«Siento que me están descuartizando de a poco» – GENTE Online
 

"Siento que me están descuartizando de a poco"

Actualidad
Actualidad

Hace justo veinte años Cecilia Bolocco, hoy de 42, se consagraba Miss Universo. Semejante aniversario merecía, por supuesto, un festejo público. Pero hoy el clima en su hogar no está para fiestas. Un periodista de la revista chilena Cosas logró acceder a la intimidad de la ex mujer de Carlos Menem. Y consiguió la primera entrevista luego de la publicación de sus fotos en topless junto al empresario italiano Luciano Marocchino (53) en su casa de Biscayne Point. En las próximas líneas, Cecilia Bolocco dirá que se siente “prisionera en su apartamento”. Y que todo el escándalo mediático es parte de una operación de periodistas “basura” y “mediocres”. Jamás dirá que durante sus dos décadas de carrera posaba orgullosa para esos mismos medios… Comienza la entrevista.

–Parece que te “aguaron” la fiesta de cumpleaños y de celebración de los veinte años desde que fuiste elegida Miss Universo.
–Obviamente que esto le quita a cualquiera las ganas de festejar. Siento que me están descuartizando en La Vega (NDR: mercado de abasto de Santiago de Chile) y vendiendo pedacito a pedacito al mejor postor. Hay un juego tan sucio alrededor del escándalo que de a ratos me parece estar viviendo una novela maquiavélica. Yo me manejo con otros códigos, veo la vida de otra forma. ¿Cuál será el fin detrás de todo esto? Se creó más morbo y se tejieron historias paralelas a unas fotos que finalmente no dan cuenta de nada.

–¿Has sentido un especial apoyo en estos días?
–Sí, es lo que más me conmueve. Veo cómo la gente está afectada, tanto o incluso más que yo. Me han llamado y me han dicho: “¡Me importa un comino las fotos, lo que te están haciendo no tiene nombre!”. Siento ese cariño incondicional.

–Declaraste que te sentís vigilada…
–Por supuesto. Es tremendo que desnuden tu vida privada y te hagan aparecer en topless en portadas de todo el mundo. Soy vigilada, y la vida que hago desde el momento en que salgo de mi casa es pública, pero siempre pensé que al interior y en la privacidad de mi hogar estaba a salvo. Cuando me enteré que venían las fotos, dije: “Bueno, habrá que aguantar el remezón”. Pero me parece que esto ha sido un abuso que no tiene nombre. ¡Qué muestren toda su bajeza y yo veré qué medidas legales debo tomar!

–¿Ahora piensas tomar acciones legales?
–En primera instancia pensé no hacer nada, porque significaba alimentar el morbo y darle más publicidad. Pero me di cuenta de que esto no es un juego, sino que hay interés de desprestigiar y hacer daño. Por lo tanto, estoy evaluando la posibilidad con mis abogados.

–¿Te has sentido extorsionada?
–Sí, me siento víctima de una manipulación perversa. En estos días, me mandaron mensajes sobre si quería negociar con el fotógrafo, lo que claramente me sonó a extorsión. ¡Qué tendría yo que negociar con él! ¡No estoy acostumbrada a esta basura! No hay nada de lo que se me pueda acusar: he sido yo la violentada y la vulgarmente atacada. Lo único que verdaderamente me duele es ver que mis padres tengan que pasar por esto, cuando están en el medio de otra batalla que es bastante más importante.

–¿Te referís a la quimioterapia contra el cáncer de mamas que le diagnosticaron a tu madre?
–Sí, aunque preferiría no referirme públicamente a ese tema.

–Ahora prometen nuevas fotos, de tipo “triple X”.
–Evidentemente, buscan una nueva táctica para seguir lucrando y dañándome. ¿Hasta cuándo? Amenazan con más cosas y no las muestran… ¡Se quieren vestir de santos!

–Hace veinte años, cuando saltaste a la fama, tuviste que aprender que tu vida iba a ser “vigilada” para siempre.
–La mitad de mi vida ha estado expuesta, y estoy acostumbrada a asumirlo. Pero no a que me espíen en la privacidad de mi casa y a que se lucre con ello. En mi casa yo ando como quiero. No tengo vergüenza de mi cuerpo, ni falsos pudores. Otra cosa es ir a exponerme públicamente de esa forma...

–¿Cómo te llegaron los dichos de Carlos Menem asumiendo su separación?
–Lo entendí y me pareció lógico que los hiciera; es nuestra realidad. Con Carlos mantenemos una comunicación fantástica. Me da pena que lo haya tenido que pasar tan mal y haya sido objeto de tanta burla. Muchas veces me pedían explicaciones de por qué no vivíamos juntos... ¡Pero si hemos tenido una vida singular! Efectivamente, hemos estado separados desde hace más de dos años. ¡Y eso es así, no más!

–Con sus palabras quedó claro que la relación entre ustedes está terminada.
–Es que eso ambos lo teníamos claro. No necesitaba leer sus declaraciones por el diario para darme por enterada. Otra cosa es que no pudiera venir a mi cumpleaños para no avivar más el circo, en lo que yo estuve de acuerdo.

–Pero en lo concreto, desde hace un par de años cada uno hace su vida por separado.
–Sí, tenemos una relación de mucho respeto, de mucho cariño, tenemos un hijo en común, y nos hemos visto todas las veces que hemos podido para que él esté cerca de Máximo. Pero no tenemos vida de pareja desde hace mucho tiempo. Y eso es algo que tampoco siento que tenga que explicar.

–En tu vida actual, ¿quién es Luciano Marocchino?
–No voy a formular comentarios al respecto. No es el momento ni la tribuna para hacerlo.

–Pero algo nos podrás contar. ¿Se conocieron por trabajo?
–Sí. Es una persona que se mueve en círculos que yo frecuento. Está muy ligado al concurso Miss Universo y al mundo de la moda.

–¿El puede llegar a ser algo más en tu vida?
–No me gustaría hablar de eso en esta entrevista. Pero en todo caso estoy en pleno derecho de rehacer mi vida, si es que se da la instancia, y si es que no, no se dará.

–¿Pero tienes ganas de rehacer tu vida pronto?
–La verdad es que en estos momentos tengo ocupado mi corazón en la situación de mi mamá, porque estamos viviendo un momento particularmente complicado como familia. Acongojada en su casa de Santiago dice: “<I>Con Carlos estamos separados</i>”.

Acongojada en su casa de Santiago dice: “Con Carlos estamos separados”.

Cecilia Bolocco y Luciano Marocchino juntos en Miami, en una de las fotos que disparó el escándalo.

Cecilia Bolocco y Luciano Marocchino juntos en Miami, en una de las fotos que disparó el escándalo.

Cecilia dice que está dispuesta a rehacer su vida, pero no quiere hablar de Luciano Marocchino. Y asegura: “<i>Estas fotos no dan cuenta de nada</i>”.

Cecilia dice que está dispuesta a rehacer su vida, pero no quiere hablar de Luciano Marocchino. Y asegura: “Estas fotos no dan cuenta de nada”.

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig