Ahora leyendo
Netflix es víctima de la “cultura de la cancelación” por un film acusado de sexualizar a niñas

Netflix es víctima de la “cultura de la cancelación” por un film acusado de sexualizar a niñas

Avatar

La cadena de streaming estrenó Cuties, un film dirigido por la francesa Maïmouna Doucouré que generó fuertes críticas.

Cancelar o no cancelar. Ésa es la cuestión en tiempos en los que el contenido “objetable” es tan viral como las críticas que se le hacen. Esta vez le llegó el turno a Netflix, luego de incluir en su oferta Cuties (“Guapis” en español), una película a la que se acusa de sexualizar a las niñas que protagonizan la historia.

Según informaron medios estadounidenses, se incrementaron las solicitudes de baja en la cadena de streaming luego de que se estrenara en la plataforma la obra de Maïmona Doucoré (35). Quienes encabezan la campaña de “cancelación” señalan que la película sexualiza a las niñas.

Si bien las fuentes informaban una tasa de cancelación ocho veces más alta que la del mismo mes de 2019, aún no se sabe el impacto que la difusión del hashtag #CancelNetflix tendrá en la base de suscriptores de la compañía, que tiene 193 millones de clientes en el mundo.

Tanto la cadena como la directora hablaron a favor del film, argumentando que en realidad lo que busca es evidenciar el peligro de la sexualización infantil. Se trata de la historia de Amy, una niña senegalesa de 11 años que vive en París y que, tras unirse a un grupo de baile, comienza a rebelarse contra las tradiciones musulmanas de su familia, por considerarlas opresivas.

Quienes acusan a la película señalan las numerosas escenas de baile en que las pequeñas –entre ellas Fathia Youssouf (14, interpreta a Amy) y Médina El Aidi-Azouni (12, en el papel de Angélica)– simulan sexo o son filmadas en planos que las dejan expuestas.

En su defensa, Doucuré destacó la necesidad de visibilizar la situación, para buscar soluciones ante la hipersexualización infantil en todo el mundo. “Lo que quiero hacer es abrir los ojos de la gente sobre este problema y tratar de solucionarlo”, explicó la guionista y directora de la película, que se estrenó en el Festival de Sundance en 2019.

El título original es Mignonnes y mantiene ese nombre en Francia, el único país para el cual la cadena de la “N” roja no ha adquirido los derechos.

Esta cancelación masiva no es el primer llamado de atención con la película de Doucouré. En agosto, la cadena de streaming debió disculparse por publicitar el estreno con carteles en los que se veía a las jóvenes protagonistas en poses provocativas.

El arte elegido para promocionar el film generó polémica por la sexualización de las niñas.

Cabe destacar que más allá de la polémica de la cancelación –o quizás como consecuencia de este llamado–, Cuties estuvo cuarta en el ranking de las producciones más vistas. La cadena ordena sus títulos teniendo en cuenta cuántos usuarios vieron al menos dos minutos de los mismos. Durante días, el controvertido film estuvo en Netflix detrás de Mascotas unidas, El dilema de las redes sociales y La niñera reina letal.

Más allá de la cancelación masiva, el tema ha generado que más de 30 legisladores estadounidenses se movilicen para pedir juicio a Netflix. También el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas cuestionó el contenido de la producción, no sólo por la sexualización infantil sino también por la “descripción ofensiva y estereotipada del Islam y los musulmanes”.

Lina Nealon, titular del Centro Nacional de Explotación Sexual en Estados Unidos, se pronunció sobre la película. Luego de felicitar a la directora, Maïmouna Doucouré, explicó que no es necesario exponer a las niñas de esa forma. “La felicitamos por exponer las amenazas reales a las jóvenes que tienen acceso ilimitado a las redes sociales e Internet, pero no podemos condonar la hipersexualización y explotación de las propias actrices para hacer su papel”.

Puede interesarte

Asimismo, un comunicado de la organización señaló: “El público no necesita ver escenas muy largas con primeros planos de los cuerpos de las niñas. Esto no hace nada para educar a la audiencia sobre los daños de la sexualización”.

Ir Arriba