto al suicidio”, afirma. Aclara que en Argentina no hay un registro unificado y eso hace difícil llevar una estadística.

Por lo general a los gobiernos les cuesta tratar los temas de salud mental“, afirma Dina Rezinovsky (33), diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires. “Quizás esa dificultad es por una corriente de pensamiento que hace muchos años tuvo mucha fuerza, que tiene que ver con no hablar de ciertos temas porque genera el efecto contrario. En este caso, hay quienes dicen que no podés hablar del suicidio porque les generás a las personas la idea de quitarse la vida“, explica.

Dice que esa idea está perdiendo vigencia. “Creo que es fundamental poder hablar del tema. Concientizar para que quienes pasan por problemas de depresión, de problemas mentales que los llevan a la decisión de pensar en quitarse la vida, puedan hablar del tema“, sostiene la legisladora, que presentó un paquete de cuatro proyectos ligados a la prevención del suicidio.

A Rezinovsky el tema la toca de cerca. Nació en Buenos Aires, pero vivió en La Rioja durante 21 años. “El tema del suicidio es muy difícil. Año tras año hay muchas muertes de adolescentes, sobre todo en los meses de verano, cuando los jóvenes no están en la escuela. Hay muchas muertes adolescentes por suicidios. Hay lugares a los que la gente sabe que las personas van a matarse”, relata.

Y señala como ejemplo el caso de una chica de Catamarca. “Me escribió diciéndome que en la localidad donde vive hay un puente al que los chicos van exclusivamente a quitarse la vida. Por eso creo que es fundamental dejar de mirar para otro lado y trabajar la temática”.

“La postpandemia va a ser muy dura, con la falta de trabajo, el incremento de la desigualdad, y eso va a generar cuadros en personas que ya son propensas al suicidio”

Dina Rezinovsky

Asimismo es fundamental que el Estado cambie su forma de trabajo con respecto a las personas que decidieron suicidarse. Se estima que en Argentina hay alrededor de 1.500 niñas, niños, adolescentes y jóvenes que se quitan la vida cada año. Esto es un registro, pero se sabe que hay un subregistro: hay muchas muertes que no son anotadas como suicidio y se calcula que es similar al de las registradas“, detalla Rezinovsky.

Puede interesarte

Vanzini coincide en las cifras y agrega que, tal como pasa en el mundo, el suicidio en Argentina es la segunda causa de muerte en jóvenes de entre 15 y 29 años. Además, señala el impacto que tuvo el tiempo de aislamiento: “Hubo un aumento de consultas y búsquedas de apoyo, porque la depresión es una epidemia reconocida por la OMS hace algunos años”.

Y en esta línea, la diputada de Cambiemos agrega: “El Estado debe acompañar con diferentes medidas. Desde que comenzó la pandemia presenté muchos proyectos ligados a la salud mental y al cuidado de las personas que tienen problemas depresivos, trastornos mentales, ansiedad, ataques de pánico. Todos estos casos médicos, diagnosticados, se acentúan con el encierro“, señala. Y sigue: “En el día 147 del aislamiento celebré que se sumaran psicólogos y psiquiatras a la mesa de asesores del Presidente. Es algo que debería haber estado desde el principio“.

El Estado tiene el poder de cambiar la vida de la gente. Y creo que es fundamental que el Estado tome acción en este tema, sobre todo porque están muriendo muchos niños, niñas, adolescentes y jóvenes“, sostiene. “Debemos trabajar la temática, porque la pandemia maximizó todo y la postpandemia va a ser muy dura con la falta de trabajo, el incremento de la desigualdad, y eso va a generar cuadros en personas que ya son propensas al suicidio. Estoy convencida de que estamos a tiempo de tomar medidas acordes para tratar de evitar la mayor cantidad posible de muertes”.

Los cuatro proyectos presentados por Rezinovsky en relación al suicidio son:

1) Campaña Nacional para la Prevención y Concientización sobre el Suicidio. La propuesta es que mediante recursos gráficos y audiovisuales en los medios de comunicación privados y públicos del país, nacionales y locales, se trabaje la temática. Sobre todo, se insta a que se haga foco en niños, niñas, adolescentes y jóvenes, que son los grupos más afectados.

2) Modificación de la Ley 27.130 para hablar de “riesgo suicida” en vez de “intento de suicidio”. Este cambio de enfoque ayuda a que se pueda atender la problemática desde una instancia anterior a un intento.

3) Solicitud de reglamentación de la Ley 27.130, sancionada en 2015 y aún sin reglamentar.

4) Día Nacional de Prevención del Suicidio. Creación y adhesión a la fecha internacional el día 10 de septiembre de cada año.

Ir Arriba