«Siempre quedo muy amiga de mis ex parejas» – GENTE Online
 

"Siempre quedo muy amiga de mis ex parejas"

Actualidad
Actualidad

Unica condición para el reportaje: "Ni una palabra en español. Jennifer sólo contesta en inglés". Y aquí está J. Lo (en fonética,
Yei lou), como quiere que la llamen. Actriz. Cantante. Productora. Empresaria. Más de un millón de dólares por película. Contrato con
Columbia Pictures para otras tres sin contar Nunca más, todavía no estrenada en la Argentina. Entre ellas,
Gigli, que acaba de filmar junto a Ben Affleck. Un rodaje con flechazo…

Aquí está. A los 32 años. Vestido turquesa pegado al cuerpo (hay que ser bien hombre para resistirlo…), una botella de agua mineral Perrier con gusto a limón, dos asistentes personales (maquilladora incluida), y en una suite del
The shore club hotel, en pleno South Beach, todavía con huellas (aunque tenues) de los cinco días que pasó, a puerta cerrada, con Affleck.


-En Nunca más es una mujer golpeada que busca venganza. ¿Qué haría en la misma situación, pero real?

-Una película… es una película. Nadie sabe qué haría en la vida real. Si te contesto, te miento. No sé, no sé.

-¿Cómo elaboró su personaje? ¿Habló con mujeres golpeadas?

-Investigué bastante. Hablé con muchas mujeres que pasaron por la misma situación y me encontré con casos muy fuertes. 


-En la película se la ve real haciendo de madre. ¿Está lista para la maternidad?

-(Se ríe). Pues ¿alguien está realmente listo para eso? Lo dudo. Todavía no tengo un hijo, pero lo dudo… Sucede, y punto. 

-¿Le gustaría?

-¡Absolutamente! No me gustaría vivir sin tener un hijo. Sería horrible.


-¿Qué prefiere, el canto o la actuación, la música o el cine? 

-Me gustan las dos cosas. La gente cree que hay que separar ambas cosas, pero no es así. Por lo menos, no lo siento así. Tal vez la música sea más íntima, pero me siento bien en los dos oficios. 


-El mundo la considera, además de un símbolo latino, un símbolo sexual. ¿Se siente así? 

-(Se ríe). Soy… lo que soy. No me considero ni una cosa ni la otra...


-Pero el público sí. 

-Y bueno… Si el público lo dice…

-También acaba de lanzar un perfume. Cantante, actriz, productora, empresaria. ¿Es una supermujer?

-No. El perfume, Glow, es una de las cosas que me hacen feliz. Es algo fresco y sensual. Es decir, a mi imagen y semejanza. Pero inventar un perfume no me convierte en
La Mujer Maravilla


-¿Cómo se lleva con sus fans?

-¡Muy bien! Siempre me hago tiempo para ellos. Porque, ¿qué sería sin ellos? Nadie.

-¿Cómo se siente después de su separación?

-(Larga pausa). Estoy bien… Pero una separación significa un cierto tiempo de angustia. Mi ex, Cris (Judd, bailarín) es un buen hombre, pero no pudo soportar mis tiempos y mis obligaciones.

-Eso quiere decir que entre él y su carrera, usted eligió su carrera. 

-¡Claro!

-¿Cómo se dio cuenta de que la pareja ya no funcionaba?

-Hum… Hace poco abrí un restaurante en Pasadena. Se llama Madre's. Mi anterior marido, Ojani Noa, se encarga de la administración. Supongo que eso, entre otras cosas, no le gustó nada a Cris. Tiempos distintos, y algo de celos. También tengo diálogo con Puff Daddy (el famoso rapero y con quien vivió una relación rodeada de escándalo).


-¿Sigue en buenos términos con sus ex parejas?

-Sí, siempre quedo muy amiga de mis ex parejas. ¿Por qué no? 

-¿Cuál es el secreto para mantener ese difícil equilibrio?

-Primero, entender que, aunque haya cariño, las cosas no funcionan. Después, separarse bien: no dejar las cosas en mal estado. Dejar de ser parte de la vida del otro, pero hacerle entender que "si me necesitás, aquí estoy". Dejar una puerta abierta. 


-¿Algún hombre la decepcionó profundamente? 

-¿A qué mujer no le pasó algo así? Conocés a un hombre, creés que es dulce, magnífico… ¡y dos meses después te parece un monstruo! (Carcajadas). ¡Claro que me pasó! Pero es una buena experiencia. Se llama la vida.

-¿Su relación con Ben Affleck marcha viento en popa?

-(Se incomoda). No me gusta hablar de mi vida privada. ¿Por qué me hacés esa pregunta? Digamos que estoy muy bien, muy feliz. Suficiente. 


-¿Es cierto que le regaló una pulsera de Harry Winston que pagó un millón de dólares?

-(Muy molesta). Eso jamás se lo diría. Cambiemos de tema. 

-Cierta o falsa, ¿de dónde salió esa información? 

-De los periodistas. Te doy un ejemplo: estoy en un hotel, pido tres velas para darme un baño de inmersión, un periodista le da 50 dólares al conserje para que le cuente qué pedí, y el tipo le dice: "Pidió quinientas velas para su habitación". Alguien pagó, y una mente perversa o estúpida inventó el resto. 


-¿Esas situaciones la enfurecen? 

-Sí, aunque no demasiado. Aprendés a vivir con eso, y vas apagando los incendios a medida en que estallan. 

-¿Cómo es trabajar en un mundo dominado por los hombres?

-Divertido, pero también difícil. Pero así son las cosas, y no hay vuelta. En todo caso, depende de la fortaleza o la debilidad de la mujer. Según seas, así te irá. 


-¿Se considera un modelo para imitar?

-Jamás me arrogaría esa responsabilidad. Hay ciertas niñas, hombres y mujeres que me admiran, pero convertirme en su modelo sería muy poco sano para ellos, y destructivo para mí. Es imposible cargar semejante peso. 


-¿Qué hace cuando no trabaja?

-Poco, porque trabajo demasiado. Veo películas en casa, hago un poco de shopping, y no mucho más. Lo mismo que hace cualquier mujer normal.


-Pero la gente la reconoce en la calle, y en ese punto se acaba la normalidad.

-(Grita). ¡¡¡Sí!!! Y me gusta. Pero no todo el tiempo.

-¿Le gusta verse en sus películas y en sus recitales? 

-A veces sí, a veces no. De algunas digo: "¡Qué bueno!". De otras… paso de largo.


-¿Extraña su vida anterior al estrellato?

-No, porque soy la misma persona. Y porque nunca miro hacia atrás. 

-Pregunta típica pero imprescindible: ¿su receta para mantenerse espléndida?

-Aprendo Krav Maga, un ejercicio oriental. Antes, cuando filmé Asalto al tren del dinero, aprendí y practiqué mucho boxeo. Y llevo más de un año haciendo yoga. En realidad, ¡soy una especie de atleta! 


-¿El vestido que lleva puesto es de su propia línea de ropa?

-No: es de Roberto Cavalli.

-¿Se hizo alguna cirugía, algún lifting, algo?

-(Se ríe). ¡Todavía no! Creo que no lo necesito. ¿A vos qué te parece? (Y vuelve a reírse). 


-¿…?

-¡¿A vos qué te parece?!

32 años. Actriz. Cantante. Productora. Empresaria.

32 años. Actriz. Cantante. Productora. Empresaria.

No es nada fácil ser mujer en un mundo dominado por los hombres. Pero no me quejo: las cosas son así, y así seguirán. En todo caso, el resultado depende de la fortaleza o la debilidad de la mujer…" ">

"No es nada fácil ser mujer en un mundo dominado por los hombres. Pero no me quejo: las cosas son así, y así seguirán. En todo caso, el resultado depende de la fortaleza o la debilidad de la mujer…"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig