«Si te dejás atrapar por las tentaciones, ser modelo es peligroso» – GENTE Online
 

"Si te dejás atrapar por las tentaciones, ser modelo es peligroso"

Actualidad
Actualidad

-Felicitaciones, chicas.
Las dos:
-¡Gracias! ¿Felicitaciones por qué?

-Bueno. Porque, además de ser la rubia y la morocha de 2001/02, promediando la temporada ya podríamos afirmar sin temor a errarle que ustedes y sus colegas reconquistaron el verano.
Las dos:
-¿Qué querés decir?

-¿Se acuerdan de principios de los 90, cuando Claudia Schiffer, Cindy Crawford y Naomi Campbell transformaron casi en estrellas de Hollywood a las modelos, cuando no había eventos importantes sin importantes modelos, cuando los famosos buscaban lucirse con novias modelos? ¿Se acuerdan?
Las dos:
-Algo nos acordamos, a pesar de nuestra edad.

-¿Entonces?
Sofía Zamolo:
-Cierto. Eso vuelve a ocurrir ahora: es el año de las modelos. Contá la cantidad de chicas que hacen fila en los scoutings y la cantidad de modelos que invadimos los canales. Para el caso, yo co-conduje Polo positivo, soy reportera del programa Pino, Leo y Lina, y estudio una oferta importante con el 13. La televisión me tira.
Karina Jelinek: -Hay que aprovechar la posibilidad que te brinda el modelaje. A mí también me tira la televisión: ahora estoy grabando Un aplauso para el asador, de Adrián Suar. Y me encantaría parecerme a Andrea Del Boca. La gente tiene ganas de que las modelos seamos "personajes": ayer, al terminar el desfile de Giordano, el público estiraba sus manos para saludarnos como a divas.
Sofía: -Pasa también en la calle. Cuchichean, te gritan piropos. Algunos caraduras encaran. "¿Sabés que arranqué de un cartel la gigantografía de GENTE donde aparecés en mini-hot, y te colgué en la pieza?", me sorprendió un flaco. Ni sé en cuántos dormitorios masculinos duermo cada noche (risas). Siempre me destaqué por lo desacomplejada, aunque recién hace un par de temporadas me animé a probar en el modelaje. Hoy no quiero parar hasta ser top.
Karina: -Yo no quiero que en unos meses nadie se acuerde de mí. Abandoné el sueño de cursar Antropología y ahora apunto mis cañones a estudiar inglés, francés y teatro.
Sofía: -Trabajé en París y en Miami y pienso regresar afuera y acomodarme los horarios para arrancar Administración de Empresas.

-La realidad indica que, igual que los futbolistas, las modelos guardan una limitada vida útil. ¿Cuáles son los requisitos para subsistir sin morir en el intento, al tiempo que aprovechan lo que les queda de profesionales?
Karina:
-Cuidarte.
Sofía: -En todo sentido.
Karina: -No podés aparecer 9 puntos. Siempre debés mostrarte 10. Un rollito de más y te sacrifican. La clave es nivelar lo que comés (por ejemplo, ahora yo me excedí y necesito bajar dos kilos) y animarse a la gimnasia, hora y media, tres veces por semana.
Sofía: -Igual que yo. En nuestro caso, por contextura, no somos las típicas mujeres que pueden caer en la bulimia y la anorexia. No obstante, me cuido con los alfajores recubiertos de chocolate blanco, que son mi perdición. Hay que controlarse desde diversos puntos de vista.

-¿Lo menciona por algo en especial?
Sofía:
-Sí, hace unos meses, cuando mi imagen explotó e invadí los medios, no supe manejar el tema y terminé cortando con mi novio tras cuatro años juntos. Dolió. Sirve de experiencia.
Karina: -Si bien yo ahora no ando sola, admito que las modelos somos una raza aparte. No nos pidas horarios y rutina. Caminamos al filo.
Sofía: -Es un ambiente peligroso si te dejás atrapar por las tentaciones. Tentaciones que existen en el modelaje y en los distintos ambientes: droga, alcohol, errores.

-Hombres... Existen de varias clases. Por ejemplo, los que se acercan con billeteras abultadas, hombres que entregan sus regalos a cambio de otros regalos…

Karina: -A mí nadie nunca me regaló ni intentó regalarme nada.
Sofía: -A mí tampoco.

-Okay, ahora de verdad, imaginemos que alguien les manda un regalo, como algunos "cazadores" les acercan presentes a sus presas del ambiente. ¿Lo devuelven?
Karina:
-Lo devuelvo. Y mirá que a veces no llego a fin de mes, y mi familia me ayuda.
Sofía: -Yo, si es un Lamborghini (bromea)... en fin, lo devuelvo. Hasta ahora mi gran placer fruto del laburo fue pagarme el viaje de egresados a Italia.

-Siguen evadiendo. Supongamos que toca la puerta un hombre que luce el estilo Robert Redford tercermundista y con su conquistador acento rioplatense les promete un millón por compartir la noche con él.
Karina:
-¿Un millón de dólares?

-Patacones. Es tercermundista y viene demasiado elevado el dólar.
Sofía:
-Mis principios no me lo permiten. Continuá.
Karina: -Yo mejor no te contesto.

-Otra clase de hombres, para terminar, sería la de los que intentan conquistar a damas conocidas con la idea de aparentar y exponer su "trofeo". ¿Conocen esa fauna?
Sofía:
-Por supuesto. Los huelo. Hasta a los que antes no me daban ni la hora y ahora pululan alrededor.

-¿Usted ahora les da la hora?
Sofía:
-Antes de despedirlos, sí. Igual que los tipos que buscan levantarme ponderándome por fuera, conmigo pierden de entrada.

-Gracias por el dato. ¿Usted, Karina?
Karina:
-Yo tampoco soy de lanzar cachetazos ni siquiera ante guarangadas. Sería un pecado perder energía con ciertos individuos.

-Pecado, dijo. ¿Cómo se llevan con la lujuria?
Las dos:
-¿Lujuria?

-¿Ayudo? Carolina Pampita Ardohain sostiene que las argentinas rehúyen mostrarse latinas calientes y prefieren mostrarse Barbies.
Karina:
-Más que latina, por herencia checa y árabe, merecería entrar en el ítem morena caliente.
Sofía: -Yo, debido a mi ascendencia alemana, austríaca y catalana, me considero una Barbie con cuerpo de latina. ¿Viste mi cuerpo?

-Ajá.

Sofía: -Me encanta bañarme, encremármelo completito y tirarme así, desnuda, a ver la tele, en el dormitorio de mi casa -en realidad la de mis padres- en San Isidro.
Karina: -Y a mí, andar como Dios me trajo a la Tierra por todo mi departamento en Recoleta. ¿Hay algo más lindo, acaso, que andar desnuda?

-¿Algún pecadillo más, para cerrar?

Karina: -No, pecadillo no. Pero queremos decirte que sabemos que muchas veces una caída de ojos nuestra vale más que cien reflexiones inteligentes de mujeres menos lindas. Y eso genera broncas. Entonces, te lo hacen sentir criticándote, tratándote de tonta, sin conocerte. Aunque parezca puro glamour e irresponsabilidad, no resulta sencillo trabajar de modelo. La belleza puede convertirse en un arma de doble filo.
Sofía: -Sí, a veces sentimos que nuestro pecado es ser lindas.

por Leonardo Ibáñez
fotos: Santiago Turienzo
producción: Sofía Delger
(agradecemos a Class Life) No podés aparecer 9 puntos. Siempre debes mostrarte 10. Un rollito de más y te sacrifican"
">

"No podés aparecer 9 puntos. Siempre debes mostrarte 10. Un rollito de más y te sacrifican"

Me considero una Barbie con cuerpo de latina. A veces sentimos que nuestro pecado es ser lindas"">

"Me considero una Barbie con cuerpo de latina. A veces sentimos que nuestro pecado es ser lindas"

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig