Ahora leyendo
Bolsonaro vuelve a ser tendencia: cargó en sus hombros a un señor enano, y al ser advertido de que no era un niño lo soltó con desprecio

Bolsonaro vuelve a ser tendencia: cargó en sus hombros a un señor enano, y al ser advertido de que no era un niño lo soltó con desprecio

Avatar

Una vez más el presidente de Brasil es trending topic. Y no justamente por sus políticas, sino por otro acto despectivo.

Con más de 3 millones de casos positivos de COVID-19 y 111.189 muertos por esta enfermedad, Brasil se encuentra en el puesto #11 de países tanto por los infectados infectados por millón de habitantes como por los decesos en relación al total de la población.

En ese contexto y con una curva que no todavía desciende y preocupa a muchos, el presidente del país vecino no deja de sorprender. Desde el principio se manifestó escéptico ante la enfermedad y la minimizó llamándola “gripezinha” diez días después de que la Organización Mundial de la Salud declarara la pandemia.

Desde el primer momento ignoró la recomendación de mantener la llamada “distancia social” y tardó en incorporar el uso de barbijo. De hecho, no lo llevaba puesto cuando anunció a los medios de su país que había dado positivo en el test de coronavirus. A eso se suman las renuncias de dos ministros de salud por incompatibilidades con el accionar presidencial.

Pero, ya recuperado de COVID-19, Jair Bolsonaro (65) sigue sorprendiendo con sus actitudes. Esta vez u video suyo se convirtió en viral y volvió a colocarlo en el ojo de la tormenta. Aunque a él parece no importarle.

Fue en el Estado de Sergipe, a donde viajó para inaugurar una represa termoeléctrica. Tras el acto, mientras estaba rodeado por funcionarios y guardaespaldas se acercó un enano y el presidente lo alzó como si se tratara de un niño.

Enseguida quienes lo rodeaban lo alertaron, avisándole que no se trataba de un infante sino de una persona con enanismo. El hecho duró sólo unos segundos pero quedó registrado en las cámaras de muchos y pronto el video dio la vuelta al mundo.

Puede interesarte

Llamó la atención no sólo por la naturalidad con que el presidente bajó a la persona al darse cuenta del bochorno sino también porque el presidente sigue sin utilizar barbijo y promueve las aglomeraciones de personas a pesar de la alta cantidad de contagios que hay en su país.

Otro detalle que llamó la atención, especialmente entre los fanáticos del futbol es que el enano sí llevaba barbijo: no uno neutro sino con los colores del Flamengo, ni más ni menos que el equipo predilecto del presidente.

Ir Arriba